Estado de Palestina

No hay lugar seguro para los niños en Gaza

Por Catherine Weibel

GAZA, Estado de Palestina, 28 de julio 2014 - A medida que las hostilidades entran en su vigésimo primer día, el número de niños que mueren es cada vez mayor. Más de 1.000 palestinos han sido abatidos hasta el momento, más de 10 al día, de los cuales alrededor de 230 eran niños. El niño muerto más joven tenía sólo 3 meses.

Cerca de 2.000 niños han resultado heridos en el estrecho enclave costero, donde la mitad de la población es menor de 18 años.

“El desgaste físico y psicológico que la violencia supone para la gente es casi indescriptible”, dijo Pernille Ironside, Jefa de la oficina sobre el terreno de UNICEF en Gaza. “Vemos a los niños muertos, heridos, mutilados y quemados, además de estar profundamente aterrorizados. Las consecuencias son mucho más graves que en brotes anteriores”, añade.

Imagen del UNICEF: A boy sits in the rubble of a home destroyed in an air strike, in Rafah, Gaza
© UNICEF/NYHQ2014-0984/El Baba
Un niño mira a los restos de una casa vecina sentado en medio de los escombros de otra casa destruida por un ataque aéreo israelí en la ciudad de Rafah, en el sur de Gaza.

Pérdidas tremendas

Una pausa reciente en los combates permitió a UNICEF visitar los hospitales. La Sra. Ironside se reunió con Shayma, de 4 años.

"La niña extrañaba a su madre y a sus hermanos, todos los cuales murieron mientras buscaban refugio, cuando abandonaron su casa en busca de un lugar más seguro; sólo este niño y su padre sobrevivieron”, dice la Sra. Ironside. "¿Cómo le dices a un niño de 4 años que la mayoría de su familia ha muerto?"

La violencia se ha cobrado las vidas de familias enteras. El 20 de julio, 25 miembros de la familia Abu Jamaa murieron en un ataque aéreo contra su casa mientras comían el iftar, la cena que rompe el ayuno diario del Ramadán. Dieciocho de los muertos eran niños, de 4 meses a 14 años.

Cicatrices duraderas

La infancia de muchos de los niños está siendo destruida, y muchos de ellos comienzan a mostrar cicatrices físicas y emocionales duraderas a medida que hacen frente al tercer episodio de conflicto en seis años.

“Por lo general, los niños son muy resistentes y se recuperan, pero cuando pasan por muchos episodios violentos, la violencia en sí misma se convierte en la nueva normalidad; es probable que la repitan en la vida adulta”, dice Bruce Grant, Jefe de Protección de la Infancia de UNICEF para el Estado de Palestina.

Se estima que unos 200.000 niños necesitan apoyo psicosocial inmediato. Cinco equipos de apoyo psicosocial de emergencia apoyados por UNICEF están tratando de llegar a los niños heridos y a los niños que han perdido a sus seres queridos con el fin de instruirles en capacidades para afrontar la situación de forma inmediata.

Escuelas en la mira

Debido a que el 44% de Gaza es ahora una zona imposible de transitar, una décima parte de la población –más de 173.000 personas– han buscado refugio en las escuelas dirigidas por las Naciones Unidas. Pero ni un solo lugar en Gaza parece ser seguro ya. La semana pasada, una escuela de la UNRWA fue bombardeada: murieron 15 personas, entre ellas 6 niños. Es la tercera vez que una escuela gestionada por las Naciones Unidas ha sido objeto de un ataque directo.

Hasta el momento, al menos 130 escuelas han sufrido daños por los ataques aéreos de los bombardeos cercanos; se informó que otra escuela había sido utilizada por los grupos armados palestinos para almacenar cohetes, haciendo caso omiso de la neutralidad de las escuelas.

Las escuelas como refugio

Otras 10,000 personas, la gran mayoría de los cuales son niños, se han refugiado en las escuelas públicas.

“Hay noticias de ataques aéreos a nuestro alrededor, algunos cercanos y otros lejanos, pero la escuela es mejor que mi casa. Siento que si voy a casa voy a morir ", dice, Qamar, de 20 años, cuyo nombre significa “luna”. Tuvo que huir de los combates mortales que se produjeron en su barrio antes de buscar refugio con su familia en la escuela básica Hamama de la ciudad de Gaza. “No sé si mis amigos están vivos”.

UNICEF ha comenzado a distribuir conjuntos de higiene para adultos y niños en las escuelas públicas. Junto con el Programa Mundial de Alimentos, UNICEF también ha proporcionado a más de 1.300 familias vales electrónicos que pueden utilizar para comprar alimentos, agua y productos de higiene en las tiendas locales.

Las necesidades humanitarias son urgentes


Mientras tanto, la situación humanitaria sigue deteriorándose. Al menos la mitad de la infraestructura de agua y saneamiento ha dejado de funcionar. Dos tercios de la población se han quedado sin acceso a agua potable. Varios pozos de agua, la principal estación de bombeo de aguas residuales y la planta primaria de tratamiento de aguas residuales han sufrido daños. En algunas zonas, las aguas residuales se han desbordado en las calles de las barriadas y en los campos, lo que aumenta los riesgos para la salud de los niños. Incluso en los lugares donde se podrían hacer reparaciones urgentes para restablecer algunas de las conexiones no es posible hacerlo debido a la falta de acceso humanitario seguro para los trabajadores municipales; cuatro han muerto en acto de servicio.

Al comenzar Eid –que marca el fin del mes de Ramadán, por lo general un tiempo de fiestas y diversión para los niños– se necesitan corredores humanitarios y treguas para responder a las necesidades humanitarias urgentes de los niños. Esto es sólo el primer paso de un largo proceso de curación y recuperación al que Gaza y sus niños tendrán que someterse una vez que se alcance un alto el fuego.


 

 

Búsqueda