Pakistán

Las tareas de socorro tras el terremoto: la prevención de muertes entre la creciente población de los campamentos

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Los niños y niñas son los más vulnerables al frío y el saneamiento y la nutrición inadecuados

Por Kitty Logan

MUZAFFARABAD, Pakistán, 30 de noviembre de 2005 – La amenaza de una oleada de nuevas muertes entre los supervivientes del terremoto en el norte del Pakistán se agrava con cada día que pasa. Las familias siguen llegando a los refugios de socorro, huyendo del avance repentino del invierno y dejando tras de sí aldeas que hace semanas quedaron dañadas por el desastre.

Se ha informado de que dos niños expuestos al frío invernal ya han muerto de neumonía. Por desgracia, los más pequeños siempre son los más vulnerables.

El peligro surge del frío, de las malas condiciones sanitarias y de una nutrición inadecuada. En los campamentos se dan todos los ingredientes para las enfermedades peligrosas: cazuelas improvisadas e insalubres yacen en el suelo delante de cada tienda. La dieta insuficiente y la falta de agua limpia han dejado una estela de personas débiles y vulnerables.

El agua limpia y la higiene adecuada son vitales para la supervivencia

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
El agua limpia suministrada por UNICEF es vital para la supervivencia de los miles de niños que, junto a sus familias, se refugian en los campamentos de socorro.

Tamur Mueenuddin, oficial de salud de UNICEF, es testigo directo del problema que en Muzaffarabad es cada vez mayor. “La situación higiénica es bastante deplorable, por lo que diría que el agua y el saneamiento son ahora nuestra principal prioridad”, dijo.

“Los niños están desnutridos, las infecciones virales proliferan. Empiezan a menudo con síndrome respiratorio agudo, y en ocasiones las infecciones virales incluyen también la diarrea.”

La lucha contra la enfermedad se desarrolla en varios frentes. Una parte vital del esfuerzo es el suministro de agua limpia. Cuando el terremoto de octubre destruyó el sistema de agua en torno a Muzaffarabad, UNICEF comenzó de inmediato a instalar en los campamentos depósitos improvisados de agua y a excavar letrinas de pozo.

Sólo se ha recibido el 64% de los fondos

La educación es también esencial. A las familias desplazadas que nunca antes habían visto una letrina se les enseña cómo usarla. Se enseña a los niños a lavarse a menudo las manos con jabón y agua. Cosas tan sencillas son cruciales para mantener la salud y evitar más muertes.

Formar al ejército pakistaní para la gestión de los campamentos también ha sido una prioridad de UNICEF. En la actualidad, oficiales de los destacamentos locales del ejército inspeccionan periódicamente los campamentos, prestando atención a las necesidades de agua, saneamiento y nutrición de los habitantes.

No obstante, a medida que aumenta el número de desplazados, también aumentan sus necesidades de cobijo, agua, saneamiento, nutrición y atención sanitaria. Hacen falta más recursos para mantener y ampliar el esfuerzo de socorro. En estos momentos, el llamamiento de emergencia de UNICEF ha recibido sólo un 64% del total necesario, que asciende a 93 millones de dólares.


 

 

Vídeo (en inglés)

30 de noviembre de 2005:
Kitty Logan, de UNICEF, informa sobre la amenaza de enfermedades que, en la zona afectada por el terremoto, pesa sobre los niños que viven en los campamentos de socorro y sus familiares.

Anchura de banda
baja | alta
(Real player)

Periodistas:
Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda