Pakistán

La asistencia a las familias y los niños desplazados por el conflicto en el valle pakistaní de Swat

Imagen del UNICEF
© UNICEF Pakistan/2009/Paradela
La mayoría de los desplazados debido al conflicto en la región noroccidental de Pakistán son mujeres y niños.

Por Antonia Paradela

CAMPAMENTO JALALA, Pakistán, 11 de mayo de 2009 – Kiyanet, una niña de 10 años de edad, caminaba con aire decidido entre los grupos de hombres que esperan el reparto de ayuda humanitaria. En las proximidades, las familias recién llegadas, sudorosas y cubiertas de polvo, intentaron inscribirse en este campamento para desplazados en el distrito noroccidental de Mardan, en Pakistán.

Llegaron del vecino distrito de Swat, donde la ofensiva militar contra los integrantes de las milicias ha provocado el éxodo de decenas de miles de personas.

AUDIO: escuche ahora

Las organizaciones humanitarias y el Gobierno estiman que podría haber hasta 800.000 desplazados como resultado de las actuales operaciones militares en el valle de Swat. Aquellas personas que huyeron de la última escalada de violencia se suman a los 555.000 pakistaníes desplazados que ya había, y que abandonaron sus hogares en la Provincia de la Frontera Noroccidental y las zonas tribales desde agosto de 2008 para vivir en campamentos y comunidades de acogida.

"Pensé que moriría"
En su recorrido a través del campamento de Jalala, Kiyanet buscaba alfombras. A su familia le dieron una tienda de campaña pero todavía se sientan en el piso, aplastando restos de plantas en lo que hasta hace poco eran tierras de cultivo. El campamento de Jalala lleva pocos días operativo.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Pakistan/2009/Paradela
Kiyanet, de diez años de edad, temía por su vida cuando el hogar familiar fue alcanzado por el fuego cruzado. La familia huyó a un campamento para desplazados.

La familia había llegado en la tarde del día anterior. Masun Akhtar, la madre de Kiyanet, huyó con sus seis hijos a Mardan después de que su hogar quedase destrozado durante el conflicto. Su marido, un conductor, se había marchado previamente para evacuar a la familia de su empleador.

"Estaba tan asustada por el bombardeo que solía esconderme en el retrete", recordaba Kiyanet. "Pensé que moriría".

Cuando las granadas de mortero alcanzaron la casa familiar, Kiyanet abandonó su escondrijo, cayó por el piso y se lesionó el rostro. Todas las personas de la aldea tuvieron que huir.

Los niños en situación de necesidad urgente

Las familias como las de Kiyanet, desplazadas por el conflicto imperante en los distritos de Swat, Lower Dir y Buner, continúan llegando a Jalala y a otros campamentos todos los días. Más de la mitad de esos desplazados son niños que necesitan asistencia humanitaria con carácter urgente.

"Muchas de las familias desplazadas recientemente que huían de la incertidumbre, la violecia y el terror han llegado sin nada salvo las ropas que llevaban", comentó el Representante de UNICEF en Pakistán, Martin Mogwanja.

"Resulta vital responder de manera inmediata para que estos miles de niños y niñas dispongan de los servicios de salud, saneamiento, apoyo y educación que necesitan", agregó.

Respuesta coordinada de las Naciones Unidas
UNICEF y sus aliados forman parte de una respuesta coordinada de las Naciones Unidas para garantizar que los niños desplazados tengan acceso a servicios de agua y saneamiento, inmunización y escolarización, así como protección contra el abuso y la explotación.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Pakistan/2009/Paradela
UNICEF suministra agua a los campamentos para las familias recién desplazadas en las zonas afectadas por el conflicto de la región noroccidental de Pakistán.

Tras la última oleada de desplazados, UNICEF está proporcionando depósitos de agua y letrinas en tres campamentos nuevos. Realiza asimismo un seguimiento de los niños sin familiares y huérfanos, y mujeres cabeza de familia, como es el caso de la madre de Kiyanet. Además, UNICEF presta apoyo a los equipos que han vacunado a más de 10.000 niños y niñas contra la poliomielitis en los lugares de afluencia de personas. 

En su esfuerzo por restablecer la normalidad en las vidas de los niños, UNICEF también presta asistencia para el establecimiento de tres escuelas de educación primaria y el suministro de material escolar en dos campamentos nuevos para los desplazados.

Se necesita más ayuda

De momento, Kiyanet dijo que era feliz en el campamento si se compara la situación con las experiencias que ella y su familia tuvieron que afrontar en su aldea. Sin embargo, se necesita más ayuda para cubrir las necesidades inmediatas de las familias recién desplazadas como la suya, y para mantener las actividades en curso para asistir a los desplazados ya existentes.

A la espera de un nuevo llamamiento interinsitucional de las Naciones Unidas, UNICEF hace un llamamiento urgente para recaudar 10 millones de dólares estadounidenses para financiar situaciones de emergencia y dar respuesta a la crisis en la región noroccidental de Pakistán.


 

 

Audio (en inglés)

11 de mayo de 2009: El Representante Adjunto de UNICEF en Pakistán, Luc Chauvin, comenta la crisis de los desplazados en la región noroccidental de Pakistán.
  AUDIO escuche

Enlaces

Nota de prensa: La infancia en Pakistán: desplazados por el conflicto

Pakistán. Llamamientos de financiamiento y actividades humanitarias

Búsqueda