Pakistán

Proyectos hidráulicos y de saneamiento aspiran a evitar muertes entre los sobrevivientes del terremoto

Imagen del UNICEF
© UNICEF Pakistan/2005/Zaidi
Esta niña recoge agua potable de una de las espitas instaladas por UNICEF y sus aliados en un campamento para personas desplazadas recién construido en Jaba, Provincia de la Frontera Noroccidental del Pakistán.

Por Javier Marroquin

MANSERA, Pakistán, 15 de noviembre de 2005 – Más de un mes después de que un gigantesco terremoto devastara el norte del Pakistán, la falta de agua potable y de adecuados sistemas de saneamiento amenazan la vida de los sobrevivientes. UNICEF y sus aliados se empeñan en prevenir enfermedades y muertes en los campamentos de refugiados mediante la distribución de agua, cisternas de almacenamiento y suministros de higiene, y la instalación de letrinas.

“El agua pura y el saneamiento son realmente la primera prioridad para la supervivencia de las personas afectadas por el terremoto”, dijo Julia Spry-Leverton, oficial de comunicaciones de UNICEF. No menos de 1,7 millones de personas puede que no tengan acceso a agua potable. Los deficientes sistemas de saneamiento contribuyen a la aparición de enfermedades diarreicas que fácilmente pueden resultar fatales para los niños. Ya hay algunos informes de muertes infantiles debido a estas causas.

Satisfacer las necesidades vitales de las personas desplazadas, incluida el agua, sigue siendo un enorme desafío. “En algunas zonas, el acceso logístico es extremadamente difícil, y eso se ha exacerbado por el miedo al invierno: las nieves ya están bajando”, dijo Spry-Leverton.

Materiales para la higiene

Pese a las dificultades, se le ha proporcionado agua pura a miles de personas en muchas zonas. En Mansera, UNICEF está suministrando agua a unas 50.000 personas, y en muchos de los campamentos se ha empezado a depurar el agua con cloro.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Pakistan/2005/Zaidi
Mahboob Bugwa, ingeniero hidráulico de UNICEF, inspecciona la cañería que llevará el agua de manantial a los campamentos de personas desplazadas en Jaba.

La población de Mansera se ha duplicado debido a las personas que se han ido a refugiar allí después del desastre. Proporcionarles suficiente agua potable por medio de camiones cisternas ha resultado insostenible y UNICEF está haciendo gestiones ahora con el Gobierno para la obtención de medios alternativos para suministrar el agua que se necesita.
UNICEF y sus aliados están acelerando la instalación de letrinas en los campamentos de desplazados. Se necesitan por lo menos 600.000. UNICEF también está distribuyendo 40.000 kits con materiales para la higiene, que incluyen artículos tales como jabón, toallas y cepillos de dientes.

“La distribución de kits con materiales para la higiene a las familias damnificadas es un paso fundamental. Resulta absolutamente decisivo cuando hay peligro de enfermedades contagiosas, y cuando el suministro de agua es escaso”, afirmó Spry-Leverton.

Una cañería nueva

En una aislada zona montañosa cerca de un campamento recién construido para personas que se quedaron sin hogar debido al sismo, un equipo dedicado a las instalaciones hidráulicas y de saneamiento espera ansiosamente. Han venido a comprobar el éxito de su empeño en proporcionar una nueva fuente de agua para el campamento. Los miembros del equipo escuchan atentamente a la espera de que el agua fluya por la cañería de 3 pulgadas de diámetro que baja desde un manantial en las montañas y atraviesa el valle hasta llegar al campamento que se encuentra a 3 km de distancia.

“Espero que el agua llegue”, dice Mahboob Bugwa, ingeniero hidráulico de UNICEF. “Hemos puesto una enorme esperanza en este proyecto y ¡tiene que funcionar… tiene que funcionar!

“Si funciona, podremos suministrar agua de manantial a más de 1.600 personas que ya están aquí, así como a los 3.000 [residentes adicionales] que se esperan. La cantidad total será de 360.000 litros de agua al día”, sigue diciendo Bugwa.

La vigilia del equipo se mantiene en silencio durante algún tiempo —en la cañería no se oye ningún ruido. De vez en cuando, algunos de los presentes toca el tubo. De repente se siente un gorgoteo que al principio es casi inaudible y luego va aumentando de intensidad. ¡Éxito! Los miembros del equipo aplauden e intercambian abrazos.

UNICEF ya ha firmado un acuerdo con el Departamento de Obras y Servicios del Gobierno para llevar agua potable a otros diez campamentos semejantes al que ahora se beneficia de esta cañería. Este proyecto llevará agua pura a más de 15.000 personas.

Kun Li y Eric Mullerbeck contribuyeron a esta historia desde Nueva York.


 

 

Audio (en inglés)

15 de noviembre de 2005:
Julia Spry-Leverton, oficial de comunicaciones de UNICEF, debate la urgente necesidad de agua potable y adecuados sistemas de saneamiento para las personas que se quedaron sin hogar en el Pakistán debido al terremoto.

Terremoto en Asia Meridional (en inglés)

Búsqueda