Panorama: Nigeria

Los jóvenes se ponen al frente de la educación sobre el SIDA

Imagen del UNICEF
© UNICEF Nigeria/2008/Abdulmalik
Ruth (izq.), de 15 años de edad, y Jessy, de 16, son dirigentes comunitarios de la aldea de Agunu-Dutse, en Nigeria, donde prestan ayuda a un gran número de niños y niñas huérfanos y vulnerables.

Por Oluseyi Abdulmalik

ESTADO DE KADUNA, Nigeria, 30 de diciembre de 2008 — Cuando termina la temporada de las lluvias, la aldea de Agunu-Dutse queda rodeada de exuberante vegetación y belleza. Sin embargo, se trata de una región pobre con una alta tasa de prevalencia del VIH/SIDA.

Alice Bitrus se desempeña como coordinadora de proyectos del Centro de desarrollo para la reducción de la pobreza (PADEC). UNICEF respalda las labores de PADEC en seis comunidades similares a Agunu-Dutse en las que la ONG localiza y presta ayuda a los niños y niñas huérfanos y vulnerables.

Padres sustitutos para los niños vulnerables

PADEC cuenta con 20 voluntarios y voluntarias que hacen las veces de padres sustitutos de los niños y niñas huérfanos y vulnerables. Con la ayuda de UNICEF, PADEC suministra a las personas a cargo de esos niños telares, máquinas de coser y molinos para que puedan generar ingresos.

Nehemiah, un dirigente juvenil que forma parte de una red de protección de los niños y niñas, exhorta a los demás jóvenes a que hagan oír su voz.

“Los niños y niñas corren mucho peligro aquí porque carecen prácticamente de protección familiar”, explica. “Uno de los principales problemas es el matrimonio adolescente.

Muchos niños se casan poco después de terminar sus estudios, y algunos contraen matrimonio cuando todavía están en la escuela. Por otra parte, muchos niños y niñas ni siquiera van a la escuela. Debido a que en las escuelas no se ofrece ningún tipo de educación sexual, muchos niños, niñas y jóvenes no saben nada sobre el VIH/SIDA, cómo se contagia o cómo protegerse del mismo”.

Uno de los obstáculos que confrontan los dirigentes juveniles es lo difícil que resulta hablar sobre el VIH/SIDA, ya que se trata de un tema tabú.

Una plaga

 “El VIH/SIDA es una plaga”, comenta Ruth Emmanuel, de 15 años de edad y la única niña que forma parte del consejo comunitario juvenil. “Yo conozco a por lo menos seis chicas que están enfermas desde hace mucho tiempo, y que no mejoran”.

Mediante el apoyo de UNICEF, PADEC ha organizado cursos de capacitación sobre el VIH/SIDA en los que se enseña cómo se transmite y cómo no se transmite el VIH.

“Los integrantes del consejo creemos que nuestra responsabilidad consiste en difundir esa información, porque sabemos que no todos la conocen”, comenta Ruth.

El consejo infantil

Jessy, de 16 años de edad, preside el consejo infantil de la localidad, que se reúne una vez por mes para estudiar maneras de ayudar a los niños y niñas más vulnerables.

“Hablamos con los otros jóvenes de nuestra comunidad acerca de los malos comportamientos”, explica Jessy.

En esta comunidad, Jessy es lo que se conoce como un “huérfano doble”, lo que significa que ha perdido a ambos progenitores. Jessy tiene cinco hermanos y hermanas, y todos viven con un tío que tiene otros nueve hijos propios. A pesar de esas circunstancias, la ayuda que recibe de PADEC hace posible que Jessy siga yendo a la escuela.

 “Me esmero mucho en la escuela, donde tengo muy buen desempeño. Me gustaría ir a la universidad y estudiar ingeniería”, comenta Jessy. “Si recibiera una buena educación, quizás podría lograr una mejor vida para mí y mis hermanos”.


 

 

Campaña contra el Sida


Este sitio está disponible en inglés
Búsqueda