Pakistán

UNICEF brinda apoyo a las actividades para combatir la desnutrición en la provincia pakistaní de Sindh

Por Carly Sheehan

DISTRITO DE THATTA, Pakistán, 21 de noviembre de 2010 – Las catastróficas inundaciones han afectado recientemente a más de 20 millones de personas en Pakistán –incluidos 2,8 millones de niños menores de cinco años– y han sacado a la superficie numerosos problemas subyacentes. En un país donde se registran tasas alarmantemente elevadas de desnutrición, las catastróficas inundaciones han empeorado la situación.

VÍDEO (en inglés): 11 de noviembre de 2010 - Natasha D’Souza, de UNICEF, informa sobre las actividades de la organización para alimentar y tratar a los niños y niñas que sufren de desnutrición.  Véalo en RealPlayer

 

Incluso antes de las inundaciones los niños nacían con bajo peso. Hoy , el problema al que se enfrentan las organizaciones que luchan contra la desnutrición consiste no solamente en ampliar la escala de las intervenciones de nutrición, sino establecerlas también por primera vez en algunas zonas.

Los niños y niñas de la provincia de Sindh son altamente vulnerables a la desnutrición. Ya incluso antes de las inundaciones, las tasas de retraso en el crecimiento en Sindh superaban el promedio nacional . Para luchar contra este problema, UNICEF y sus aliados examinan sistemáticamente a los niños en los programas terapéuticos ambulatorios, donde se les pesa, se mide su estatura y su perímetro braquial (indicador clave del desarrollo y el crecimiento).

Unidades móviles de salud y centros de estabilización

En las comunidades que carecen de acceso a centros de atención de la salud fijos se han establecido programas terapéuticos móviles. La gran mayoría de los niños pueden recibir tratamiento en estos programas, pero los casos más graves es preciso tratarlos en un centro de estabilización.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Pakistan/2010/Sheehan
Un niño sostiene su ración de galletas de alto contenido energético distribuidas como parte del programa de alimentación terapéutica respaldado por UNICEF en el distrito de Thatta de la provincia pakistaní de Sindh.

En el distrito de Thatta, UNICEF ha establecido el primer centro de estabilización en un hospital civil de distrito para tratar a niños y niñas desnutridos con graves complicaciones médicas. El centro se estableció con el apoyo de Engro Chemicals por medio del programa de alianzas entre sector público y privado de UNICEF. Con camas para seis niños y sus cuidadores, UNICEF proporciona alimentos y medicamentos terapéuticos y capacita al personal, que procede del Instituto nacional de salud infantil de Pakistán.

Hameed, de dos años de edad, fue admitido recientemente en el centro de estabilización después de haber sufrido fiebre alta y diarrea. “No sabíamos qué le ocurría. El médico de la aldea le dio gotas que le causaron una hinchazón en todo el cuerpo”, dicesu abuela. Hoy, Hameed empieza a mostrar una considerable como resultado de la alimentación terapéutica y del tratamiento médico.

Los otros cinco niños que reciben actualmente tratamiento en el centro de estabilización sufren de varios trastornos, entre ellos enfermedades respiratorias y una dermatitis grave.

La demanda supera la capacidad de respuesta

Aunque el centro de estabilización es el primero de este tipo la demanda de servicios supera las capacidades. Shagufta Samoo, una enfermera del centro de estabilización del hospital civil de distrito, explica que “en este momento tenemos 6 niños en el hospital, y hasta ahora hemos tratado a 51 pacientes en 2 meses. Tenemos que remitir a los niños a otros hospitales porque ya no tenemos espacio”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Pakistan/2010/Shuja
Unas mujeres y niños escuchan durante una sesión de educación sobre la salud impartida por una trabajadora de la salud del programa Lady Health Worker en el distrito de Thatta, situado en la provincia pakistaní de Sindh, afectada por las inundaciones.

El Dr. Khaled Navaz, el oficial de salud adjunto del distrito, explica que es preciso trabajar más para mejorar la situación alimentaria de los niños y las mujeres. “En nuestra sociedad, se concede prioridad a los varones sobre las mujeres, y por eso vemos a muchas más niñas desnutridas que niños. Se necesitan más sesiones de educación de la salud debido a que las madres están también desnutridas y debemos proporcionar apoyo en materia de nutrición en las escuelas”.

UNICEF trabaja en colaboración con el Instituto Nacional de Salud Infantil en una sesión de la nutrición basada en la comunidad. Por medio del amplio programa gubernamental denominado Lady Health Worker, las mujeres autóctonas difunden mensajes a las mujeres embarazadas y lactantes sobre salud maternoinfantil y nutrición . “Estamos diciendo las madres lactantes que durante seis meses deben alimentar a sus hijos con leche materna y nada más, después de lo cual se les pueden administrar alimentos semisólidos y sólidos”, explica Maqbool Ahmed, una trabajadora de la salud.

Suministros imprescindibles para la vida

UNICEF ha brindado un amplio apoyo al programa Lady Health Worker, especialmente desde que miles de trabajadores de este programa sufrieron también los efectos de las inundaciones. Entre tanto, UNICEF sigue trabajando estrechamente con el Gobierno y las organizaciones no gubernamentales y comunitarias para distribuir suplementos de nutrición imprescindibles para la vida y mantienen el suministro para los niños y niñas afectados por las inundaciones.

Más de tres meses después de que comenzaron las lluvias monzónicas, una grave falta de financiación de sus operaciones de emergencia pone en peligro los programas de UNICEF. Hasta la fecha ha recibido solamente en torno a la mitad de su llamamiento de 251,1 millones de dólares.


 

 

Búsqueda