Panorama: Níger

Las mujeres del Níger examinan a sus hijos para detectar la desnutrición y la enfermedad

Las mujeres del Níger están utilizando brazaletes diseñados específicamente para evaluar el estado nutricional de sus hijos en el hogar.  Descarga este vídeo

 

Por Nathalie Prévost

El poder de las madres para examinar a sus hijos y detectar si padecen desnutrición y enfermedades, y tomar las medidas necesarias, está demostrando ser un extraordinario aliado en la lucha contra la desnutrición persistente en el Níger.

ZINDER, Níger, 12 de diciembre de 2013 – Zila se inclina bajo el árbol que hay enfrente de su casa para medir la circunferencia del brazo de su hija Mariama con una pulsera. El objetivo es conocer la situación nutricional de Mariama.

Zila ha perdido tres hijos debido a la desnutrición. Por ello no duda en examinar dos veces al día, por la mañana y por la tarde, a Mariama, que tiene nueve meses de edad.

Desnutrición en el Níger

La desnutrición es directa o indirectamente responsable del 35% de las muertes de los niños menores de cinco años en el mundo.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
La medición de la circunferencia del brazo revela el color verde, amarillo o rojo. Las madres pueden así determinar si el niño está sano, si tiene desnutrición aguda moderada o si padece desnutrición aguda grave, respectivamente.

En el Níger, incluso durante los años de buena cosecha, la desnutrición es un problema importante. Una encuesta anual realizada en 2013 concluyó que la prevalencia de la desnutrición aguda en el país es de un 13%.

El nivel de emergencia de la Organización Mundial de la Salud es del 10%.

'Exámenes de las madres'

Un programa piloto que recibe apoyo de UNICEF y de sus aliados ha comenzado a aprovechar el cuidado de madres como Zila para luchar contra la desnutrición. El programa distribuye brazaletes, como el que se utiliza para supervisar la salud de Mariama. El programa enseña a las madres a leer los resultados y les indica qué medidas deben tomar.

Este enfoque de “exámenes de las madres” fue concebido para mejorar la calidad y la cobertura de la atención. En el marco del programa, los progenitores no necesitan que los trabajadores de la comunidad vengan y examinen a sus hijos o que determinen si el niño requiere atención médica. Ellos pueden hacerlo por sí mismos. Al tener la capacidad de realizar exámenes en el hogar, la desnutrición debería reducirse.

El diagnóstico de la desnutrición temprana también debe garantizar que disminuya el número de niños que requieren un tratamiento urgente. “Si nos traen al niño a tiempo, no sufrirá complicaciones y podrá quedarse en el hogar en lugar de ser hospitalizado en la unidad de urgencias”, explica Hassan Issa. El Sr. Issa coordina el proyecto de exámenes de las madres para una ONG nacional, Befen, uno de los aliados de UNICEF en el tratamiento de la desnutrición aguda en esta región.

Hasta la fecha, UNICEF ha distribuido 20.000 brazaletes.

Brazaletes que salvan vidas

Dogo, en la región de Zinder, es una de las zonas donde se está poniendo a prueba el programa. El centro de salud de Dogo de servicio a 49 poblados y a más de 37.000 individuos.

El Sr. Issa informa que los resultados, hasta ahora, han sido prometedores. “Comenzamos la distribución de brazaletes [para medir la circunferencia medio del brazo] a 9.500 mujeres en edad de procrear en la zona de salud de Dogo”, dice. “Estamos muy contentos con los resultados: ¡funciona!”

El médico jefe del centro de salud, Dr. Garba Seyni Mahamadou, gestiona las actividades del centro de alimentación terapéutica para niños con desnutrición aguda grave y moderada. El médico está entusiasmado: “Desde el comienzo del proyecto, el número de casos registrados se incrementó. Las madres son plenamente capaces de controlar la circunferencia del brazo superior de sus hijos”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
Unas mujeres con sus hijos en el centro de salud de Dogo. En el centro, el personal distribuye los brazaletes y enseña a las mujeres cómo usarlos, además de difundir mejores prácticas sobre el cuidado de un niño que presente signos de enfermedad.

“Colocan correctamente la pulsera e incluso pueden ofrecer detalles sobre su significado”, continúa. “Si la pulsera está en la sección roja, saben que deben llevar al niño al [centro de alimentación terapéutica para desnutrición aguda grave de tratamiento ambulatorio]. Si es amarillo, al [centro para la desnutrición aguda moderada]”.

Y el programa no está limitado a la desnutrición. “Por último, aunque no menos importante”, dice el Dr. Mahamadou, “durante una sesión de capacitación les explicamos cómo deben actuar cuando el niño presenta signos de enfermedad”.

Mariama y Sofiane

La pulsera de Mariama está en el color amarillo. Mañana Zila la llevara al centro de salud en Dogo, a dos horas de camino de su poblado, Jan Birgi. Mariama recibirá una ración de harina enriquecida.

La vecina de Zila también examina a sus hijos. Se entera de que Sofiane, de tres años, está en un estado grave. Sofiane ha tenido episodios de desnutrición aguda desde el día en que nació. Befen envía a la madre al niño al hospital de Mirriah, junto al hijo más pequeño de Zoué que todavía es un lactante.

En el hospital, el personal médico realizará un estrecho seguimiento de Zoué, Sofiane y el bebé. La familia es muy pobre, y Zoué ha tenido varios embarazos muy seguidos. El personal sugiere diversos métodos para alimentar mejor a sus hijos. También ofrece orientación sobre la forma en que Zoué podría espaciar los nacimientos.

Dentro de dos días, cuando Sofiane haya subido de peso y esté caminando de nuevo, la familia regresará a Jan Birgi.  


___________________

Durante los primeros siete meses de 2013, más de 500.000 niños y niñas recibieron tratamiento por desnutrición aguda grave y moderada en el Níger. Organizaciones no gubernamentales como Befen han contribuido de manera significativa a una mejor aproximación al problema persistente. 

En el Níger, las madres son a menudo analfabetas, se casan muy jóvenes y no conocen necesariamente la mejor forma de garantizar la salud de sus hijos, especialmente teniendo en cuenta sus escasos recursos. Befen espera que el programa de exámenes de las madres siga siendo un éxito, y empodere la madres como Zila y Zoué, contribuyendo profundamente en última instancia al bienestar de sus hijos a largo plazo.


 

 

Fotografía UNICEF: Fábrica de alimentos en Níger

Búsqueda