Pakistán

Terremoto en Asia Meridional: La distribución de suministros salva vidas

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ05-1429/Pirozzi
Un niño lesionado, con la cabeza y el brazo vendados, comparte un catre con otro sobreviviente del terremoto en un puesto médico provisional en Muzaffarabad, Pakistán. Esta ciudad de medio millón de habitantes resultó casi completamente destruida.

Por Maya Dollarhide

NUEVA YORK, 10 de octubre de 2005 –  El 8 de octubre, cuando un mortífero terremoto sacudió la región meridional de Asia, en los almacenes de UNICEF en las ciudades paquistaníes de Karachi y Peshawar ya se había hecho acopio de suministros de emergencia. Esos suministros se cargaron de inmediato en camiones que partieron en dirección a Mansehra, ubicada en una zona particularmente afectada por el desastre natural.

El viaje a Mansehra demora entre dos y tres días, y es accidentado. Los camiones de suministros recorren resbaladizos caminos cubiertos de lodo debido a las fuertes lluvias, aunque se espera que lleguen hoy a esa ciudad. El personal de UNICEF dividirá los suministros en diversas parcelas destinadas a otras comunidades afectadas y donde se terminará de organizar su distribución a las personas necesitadas.

“Mansehra será el nuevo centro de distribución de suministros", explicó Julia Spry-Leverton, funcionaria de UNICEF, en una entrevista realizada en Pakistán. "UNICEF ha recibido en préstamo del gobierno dos helicópteros que se emplean para establecer un puente aéreo de transporte de suministros a los necesitados".

"Cuando los almacenes en Peshawar se llenen con la llegada de suministros adicionales", agregó la funcionaria de UNICEF, "recogeremos esos materiales con los helicópteros, los transportaremos a Mansehra y los enviaremos a las zonas más apartadas".

Imagen del UNICEF
© UNICEF Pakistan/2005/Imran
En los almacenes de UNICEF en Karachi se cargan camiones con suministros de emergencia destinados a las zonas de Pakistán devastadas por el terremoto.

Desciende la temperatura

En las situaciones de emergencia, ahorrando tiempo se salvan vidas. Los helicópteros que facilitó el gobierno harán posible que las entregas de suministros, que hasta ahora se llevaba a cabo mediante viajes en camión de dos o tres días de duración, se realicen en cuestión de horas. Además, debido a que algunos caminos son intransitables y a que existe la amenaza de aludes, el transporte aéreo resulta aún más importante.

Mañana, si el tiempo lo permite, se emplearán los helicópteros para distribuir suministros en varias zonas rurales donde los niños y sus familias aguardan la ayuda desesperadamente.

Entre los suministros que se entregarán figuran 300.000 tabletas de purificación de agua (Aquatabs), 375 cajas de galletas con alto contenido proteínico, 500 tiendas de campaña, 12.000 rollos de lona impermeable, 10.000 mantas y 12.000 suéteres de tamaños diversos.

Decenas de miles niños y familias, cuyos hogares sufrieron graves daños o resultaron destruidos, sobreviven a cielo descubierto, a merced de los elementos.

“Cada noche, las temperaturas son más bajas", afirmó Spry-Leverton. “Debemos hacer algo, y pronto. Tenemos que conseguir mantas para los niños, para que estén abrigados. Actualmente viven a merced de un clima que va empeorando, cerca de montañas cubiertas de nieve. Recientemente comenzaron a soplar fuertes vientos y el clima es excesivamente frío para esta época del año".


 

 

Vídeo (en inglés)


10 de octubre de 2005:
Dan Toole, Director de la Oficina de Programas de Emergencia, habla acerca de la respuesta ante el terremoto.

Anchura de banda
baja | alta
(Real player)

Periodistas:
Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Audio (en inglés)

10 de octubre de 2005:
El Dr. Tamur Mueenuddin, funcionario sanitario de UNICEF, describe la situación en que se encuentran los niños y sus familias en la ciudad pakistaní de Mansehra y en las aldeas vecinas como resultado del temblor de tierra.

Búsqueda