Pakistán

Terremoto en el sur de Asia: la ayuda a las zonas remotas se lleva en helicóptero

Imagen del UNICEF
© UNICEF/ HQ05-1452/ Pirozzi
Soldados paquistaníes cargan suministros de socorro enviados por UNICEF, de un camión a un helicóptero del ejército, en un helipuerto improvisado en un estadio local de la ciudad de Mansera. Los suministros se envían a una aldea en el valle de Kerán.

Por A. Sami Malik y Maya Dollarhide

MANSERA, Pakistán/NUEVA YORK, 12 de octubre de 2005 – Los sobrevivientes de un terremoto que dejó por lo menos 33.000 muertos y más de 50.000 heridos aún luchan por conservar la vida. Al presente, más de 120.000 personas se encuentran en urgente necesidad de albergue; el número de personas que perdieron sus hogares a causa del desastre podría sobrepasar los 4 millones. Tiendas y lonas se encuentran entre los suministros de primera necesidad que se están enviando con urgencia a las zonas afectadas.

Una de cada cinco personas en las zonas afectadas es un niño o niña menor de cinco años. UNICEF ha solicitado más de 64 millones de dólares para ayudar a niños y familias afectados por el desastre.

En Mansera, ciudad de Pakistán localizada en una zona particularmente afectada por el terremoto, se ha establecido un centro de suministros, donde se guardan en un almacén para luego enviarlos al estadio de la ciudad que ahora se usa como helipuerto. Los helicópteros, entre ellos dos que el gobierno paquistaní le ha prestado a UNICEF, se utilizan para transportar botiquines, mantas, tiendas, ropa y otros artículos esenciales a las zonas que son inaccesibles por carretera.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ05-1453/ Pirozzi
Unos helicópteros despegan del estadio de Mansera que actualmente sirve de helipuerto.

Miles de personas se han reunido en el estadio para presenciar las tareas de socorro. Muchos de los presentes ya han sido beneficiarios de la ayuda.

Suministros para sobrevivir

Hasnain, un muchacho que se encuentra entre los presentes en el estadio, dijo que perdió todo cuando su aldea de Batgram fue destruida. “Perdí a mi padre y a una hermana cuando nuestra casa se derrumbó en el terremoto. Estoy viviendo con unos parientes en Mansera. No tengo ningún abrigo que ponerme”, dijo mientras veía cargar los suministros. (Antes de que el embarque saliera, le dieron una manta y un suéter).

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ05-1449/ Pirozzi
Señalando los sitios donde han de entregarse los cargamentos de suministros.

Entre los suministros se cuentan 300.000 tabletas de Aquatabs (para la purificación del agua), 375 envases de bizcochos nutricionales, 500 tiendas, 12.000 rollos de lona impermeable, 10.000 mantas y 12.000 suéteres de distintas tallas.

Decenas de millares de niños y familias, con sus hogares seriamente dañados o destruidos, sobreviven actualmente a la intemperie expuestos a los elementos.

“Las temperaturas aquí están bajando todas las noches”, dijo Spry-Leverton. “Tenemos que andar con rapidez y conseguir mantas para los niños, para mantenerlos en calor. Están expuestos a un clima que empeora y viviendo cerca de montañas llenas de nieve. Últimamente ha empezado a soplar un viento helado, y el clima está extemporáneamente frío”.


 

 

Vídeo (en inglés)


10 de octubre de 2005:
Dan Toole, Director de la Oficina de Programas de Emergencia, habla acerca de la respuesta ante el terremoto.

Anchura de banda
baja
| alta
(Real player)

Audio (en inglés)

10 de octubre de 2005:
El Dr. Tamur Mueenuddin, funcionario sanitario de UNICEF, describe la situación en que se encuentran los niños y sus familias en la ciudad pakistaní de Mansehra y en las aldeas vecinas como resultado del temblor de tierra

Búsqueda