Pakistán

Redes de atención de las madres y niños en el Pakistán

Imagen del UNICEF
© UNICEF Pakistan/2008/ Moore
La Dra. Aisha Iram examina a Omair, de tres meses de edad, cuya madre, Humera Afzal, recibió atención de la salud prenatal periódica durante el embarazo.

Por Fatima Raja

KHANPUR, Pakistán, 28 de enero de 2009 – Varias mujeres se sientan en fila en una sala de espera decorada con colores llamativos en la Unidad de atención básica de la salud de Khanpur. Se trata de mujeres que han acudido al establecimiento para hacerse exámenes mensuales de atención prenatal o, en el caso de las que están acompañadas por sus saludables bebés, para recibir atención postnatal.

En el interior del establecimiento, la Dra. Aisha Iram, Jefa Médica de la Unidad de atención básica de Khanpur, le sonríe a Mahvish, una niña de siete meses de edad que se estremece en brazos de su madre al contacto con el frío estetoscopio.

“Mahvish nació por operación cesárea en el Hospital Central, en la ciudad de Sheikhupura”, comenta la Dra. Aisha. “Debido a que teníamos el historial médico de la madre, y sabíamos que ya había dado a luz por operación cesárea en una oportunidad anterior, la enviamos directamente al Hospital Central para el parto”.

La Dra. Aisha es una de las cuatro doctoras a cargo de la Unidad de atención básica de la salud del distrito de Sheikhupura. El reducido número de mujeres doctoras constituye un déficit grave en una sociedad donde las mujeres prefieren no recibir atención de la salud prenatal o postnatal para no tener que ser examinadas por un hombre. Debido a ello, prefieren consultar a las parteras tradicionales, conocidos localmente como “dais”.

Los problemas de las comunidades rurales

A pesar de las necesidades de la población rural, muchos médicos y médicas prefieren trabajar en las ciudades o en otros países, donde perciben salarios más altos. Otras razones para no trabajar en las zonas rurales son la falta de seguridad y de movilidad.

La Dra. Aisha, que nació y creció en la vecina ciudad de Sheikhupura, estudió medicina en Moscú y realizó su residencia en el Hospital Lady Willingdon, en Lahore. En ese establecimiento especializado en obstetricia, la Dra. Aisha se enteró de la existencia de la Iniciativa de Maternidad Segura del Punjab, un proyecto experimental que recibe apoyo del gobierno de esa provincia de la India.

El objetivo de la Iniciativa consiste en reducir la mortalidad materna e infantil en el Distrito de Sheikhupura mediante la asignación rotativa de 10 doctoras a diversos hospitales del distrito. Las profesionales de la salud, que cuentan con una unidad móvil de ultrasonido, visitan cada una de las 12 Unidades de atención básica de la salud una vez por mes para brindar atención prenatal.

La Dra. Aisha se ha impuesto la misión de poner en marcha mejoras en Sheikhupura. Entre las medidas que tomó figuran el establecimiento de una sala de partos; las reuniones con las agentes sanitarias en las cuales se evalúan las necesidades de las mujeres embarazadas, y el establecimiento de una red de líneas telefónicas de emergencia que se emplea para solicitar ambulancias y alertar al personal médico de los establecimientos de mayor nivel acerca de las necesidades y problemas principales de las pacientes.

La diferencia entre la vida y la muerte

Los esfuerzos de la intrépida doctora han rendido frutos tangibles. En 2007, que fue el año en que la Dra. Aisha se integró al equipo de la Unidad de atención básica de la salud, el número de mujeres que asistieron a la misma para recibir atención prenatal aumentó de 800 a más de 3.700. En la actualidad, muchas mujeres hacen más de ocho visitas de atención prenatal antes de dar a luz, y siguen recibiendo atención especializada después del parto.

“Esa estrecha relación con las pacientes puede representar la diferencia entre la vida y la muerte”, comenta el Dr. Tahir Manzoor, Especialista de Salud de la oficina provincial de UNICEF en Lahore. “Podemos brindar capacitación sanitaria en las comunidades; hasta podemos enviar doctores a las mismas, pero en una situación de emergencia la vida de una mujer a veces depende exclusivamente de que se le remita rápidamente a un establecimiento adecuado”.

El éxito de la Iniciativa de Maternidad Segura ha servido de modelo para dos proyectos similares en otros tantos distritos que no sólo reciben apoyo del gobierno del Punjab sino también de UNICEF y el Fondo de Población de las Naciones Unidas.

Al igual que otros profesionales que han participado en la Iniciativa de Maternidad Segura, la Dra. Aisha se propone ahora poner en práctica sus conocimientos en su comunidad de origen. Estos doctores y doctoras, que conocen profundamente las necesidades específicas de sus distritos, podrán prestar atención de la salud de un nivel desconocido hasta ahora en las zonas rurales del país.

La Iniciativa de Maternidad Segura constituye un sistema en el que los doctores locales forman parte de una red integral que vincula a los hogares de las pacientes con los hospitales de atención terciaria de la salud y garantiza de esa manera que las madres de las regiones rurales puedan recibir la atención médica que requieren.


 

 

Búsqueda