Pakistán

La promoción de la higiene entre los sobrevivientes del terremoto mediante el aliento de los comportamientos saludables y el suministro de agua caliente

Imagen del UNICEF
© UNICEF Pakistan/2005/Marroquin
Mohammad Ishfaq, de 7 años, canta ante un grupo de niños y niñas en el campamento de Havelian, que alberga a sobrevivientes del terremoto en el Pakistán. Le acompaña Shana Hal, auxiliar de salud pública, durante una actividad de fomento de las prácticas higiénicas.

Por Julia Spry-Leverton

MUZAFFARABAD, Pakistán, 15 de febrero de 2006 – En la región de Cachemira bajo gobierno paquistaní y en la Provincia Fronteriza Noroccidental, donde se encuentran varios campamentos en los que viven unos 136.000 sobrevivientes del terremoto, UNICEF participa en dos nuevos proyectos importantes orientados a difundir las prácticas saludables de higiene. El primero es un programa educacional que fomenta la adopción de hábitos de higiene, y el segundo consiste en suministrar agua caliente para que la población de los campamentos se pueda higienizar durante los fríos meses de invierno.

En los campamentos, las condiciones de vida son difíciles. Algunas familias de hasta 10 integrantes se ven obligadas a vivir en una sola tienda de campaña. En muchos casos, se trata de aldeanos montañeses desplazados que siempre han vivido aislados de los demás. Entre los muchos cambios que deben confrontar en sus vidas figura el uso de letrinas, que hasta ahora no había formado parte de sus prácticas culturales. En situaciones como ésta, existe el peligro de que las deficientes condiciones higiénicas provoquen un brote de alguna enfermedad contagiosa que podría propagarse velozmente hasta alcanzar dimensiones de epidemia. En estos casos, los niños y niñas son los más vulnerables y siempre resultan las primeras víctimas fatales de las enfermedades como el cólera.

Fauzia Minallah, una joven artista y diseñadora gráfica de Islamabad, pone sus aptitudes fotográficas al servicio de una original campaña que se lleva a cabo en el campamento de Havelian, ubicado en el distrito de Mansehra, en la Provincia Fronteriza Noroccidental.

“Tomo fotografías de personas que ilustran prácticas de higiene incorrectas", explica Minallah. “Por ejemplo, cocinar con las manos sucias, o abandonar las letrinas sin haberse lavado las manos con agua y jabón. Cuando nos dirigimos a las comunidades, descubrimos que responden mejor cuando ven fotos de personas que pueden reconocer".

Imagen del UNICEF
© UNICEF Pakistan/2005/Marroquin
La artista y diseñadora gráfica Fauzia Minallah recorre el campamento con su cámara y fotografía ejemplos de prácticas de higiene correctas e incorrectas, que luego se emplean para debatir el tema con los pobladores.

En el cercano campamento de Jaba, que alberga a 2.990 personas, se pone en práctica otro programa, en este caso orientado específicamente a los niños y niñas. Con la ayuda de un megáfono, Muhammad Ishfaq, de siete años de edad, entona los versos de un conocido poema titulado “Murgha”. Los demás niños aplauden al ritmo de la canción.

Tras la canción vienen las preguntas sobre higiene. "¿Por qué es necesario lavarse las manos?", pregunta Shana Hal, auxiliar de salud pública. La mayoría de los niños levanta la mano, y una niña responde sin dudar: "Para eliminar los gérmenes". E inmediatamente imita los movimientos de alguien que se lava concienzudamente las manos con agua y jabón.

“Resulta fácil modificar las actitudes de los niños, ya que a su edad ciertas prácticas aún están profundamente arraigadas en ellos", explica Shana. “Además, sabemos que pueden ayudar a modificar la conducta de otros porque les muestran a sus padres nuevos conocimientos y comportamientos”.

Agua caliente para alentar la higiene invernal

"A diferencia de la mayoría de las situaciones de emergencia graves que ocurren en los trópicos, este terremoto sucedió en una región donde el clima invernal es muy frío", detalla Bent Kjellerup, Oficial de Proyectos de Agua y Saneamiento de UNICEF, que agrega que eso significa que no se dispone de muchos antecedentes en materia de suministro de agua caliente en situaciones de emergencia.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Pakistan/2006/Kulkarni
Una mujer en el campamento de Thori Park, cerca de Muzaffarabad, vierte agua en el prototipo de un barril. Se trata del primer modelo de 60 barriles similares mediante los cuales UNICEF se propone alentar a los sobrevivientes del terremoto.

El campamento de Thori Park, localizado cerca de Muzaffarabad, será el primero en que los lavatorios comunitarios contarán con agua caliente. Hasta ahora, los pobladores del campamento se habían lavado en un sitio rodeado por lonas que los protegían de la vista, y donde sólo contaban con un grifo de agua fría. Pero bien entrado el invierno, cuando las temperaturas descienden a varios grados bajo cero durante la noche, los habitantes del campamento comenzaron a bañarse cada vez menos.

En otros dos campamentos, el de Hassa y el de Afiz Abad, se inauguraron recientemente sendos lavaderos con agua caliente.
El Dr. Herbert Raaijmakers, Oficial de Proyectos de Salud de UNICEF en Muzaffarabad explica que "las enfermedades de la piel constituyen un grave motivo de preocupación. Uno de los principales problemas que tienen los pobladores es el del sarpullido provocado por la sarna.

El agua caliente servirá para aliviar los efectos de ese sarpullido. Y además, ayudará a que la gente comprenda que mediante la higiene se puede mejorar el estado general de salud de la familia".

UNICEF investiga diversos métodos para suministrar agua caliente de manera eficaz y a bajo costo empleando materiales locales. El tanque que se usa en Thori Park es un modelo experimental alimentado a leña que calienta un barril de agua. Se trata del primero de los 60 que construyen UNICEF y varias organizaciones aliadas.

Después de bañarse con medio cubo de agua caliente cada uno, Sajid, de 12 años de edad, y Michel, de cuatro, se dirigen, con el cabello húmedo y el rostro feliz, a la tienda de campaña donde funciona su escuela.

"En casa nos duchábamos con agua caliente con bastante frecuencia, pero ésta es mi primer ducha desde el terremoto", cuenta Munir, de 12 años, mientras se seca la cara y el cuello con una toalla.

Elaborado con información sobre el terreno suministrada por Javier Marroquin y Amita Kulkarni.


 

 

Búsqueda