Estado de Palestina

UNICEF colabora para que los habitantes del Territorio Palestino Ocupado tengan acceso al agua potable

La celebración del Día mundial del agua de 2011

Por Monica Awad

RAFAH, Franja de Gaza, 21 de marzo de 2011. Por primera vez en su vida, Nagham, una niña de siete años de edad, no tiene miedo de beber agua contaminada. “Ahora me gusta beber agua”, explica la niña, “porque no tiene sabor extraño”.

VÍDEO (en inglés): 7 de marzo de 2011. Eduardo Cure, corresponsal de UNICEF, informa sobre las labores que lleva a cabo el organismo internacional junto a sus aliados en el Territorio Palestino Ocupado con el objetivo de abastecer de agua potable a los niños, niñas y familias de la región con motivo de la celebración del Día mundial del agua.

 

Nagham, que vive con sus abuelos en Rafah, una población de la Franja de Gaza, bebe ansiosamente el agua de uno de los puntos de abastecimiento establecidos por UNICEF. “Cuando camino de regreso a mi casa desde la escuela me da sed, de manera que me detengo en esas fuentes de agua para beber”, cuenta.

Pese a que el agua es una de las necesidades básicas de la vida, se trata de un recurso cada vez más escaso por el que compiten intereses diversos. El Día mundial del agua de 2011 se celebra el 22 de marzo  con diversas actividades mediante las cuales se trata de poner de relieve la importancia que tiene el acceso universal al agua potable.

Los costes del agua

Se calcula que el 97% de los habitantes de Franja de Gaza tiene acceso a sistemas de distribución del agua por cañerías, pero el suministro es intermitente y se calcula que el agua proveniente de un 85% de las fuentes no es apta para el consumo humano debido a su alto contenido de nitratos y cloruro.

Debido a ello, los niños y niñas corren peligro de contraer enfermedades transmitidas por el agua y las familias se ven obligadas a comprar agua para el consumo. Como promedio, pagan más de siete dólares por metro cúbico del agua proveniente de los camiones cisterna. Esa suma es casi seis veces más elevada que lo que pagan por el agua de la cañería, lo que impone mayores penurias económicas a las familias que ya se encuentran en situación de pobreza.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Occupied Palestinian Territory/2011/ El Baba
Mohammed El Zatma, de 13 años, bebe agua proveniente de un punto de distribución que instaló UNICEF en la localidad de Rafah, en la Franja de Gaza del Territorio Palestino Ocupado. Pese a que el 97% de la población de la Franja de Gaza tiene acceso a sistemas de distribución de agua por cañerías, en la mayoría de los casos el agua que reciben no es apta para consumo humano.

La de Nagham era una de las familias que debía comprar agua. Sin embargo, tras la instalación —con apoyo de UNICEF— de un equipo de desalinización cerca de su hogar, la familia disfruta hoy de suministro por tubería de agua potable en el hogar.

UNICEF, en colaboración con los gobiernos de Japón, Australia y España, ha instalado en la región meridional de Gaza seis plantas de desalinización que abastecen a unas 60.000 personas. UNICEF y sus aliados también han instalado bombas de agua y han dado apoyo a la distribución por medio de camiones cisterna.

Los camiones cisterna abastecen de agua a 151 escuelas en zonas vulnerables de la Franja de Gaza a las que asisten más de 70.000 alumnos y alumnas. Muchos de ellos también disfrutan de los beneficios de las nuevas instalaciones mejoradas de agua y saneamiento en sus escuelas.

“Colaboramos de manera permanente con la Dirección de recursos hídricos de Palestina, la empresa municipal de suministro de agua de la zona costera de Gaza y otros para abastecer de agua potable de buena calidad, y de manera fiable y asequible, a los niños y las familias de las zonas más vulnerables”, indicó Jean Gough, Representante Especial de UNICEF para Jerusalén y el Territorio Palestino Ocupado.

Esfuerzos mancomunados

A unos 40 km de distancia, los niños de Cisjordania también sufren los efectos de los problemas con el agua, aunque en este caso son de otra índole. Mientras que para las familias de Gaza el problema radica en la calidad del agua, para las de Cisjordania el obstáculo más grave es la escasez del líquido elemento debido a una combinación de factores, como la ausencia de lluvias, la asignación desproporcionada de agua y las restricciones a la perforación de nuevos pozos impuestas por Israel.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Occupied Palestinian Territory/2011
Varios niños palestinos llenan botellas y recipientes en un punto de distribución de agua de Rafah, en la Franja de Gaza del Territorio Palestino Ocupado. La carencia de acceso constante al agua potable representa una grave amenaza de enfermedades transmitidas por el agua para los niños de la región.

Todo ello impone graves dificultades a los habitantes, especialmente a los sectores más vulnerables de la población.

El campamento de Farah, uno de los 19 campamentos de refugiados del Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas en Cisjordania, alberga a unas 7.600 personas, de las cuales más de un 50% tiene menos de 18 años de edad.

En su vasta mayoría, los habitantes del campamento viven por debajo del umbral de pobreza, están desempleados o sufren las consecuencias de la escasez de agua.

En 2010, la Dirección de recursos hídricos de Palestina cavó un pozo de agua en el que UNICEF, con fondos suministrados por la Agencia Sueca de Cooperación Internacional para el Desarrollo, instaló una bomba. Esa bomba hace posible que los habitantes del campamento cuenten ahora con acceso fiable al agua potable.

Superar los obstáculos

A pesar de los numerosos desafíos políticos que afronta, la Autoridad Palestina trabaja constantemente para mejorar la calidad y aumentar la cantidad de agua que reciben las familias palestinas.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Occupied Palestinian Territory/2011/El Baba
Un niño palestino rodeado de botellas llenas de agua proveniente de un punto de distribución localizado en Rafah, en la Franja de Gaza del Territorio Palestino Ocupado.

“En colaboración con UNICEF y gracias a la ayuda de nuestros donantes pudimos cavar pozos de agua, instalar bombas y equipos desalinización y brindar capacitación a nuestro personal”, afirmó el Dr. Shaddad Attili, Ministro de Dirección de recursos hídricos de Palestina.

La Autoridad Palestina afronta muchos obstáculos en lo que respecta al suministro de agua. Entre ellos, la negativa del Gobierno de Israel a otorgarle permisos para realizar construcciones en las zonas bajo su control y el suministro limitado de agua a la población palestina.

Con motivo del Día mundial del agua, Nagham participará en Rafah en diversas actividades, de manera similar a muchos otros niños y niñas en otros lugares del mundo.

Entre esas actividades figurarán los certámenes de cuentos y dibujo, las actividades de concienciación y la difusión de una canción infantil sobre la importancia de no desperdiciar el agua.


 

 

Búsqueda