Pakistán

El terremoto en Asia Meridional: Muchos niños y niñas que viven en zonas apartadas continúan en peligro

Imagen del UNICEF
© UNICEF Pakistan/2005/Bociurkiw
Una niña carga un envase de plástico lleno de agua a un campamento para desplazados internos cerca de Balakot, momentos después de haberlo recibido de una distribuición de UNICEF.

Por Michael Bociurkiw

MUZAFFARABAD, Pakistán, 18 de octubre de 2005 –Es una carrera contra el tiempo. Se trata de salvar las vidas de hasta 120.000 niños y niñas en las apartadas regiones montañosas castigadas por el terremoto en la parte septentrional de Pakistán, a las que aún no ha sido posible prestar socorro.

En un hospital improvisado en la localidad de Muzaffarabad, en la región pakistaní de Cachemira, se atiende a los niños y niñas que han sufrido heridas y lesiones debido al terremoto. Los pacientes son transportados en helicóptero; algunos están envueltos en mantas húmedas y otros tienen heridas gravemente infectadas.

Los doctores indican que las lesiones más frecuentes son las roturas de piernas y brazos, las laceraciones y las heridas en la cabeza. Muchas víctimas sufren también hambre y deshidratación. En el hospital improvisado se realizan unas 300 operaciones diarias. Casi la mitad de los pacientes son niños. En algunos casos, sus nombres y la información sobre su estado clínico están anotados en sus vendajes, lo que facilita su identificación.

Según el personal de socorro, los niños llegan al hospital presas de confusión y temor; muchos lloran de noche, y algunos parecen estar aturdidos durante el día.

El lunes, el helicóptero de las Naciones Unidas que había transportado hasta la región a personal de UNICEF y al Ministro de bienestar social de Pakistán, fue asignado al transporte de tres niños heridos al hospital. Los niños pasaron los 30 minutos que duró el vuelo absolutamente inmóviles, con la mirada clavada en el techo del helicóptero.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Es una carrera contra el tiempo. Se trata de salvar las vidas de hasta 120.000 niños y niñas en las apartadas regiones montañosas castigadas por el terremoto en la parte septentrional de Pakistán, a las que aún no ha sido posible prestar socorro.

La amenaza mortal del invierno inminente

Los sobrevivientes del terremoto sufren ahora la creciente amenaza de las lluvias, las nevadas y el violento descenso de las temperaturas. Muchas organizaciones de socorro temen que con la llegada del invierno miles de niños y niñas mueran de frío, o debido a que carecen de techo, a sus lesiones o heridas, o a enfermedades.

Las personas cuyos hogares resultaron destruidos por el terremoto necesitan desesperadamente carpas adecuadas a las condiciones invernales. Según las Naciones Unidas, ya hay unas 40.000 carpas en el terreno, pero aún se necesitan más de 600.000. Y falta menos de tres semanas para que comience el invierno.

Imagen del UNICEF
Un padre transporta a su hija herida desde un helicóptero hasta el hospital en que recibirá tratamiento médico.

En medio de la situación caótica que impera en la región, la carencia de saneamiento ambiental constituye otro grave problema. Khalida Ahmad, una Oficial de Educación de UNICEF que se desempeña en el terreno, afirma: "Yo he visto gente que bebía de la misma agua con que lavaba la ropa".

El terremoto ha afectado a tres millones de personas por lo menos y ha causado la separación de muchos niños y niñas de sus familias. El domingo, una niña de 11 años de edad llegó a Muzaffarabad tras haber recorrido cientos de kilómetros desde la ciudad portuaria meridional de Karachi, tratando de localizar a sus padres en la región montañosa.

Con el propósito de reunir a las familias, UNICEF elabora un sistema de registro de menores sin acompañantes. La organización ha iniciado también labores de inmunización de los niños contra el sarampión. Y los niños ya han comenzado a recibir suministros esenciales, como carpas, mantas y tabletas de purificación del agua.

Sin embargo, hay muchos pobladores de las regiones más apartadas a los que aún no ha sido posible prestarles servicios o brindarles suministros. Si no reciben ayuda a tiempo, corren grave peligro.

Kun Li colaboró con este artículo desde Nueva York.


 

 

Vídeo (en inglés)

18 de octubre de 2005:
Kun Li, corresponsal de UNICEF, informa sobre las labores de atención médica a los niños lesionados por el terremoto.

Anchura de banda
baja
| alta
(Real player)

Periodistas:
Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Audio (en inglés)

17 de octubre de 2005:
El Representante de UNICEF en Pakistán, Omar Abdi, informa que los suministros ya están llegando a los niños y niñas más afectados por el terremoto.

Respuesta al terremoto (en inglés)

Búsqueda