Pakistán

El actual conflicto provoca el desplazamiento en masa de las familias en la región noroccidental de Pakistán

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2009-0523/Ramoneda
Varios niños de familias desplazadas entran en calor junto al fuego en un campamento de desplazados de Islamabad, en Pakistán.warm themselves beside a fire at a camp in Islamabad, Pakistan.

CAMPAMENTO DE JALALA, Pakistán, 22 de mayo de 2009 – Desde fines de abril, una nueva ofensiva del ejército de Pakistán en la región noroccidental del país ha causado el desplazamiento de más de millón y medio de habitantes de la zona. Estas personas se sumaron a las 555.000 desplazados a partir de octubre del año pasado y que aún no han logrado regresar a sus lugares de origen.

Se trata del mayor desplazamiento de población desde la fundación de Pakistán, en 1947.


 AUDIO escuche

 Vea el VÍDEO ahora

Cientos de familias llegan diariamente a campamentos polvorientos y calurosos como el de Jalala provenientes de los fértiles valles de los distritos de Swat, el Bajo Dir y Buner. Más de la mitad de la población desplazada está compuesta por niños y niñas, y tanto los adultos como los niños requieren ayuda humanitaria con carácter urgente. En el campamento de Jalala, que comenzó a funcionar hace casi tres semanas, ya hay más de 11.000 personas.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2009-0520/Ramoneda
Un niño lleva comida a su familia en el campamento de desplazados de Swabi, en la Provincia de la Frontera Noroccidental de Pakistán.

Atrapados en el fuego cruzado

Para Ahmad Hilal, padre de tres niños, éstos son tiempos especialmente difíciles, pues se trata del único varón adulto de una familia que se ha visto ampliada. Este trabajador no cualificado de 28 años de edad no sólo está a cargo de sus propios hijos sino también de 10 sobrinos y sobrinas, además de su abuela.

La familia se refugió en el campamento de Jalala tras quedar atrapada entre el fuego cruzado de las tropas gubernamentales y las fuerzas rebeldes.

“Varios proyectiles de mortero hicieron impacto frente a nuestra vivienda, de manera que huimos para salvar nuestras vidas”, explica Hilal. “En este campamento no tenemos ni parientes ni vivienda. ¿Qué pecado hemos cometido? ¿Qué mal pueden haber hecho estos niños?”.

"Quien esté a cargo de todo esto", agregó, "hacemos un llamamiento y solicitamos nuestro perdón en el nombre de Alá, y que se nos permita regresar a nuestra tierra".

Sensación de alivio y sentimiento de pérdida

Antonia Paradela, Oficial de Comunicación de la Oficina de UNICEF en Pakistán, comenta que las familias desplazadas tienen emociones encontradas.

“Al principio sienten una enorme sensación de alivio porque se encuentran en un lugar seguro”, explica. “Al mismo tiempo tienen un intenso sentimiento de pérdida, especialmente los padres. Se trata de gente que ha perdido su hogar, que ha dejado atrás todo lo que tenía. Apenas pudieron huir con la ropa que llevaban puesta. No tienen idea de lo que les depara el futuro”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2009-0524/Ramoneda
Alumnas de una escuela del campamento de Jalala, en el distrito de Mardan de la Provincia de la Frontera Noroccidental. El establecimiento recibe apoyo de UNICEF.

Para paliar los efectos de la situación de emergencia en los niños, niñas y mujeres, UNICEF y sus aliados participan en la respuesta coordinada de las Naciones Unidas, mediante la cual se suministra a los niños y niñas desplazados agua y saneamiento, servicios de inmunización, educación y protección contra el abuso y la explotación.

La vuelta a la normalidad gracias a la educación

Con el objetivo de brindar educación a los niños y normalizar sus vidas, UNICEF presta asistencia y aporta suministros a las escuelas primarias de los campamentos, que cuentan con unos 1.700 alumnos. El mes pasado, las fuerzas rebeldes destruyeron más de 180 escuelas en el valle de Swat.

“Para UNICEF es muy importante restablecer al menos en parte la normalidad en las vidas de los niños y niñas en edad escolar. Igualmente importante resulta que puedan seguir estudiando y que no pierdan el año académico”, apunta la Sra. Paradela.

Los espacios acogedores para la infancia que se han establecido en los nuevos campamentos ofrecen también sitios seguros donde los menores pueden jugar y recibir apoyo psicosocial. Los integrantes de los equipos de protección infantil vigilan en el campamento a los niños y niñas huérfanos y sin parientes que los acompañen, y se aseguran de que las familias con la mujer como cabeza de familia tengan acceso a todos los servicios y suministros de socorro.

UNICEF también suministra agua, letrinas y botiquines de higiene a los refugiados de los campamentos.


 

 

Vídeo (en inglés)

14 de mayo de 2009:
El corresponsal de UNICEF, Eduardo Cure, informa sobre la situación de miles de personas desplazadas alojadas en el campamento de Jalala, en la región noroccidental de Pakistán.
 VÍDEO  alta | baja

Obtengan vídeo
de calidad profesional
en The Newsmarket

Audio

14 de mayo de 2009:
Antonia Paradela, de UNICEF, se refiere a la creciente crisis de los pobladores desplazados del Pakistán.
AUDIO escuche

Búsqueda