Estado de Palestina

Mediante diversas actividades se ayuda a los niños y niñas palestinos en situación de desventaja a aliviar las tensiones

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Los niños y niñas palestinos en situación de desventaja tienen la oportunidad de disfrutar algunos de los placeres y alegrías propios de la niñez gracias a la ayuda de UNICEF, la YMCA y la Comisión Europea.

Por Monica Awad

QALQILYA, Margen Occidental, 28 de abril de 2008 – Las risas resuenan en el patio de juego, donde más de un centenar de niños y niñas con discapacidad esperan ansiosamente para iniciar su primera visita al único jardín zoológico que funciona en el Territorio Palestino Ocupado.

“Quiero ver al mono y darle bananas”, explicó Ala’, de ocho años de edad, por medio del lenguaje de señas. Como muchos otros niños con discapacidad, Ala’ disfruta de pocas oportunidades de jugar, y jamás había visitado un jardín zoológico.

“A mí me gustan la jirafa y el león. Son animales fuertes y orgullosos", agregó, también con lenguaje de señas, Ayman, de 12 años de edad.

UNICEF presta apoyo a la Asociación Cristiana de Jóvenes (YMCA) para la organización de excursiones para los niños y niñas palestinos necesitados. Esas actividades, que se llevan a cabo gracias a los fondos que aporta la Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comunidad Europea, tienen como objetivo devolver su infancia a los niños y niñas más pobres de la región.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Esta barrera separa a la ciudad de Qalqilya del resto del mundo y agrava las tensiones que sufren los niños y niñas de esa población.

El aislamiento de Qalqilya

La YMCA organiza para estos niños y niñas diversas actividades que son habituales para los demás chicos y chicas, como las carreras de embolsados, la lucha de cuerda, pintarse la cara, los juegos con globos y las actividades de dibujo y pintura.

“Lo que más me gusta es jugar con globos, y mi color favorito es el azul", explicó Ayman con la alegría reflejada en el rostro. "Cuando hago estallar el globo, me siento muy feliz”.

Los 91.000 habitantes de Qalqilya viven completamente rodeados por una valla que prácticamente imposibilita el acceso a la ciudad. Los pobladores están separados de sus tierras y sus servicios básicos, ya que para acceder a los mismos es necesario contar con un permiso.

La situación provoca crecientes problemas económicos. La tasa de desempleo está en aumento y más del 30% de los negocios han cerrado sus puertas. El 61% de los habitantes de Qalqilya vive por debajo del umbral de la pobreza.

Los niños sufren tensiones

“Los niños y niñas de Qalqilya sufren más tensiones que los de otras regiones de la Margen Occidental debido a los efectos negativos de la valla y de los toques de queda impuesto por las fuerzas armadas israelíes", explicó Rami Assaf, Coordinador Psicosocial de la YMCA.

La educación también sufre los efectos de esa situación. En febrero, seis escuelas de Qalqilya permanecieron cerradas durante tres días debido al toque de queda.

“Si realizamos esfuerzos concertados de apoyo psicosocial a los niños y niñas de Qalqilya, podemos devolver cierta normalidad a esas vidas anormales", terminó diciendo el Sr. Assaf.


 

 

Vídeo (en inglés)

23 de abril de 2008: Chris Niles, corresponsal de UNICEF,  informa sobre las actividades que llevan a cabo el organismo de las Naciones Unidas y la Comisión Europea para mejorar las vidas de los niños y niñas palestinos en situación de desventaja.
 VIDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

UNICEF y la UE

Ayuda humanitaria
(enlace externo en inglés, se abre en una nueva ventana)

Búsqueda