Panorama: Nigeria

Un numeroso grupo de gente acude a las vacunaciones contra la poliomielitis en el noroeste de Nigeria

Por Patrick Moser

En los estados de Borno y Yobe, en Nigeria, los gobiernos estatales y otros aliados, entre ellos UNICEF, están llevando a cabo una importante campaña de vacunación contra la poliomielitis. Los residentes reciben también servicios básicos de salud, incluido un tratamiento contra la desnutrición.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Nigeria/2014
Unas madres esperan a vacunar a sus hijos en el centro de salud integral Kachalla en Maiduguri, en el noreste de Nigeria.

ABUJA, Nigeria, 26 de junio de 2014 – Unas mujeres jóvenes sostienen a sus pequeños mientras esperan, pacientemente sentadas en bancos de madera, a que les llegue su turno en un campamento de la salud que ofrece vacunas contra la poliomielitis y atención de la salud, un servicio muy necesario en el noroeste de Nigeria, donde el aumento de la violencia ha provocado el desplazamiento de las poblaciones locales.

Muchos de los pacientes en la clínica de Bolori, un barrio de la capital del estado de Borno, Maiduguri, han huido de la violencia, y un gran número presenta signos de desnutrición.

En dos de los estados más afectados por la violencia, Borno y Yobe, se han establecido campamentos de salud con apoyo de UNICEF; la iniciativa forma parte de una importante campaña de inmunización contra la poliomielitis.

Cubrir las necesidades básicas

A lo largo de los dos estados, los trabajadores de la salud montan puestos improvisados –a veces se trata simplemente de unas esteras a la sombra de un árbol– para proporcionar a los niños vacunas y servicios básicos de salud, incluido el tratamiento de la desnutrición.

Muchos de los niños se despiden con una sonrisa en el rostro mientras agarran los dulces que reciben. A los adultos se les proporciona jabón, azúcar y fideos listos para comer, y medicinas para aquellos que las necesitan.

En su labor de asistencia a la Agencia Nacional de Desarrollo de la Atención Primaria de la Salud de Nigeria y a las autoridades locales en la ejecución de la campaña, UNICEF ha enviado más de 1.000 conjuntos de atención básica de la salud para su utilización en los campamentos, lo suficiente para cubrir las necesidades básicas de salud de más de 400.000 personas.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Nigeria/2014
Muchos de los pacientes de la clínica de Bolori han huido de la violencia, y un gran número muestra signos de desnutrición.

Una mujer dijo que los campamentos de la salud son el único lugar donde las madres como ella pueden recibir medicamentos para tratar el paludismo, las infecciones de la piel y la diarrea. “Dios bendiga a UNICEF”, dijo con una sonrisa.

Sanos y fuertes

La campaña de vacunación, que durará seis días, forma parte de una campaña más amplia dirigida a todos los menores de 5 años en 14 estados del norte.

Los voluntarios han estado yendo de puerta en puerta para informar a los residentes que pueden vacunar a sus hijos y recibir tratamiento gratuito y medicinas en los campamentos de salud.

Una madre dijo que ella llevó a sus hijos para que los vacunaran “porque he escuchado que así estarán protegidos contra la enfermedad”. La mujer, que no quiso dar su nombre, agregó: “Quiero que mis hijos estén sanos y fuertes”.

Importantes avances

Nigeria –uno de los tres países, junto al Afganistán y el Pakistán, donde la poliomielitis sigue siendo endémica– ha logrado importantes avances en la lucha contra la enfermedad. El número de casos confirmados se ha reducido de 122 en 2012 a 53 en 2013, y a tan solo 3 en lo que va de año.

Sin embargo, la violencia continua y la estabilidad de la región constituyen una grave amenaza para la meta del gobierno de impedir la transmisión en Nigeria este año. Cerca del 50% de los casos de poliomielitis de 2013 se produjeron en Borno y Yobe, donde no es posible llegar a algunas de las zonas debido a la inseguridad.

Durante una campaña de vacunación contra la poliomielitis, realizada en mayo de este año, no fue posible vacunar en Borno a más de 295.000 niños, o un 18% de la población de menores de 5 años, debido a que viven en zonas inaccesibles. En Yobe, el acceso mejoró considerablemente, pero no fue posible llegar a 9.323 niños, un 1%.

La inseguridad en la zona ha aumentado desde 2013. Numerosas instalaciones de salud han sido destruidas y los trabajadores de salud asesinados, lo que ha obligado a algunos médicos locales a huir. Como resultado, el acceso a la atención de la salud se ha vuelto más difícil aún.

Pero siempre que es posible se llevan a cabo campañas sistemáticas de inmunización con una gran participación de la comunidad, incluidos los sobrevivientes de la poliomielitis y los dirigentes religiosos y tradicionales.

UNICEF sigue colaborando estrechamente con la Organización Mundial de la Salud, Rotary International y otros aliados en el esfuerzo final para lograr la erradicación mundial de la poliomielitis.


 

 

Fotografía UNICEF: Inmunización

Búsqueda