Estado de Palestina

La creciente pobreza en Gaza obliga a trabajar a más niños y niñas

Imagen del UNICEF
© UNICEF OPT/2009/Eddin
Nael al-Lada, de 12 años de edad, trabaja en condiciones peligrosas en un taller mecánico en la Franja de Gaza.

En vísperas del vigésimo aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño, un histórico acuerdo internacional sobre los derechos humanos básicos de todos los niños y niñas, UNICEF presenta una serie de artículos acerca de los avances logrados y los obstáculos que quedan por superar. A continuación, uno de esos artículos.

FRANJA DE GAZA, Territorio Palestino Ocupado, 22 de julio de 2009 - Con el chirrido de un torno como sonido de fondo, Nael Hasan al-Lada, de 12 años de edad, habla sobre su trabajo en el taller mecánico. Aunque hace poco que comenzó a trabajar, Nael ya ayuda a mantener a toda su familia, compuesta por siete hermanos y hermanas.

Pese a que trabaja largas horas rodeado de peligrosa maquinaria pesada en la empobrecida Franja de Gaza, a este estudiante de séptimo grado se le considera un niño afortunado. Si aprende bien su oficio, probablemente abandonará sus estudios, para dedicarse exclusivamente al trabajo.

“Quiero ayudar a mi padre”, dice escuetamente.

La necesidad empuja a los niños a trabajar

Pese a que la Ley sobre los derechos de los niños palestinos de 2004 prohíbe dar empleo a los niños y niñas menores de 15 años, el trabajo infantil está en aumento tanto en Gaza como en el resto del Territorio Palestino Ocupado.

El hambre y la necesidad hacen que las familias permitan que sus hijos e hijas abandonen sus estudios.

Las fronteras de Gaza continúan principalmente cerradas, lo que restringe gravemente la entrada y salida de bienes. Seis meses después de finalizadas las operaciones militares israelíes, las restricciones a las importaciones prácticamente impiden que los pobladores de Gaza reconstruyan sus vidas.

Según un informe publicado en junio por el Comité Internacional de la Cruz Roja, en mayo de este año sólo llegaron 2.662 cargamentos de productos en camiones a Gaza desde Israel. Esa cantidad representa una reducción de casi un 80% con respecto a los 11.392 cargamentos autorizados en enero de 2007, inmediatamente antes de que Hamas tomara el poder en la región.

Los efectos del desempleo

El informe del Comité Internacional de la Cruz Roja advirtió que el aislamiento de Gaza provocado que la tasa de desempleo aumentara al 44% (según estadísticas de abril de 2009) y haya causado un notable aumento del nivel de pobreza. En la actualidad, más de un 70% de los habitantes de Gaza vive en situación de pobreza, con ingresos de menos de 250 dólares estadounidenses al mes, como promedio, para una familia de hasta nueve personas.

Nael explica que el salario semanal de 20 shekels, equivalentes a unos cinco dólares, que recibe en el taller mecánico no alcanza para alimentar a su familia. Su padre, que durante mucho tiempo trabajó en Israel, en cambio lleva sin trabajo desde hace tiempo, por lo que la única esperanza de la familia es que el niño tenga éxito en su difícil y peligroso oficio.

Imagen del UNICEF
© UNICEF OPT/2009/Eddin
Nael Hassan Al Lada enseña ejemplos de su caligrafía en inglés y árabe.

El aumento del trabajo infantil y de la deserción escolar tiene profundos efectos en la sociedad palestina. Las tasas de alfabetización de la región, tanto de los varones como de las mujeres, y especialmente la de las niñas, aún figuran entre las más altas del mundo árabe, ya que llegan al 99%. En cualquier caso, se ha producido una reducción de los logros académicos y de la matriculación escolar primaria en años recientes.

En 2008, por ejemplo, sólo un 20% de los 16.000 alumnos de sexto grado de Gaza aprobaron los exámenes oficiales de árabe, inglés, matemáticas y ciencias. Las tasas de niños y niñas que aprobaron fueron del orden del 50% en las localidades de Naplusa y Jenin, en Cisjordania.

Apoyo a la educación

UNICEF se propone hacer frente a esta grave situación brindando apoyo a la educación de buena calidad y acogedora para los niños en Gaza. Hasta fines de junio, la Oficina de UNICEF en Gaza había distribuido una amplia gama de suministros, entre los que figuraron:

  • 21 tiendas de campaña y 520 unidades de “Escuela en una caja”, que beneficiaron a unos 41.000 niños y niñas.
  • 394 conjuntos de materiales de recreación, suficientes para cubrir las necesidades de unos 30.000 niños y niñas.
  • 367 conjuntos de materiales de matemáticas y ciencias para unos 34.000 niños y niñas.
  • 100.000 cuadernos .
  • 44.000 carpetas educativas de refuerzo para alumnos del primero al tercer grado.
  • 2.000 cajas con material de escritorio suficientes para unos 80.000 alumnos.
  • Artículos de escritorio para 2.000 maestros de 253 escuelas gubernamentales.

Además, se entregaron 100 conjuntos de materiales de matemáticas y ciencias al Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas, que se emplearon para la educación de unos 5.000 niños y niñas refugiados.

“Soy buen alumno”, comenta Nael, que añade que le agradan las clases de religión y que le gustaría estudiar en la Universidad al-Azhar de El Cairo. Pese a que no tiene miedo de la pesada maquinaria en el taller donde trabaja, no le entusiasma mucho la idea de trabajar.

“Me gustaría tener suficiente dinero para poder seguir estudiando”, explica.


 

 

Búsqueda