Estado de Palestina

Vanessa Redgrave, embajadora de buena voluntad del UNICEF inaugura la campaña en Gaza

Imagen del UNICEF
En junio de 2004, Vanessa Redgrave, embajadora de buena voluntad del UNICEF, escucha a una joven miembro de la Palestinian Youth Association for Leadership and Rights Activism, apoyada por el UNICEF, en las oficinas del grupo en Jerusalén Oriental, en Te

Durante el lunes 28 de junio – primer día de la campaña – hasta las zonas de más difícil acceso daban cuenta de una amplia participación. A las 11am, se había inmunizado a 500 niños en la parte sur sólo en Rafah, una ciudad situada en la parte sur de la Faja de Gaza.

En la población de Thabrah, en Wadra Rahhal, decenas de padre se presentaron para acompañar a sus nerviosos hijos hacia los trabajadores de la salud. Viajaban a pie, en burro, a caballo; algunos en coche. Los residentes locales llevaron sillas de plástico y mesas de madera al interior de la clínica para crear un improvisado centro de inmunización.

El lunes, en la Faja de Gaza, bajo un cielo sin nubes, la embajadora de buena voluntad del UNICEF Vanessa Redgrave abrió la campaña, mientras en una ceremonia celebrada por la tarde, el Dr. Annan Masri, viceministro de salud, cortaba la cinta en Ramallah, una ciudad de Cisjordania. "Se ha llevado a cabo toda la logística necesaria para garantizar el éxito de esta campaña. Las familias no tendrán que pagar nada," dijo Masri.

A lo largo de las siguientes tres semanas, la campaña abarcará la totalidad de los 15 distritos de Cisjordania y la Faja de Gaza, entre ellos zonas de difícil acceso como las comunidades beduinas y las zonas de seguridad con acceso restringido. (La campaña está encabezada por el ministerio palestino de Salud, el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas (OOPS) y el UNICEF, con el apoyo financiero del gobierno japonés y USAID.)

Para que la campaña tenga éxito, es fundamental el paso libre y seguro de la vacuna

Si bien la mayor parte de la inmunización tendrá lugar es centros fijos destinados a ese fin y gestionados por el ministerio de sanidad y el OOPS, también se desplegarán equipos móviles en las zonas de difícil acceso y las zonas de seguridad con acceso restringido. Donna Carter, oficial de zona del UNICEF, dijo que se ha obtenido un 4x4 más grande para las próximas tres semanas, de forma que los trabajadores de la salud puedan incluso poner algunas de las inyecciones desde el interior del vehículo.

La campaña se anunciará por medio de anuncios en la televisión, la prensa y la radio, así como a través de anuncios especiales en mezquitas y otros centros comunitarios donde se reúne la gente.

Con el fin de garantizar el acceso ininterrumpido a las vacunas, se ha establecido una coordinación especial con el ejército israelí y con oficiales de ambos lados. Para que la campaña tenga éxito, es esencial el paso libre y seguro de las vacunas. Si estas se retrasan o se abren, su eficacia real se verá minimizada y esto podría dar lugar a una inmunidad menor para los niños.

Un estudio serológico reciente en los TPO constató que cerca de un tercio de los niños pequeños no tienen los anticuerpos necesarios contra el virus del sarampión. En algunas zonas este porcentaje es incluso más alto, de hasta un 50%, lo que expone a los niños al riesgo de una epidemia de esta  enfermedad. Cada vez se tienen más indicios de que entre las causas potenciales está el hecho de que las vacunas utilizadas durante los dos últimos años en los servicios rutinarios de inmunización han podido verse comprometidas.

El sarampión lo causa un virus muy infeccioso, y es una de las principales causas de mortalidad en todo el mundo; cada año infecta a entre 30 y 40 millones de niños y niñas, y mata a más de 750,000. Muchos de los que sobreviven quedan con minusvalías de por vida: ceguera, sordera o lesiones cerebrales. La amenaza a la vida se ve agravada cuando los niños están malnutridos, y más todavía en las zonas densamente pobladas, como es común en la comunidad palestina.

Imagen del UNICEF
En junio de 2004, la embajadora de buena voluntad del UNICEF Vanessa Redgrave se ríe en compañia de miembros de la Palestinian Youth Association for Leadership and Rights Activism, apoyada por el UNICEF

BELÉN, 28  de junio de 2004 –Fatima Ibrahim camina cautelosamente sosteniendo de la mano a su hija de dos años, Ikran Hamed. Momentos después, la niña recibió una gota de Vitamina A y una inyección de la vacuna contra el sarampión, la primera de más de medio millón de niños y niñas palestinos que recibieron el tratamiento.

“Supe de esto no hace mucho, porque alguien me lo dijo. Creo que para mis hijos es útil vacunarse,” dijo la madre de 24 años. Al fondo, a través de un megáfono portátil, la crujiente voz de un trabajador del Ministerio de Salud resonaba monótona sobre las yermas colinas de Wadra Rahhal, a unos 20 minutos en coche de la ciudad Cisjordania de Belén.

Ibrahim reconoce que entre las madres de la aldea existe el temor de que la vacunación pueda hacer enfermar a sus hijos, pero dijo que eso no bastaba para alejarla de la campaña de vacunación. "Esto hace que los niños estén seguros.

La visita a la clínica era parte de una campaña nacional de inmunización en Cisjordania y Gaza contra el sarampión y la carencia de Vitamina A. Señala la primera ocasión en que una campaña de salud pública de esa envergadura se emprende en el Territorio Palestino.
La campaña beneficiará a más de 540,000 niños palestinos de entre 9 y 59 meses de edad que viven en Cisjordania y Gaza.


 

 

Búsqueda