Estado de Palestina

Los niños sufren las peores consecuencias de la reanudación de los combates en Gaza

Por Catherine Weibel y Monica Awad

La creciente violencia en Gaza e Israel constituye una amenaza devastadora contra la salud física y mental de los niños de todas las partes involucradas, con posibles consecuencias de por vida, ya que aumenta la sensación de inseguridad de los menores.

GAZA, 14 de julio de 2014 – Dos niños de cinco años de edad yacen en sendas camas del Hospital al-Shifa, en la ciudad de Gaza. Tanto Noureldin como su primo Kinan sufrieron graves lesiones por esquirlas el martes por la noche, cuando su hogar fue demolido por un ataque aéreo. La madre de Noureldin acababa de acostar a los niños en un dormitorio cuando la vivienda fue alcanzada por un proyectil que le provocó la muerte a ella y a su marido, al que algunas fuentes identificaron como un militante. En el ataque también perdieron la vida el padre, una hermana y la abuela de Kinan.

El ataque, que se produjo cuando la familia tomaba té en el patio de la vivienda, causó la muerte a seis integrantes de la familia cuyas edades iban de los 21 a los 62 años, y cinco personas más sufrieron heridas graves.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2014-0901/El Baba
Kinan, un niño de cinco años que resultó herido durante un ataque israelí, rodeado de familiares y personal médico en la unidad de cuidados intensivos del Hospital al-Shifa en la ciudad de Gaza, en la región meridional de la Franja de Gaza.

“Abarrotada de pacientes”

Noureldin, que fue sometido a cirugía abdominal, aún tiene una esquirla alojada en la cabeza. Kinan sufrió heridas de esquirlas en la mano y la fractura de una pierna. "Aunque ambos están despiertos, ninguno ha dicho una sola palabra desde el ataque", comenta una de las abuelas. La mujer agrega que no sabe cómo decirles que sus padres han muerto.

Mientras los dos niños se recuperan, a la unidad de cuidados intensivos continúan llegando muchos muertos y heridos acompañados por familiares llorosos.

“Esta unidad está tan abarrotada de pacientes que los doctores se ven obligados a tratar a algunos en el suelo, o a dar el alta prematura a algunos heridos, niños en algunos casos, debido a que el hospital carece de camas suficientes. Esas personas corren peligro", comenta Younis Awadallah, Especialista de Salud de UNICEF en Gaza.

La creciente violencia en Gaza e Israel constituye una amenaza devastadora contra la salud física y mental de los niños de todas las partes involucradas, con posibles consecuencias de por vida, ya que aumenta la sensación de inseguridad de los menores. Entre el 8 y el 13 de julio, los ataques aéreos contra Gaza habrían causado la muerte de por lo menos 35 niños palestinos de entre 1 y 17 años de edad, así como heridas y lesiones a otros 296. Debido a que el enclave costero está sometido a bloqueo, la población civil tiene pocas posibilidades de huir. En Israel, mientras tanto, los niños corren peligro de muerte debido a los ataques con cohetes desde Gaza.

“Sabía que esto iba a suceder”

Mohammed Jaber, de nueve años de edad, recuerda que buscó un poco de dinero que tenía y salió de la casa con su hermana Ghina, de cinco años, al final de un largo día estival de ayuno de Ramadán. “Mis padres no querían que saliéramos, pero yo estaba aburrido, de manera que fui a comprar golosinas y papitas fritas”, cuenta. Cuando caminaba por las calles del densamente poblado campamento de refugiados al-Bureij, Mohammed escuchó que alguien comentaba que los pobladores habían recibido una advertencia sobre posibles ataques aéreos. Mohammed regresó rápidamente a su hogar. Debido a que en Gaza no hay refugios antiaéreos, Mohammed, sus padres y sus cinco hermanos se refugiaron en una habitación.

“Mohammed recuerda la guerra anterior, de hace dos años. Él sabía que esto iba a suceder", explica su madre, Mariam, que recuerda que su hijo, pálido de miedo, corrió a buscar una almohada con la que se tapó la cara y los oídos. "Creí que se iba a ahogar", dice la madre. De pronto, se produjo una explosión ensordecedora que lanzó esquirlas y trozos de cristal por toda la habitación. "Mis hijos comenzaron a gritar hasta que logré calmarles, pero a partir de ese momento quedaron en estado de choque, completamente mudos".

“Desde entonces, Mohammed se orina en la cama, mientras que Ghina, mi hija de cinco años dice una y otra vez "Mamá, nos van a bombardear la casa". Cada vez que su padre tiene que salir de la vivienda, Ghina se aferra a él porque cree que si lo deja ir, nunca volverá", agrega. Mariam no sabe qué decirles a sus hijos más pequeños. "No puedo decirles la verdad", comenta. "No puedo decirles que no hay ningún lugar seguro y que tampoco nos podemos ir".

Apoyo en los hogares y hospitales

A fin de ayudar a los niños y padres y madres presas del miedo, la ansiedad y la tensión, cinco equipos de emergencia psicosocial que cuentan con el respaldo de UNICEF han comenzado a realizar visitas a hogares y hospitales. Los equipos, que pertenecen al Centro palestino para la democracia y la resolución pacífica de los conflictos, un organismo aliado de UNICEF desde 2002, brindan primeros auxilios psicosociales.

“Los equipos comenzaron a trabajar en el terreno a partir del segundo día de la escalada militar, con frecuencia en condiciones de peligro", indica Safa Nasr, Oficial de Protección de la infancia de UNICEF en Gaza.

El martes, cuatro integrantes de los equipos de primeros auxilios psicosociales se entrevistaron con 12 niños de Rafah cuyo hogar fue blanco de un ataque aéreo. Mientras se desarrollaba ese encuentro, se recibió una llamada telefónica en la que se advirtió que la vivienda estaba a punto de ser atacada nuevamente. Todas las personas presentes lograron huir antes de que se produjera ese segundo ataque.

Desde el comienzo de las hostilidades, los equipos han llevado a cabo 162 visitas en las que prestaron primeros auxilios psicosociales a 302 niños. Sus integrantes saben que tienen por delante muchas visitas más.


 

 

Búsqueda