Panorama: Níger

UNICEF colabora con las comunidades para mejorar las prácticas de las familias en Níger

Por Bob Coen

GARIN BAWA, Níger, 21 de enero de 2011. A la luz de la luna llena, Zuliah Baba, de 32 años de edad, realiza sus habituales tareas domésticas nocturnas en el patio de su hogar. En toda la aldea se escuchan los conocidos sonidos producidos por esas labores cotidianas, que han estado cambiando debido a la influencia de un nuevo y original programa de UNICEF. Se trata del programa prácticas familiares fundamentales, cuyos efectos positivos benefician a los niños y niñas de Níger.

VIDEO: Bob Coen, corresponsal de UNICEF, informa sobre el programa de prácticas familiares clave presentado en Níger para brindar apoyoa a los hogares a mejorar la salud infantil y a trabajar para el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.  Véalo en RealPlayer

 

Antes de servirles la cena a su marido y sus cuatro hijos mayores, Baba verifica que todos se hayan lavado cuidadosamente las manos. Mientras tanto, ella amamanta a Haruna, su bebé de 11 meses. Cuando llega la hora de ir a la cama, los niños se lanzan muy contentos sobre las colchonetas donde duermen bajo la protección de mosquiteros.

Todos esos son comportamientos que los integrantes de esta familia han adoptado gracias a la información que reciben en reuniones semanales en las que se les instruye sobre cómo protegerse de las enfermedades.

Compartir información

“En esas reuniones he aprendido mucho sobre la salud de mis hijos”, comenta Baba. “Gracias a la información que he recibido les he podido cuidar mejor, de manera que tengo que llevarles menos al centro de salud”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Niger/2010/Coen
Una agente comunitaria de la salud instruye a un grupo de mujeres de Garin Bawa, en Níger, sobre varios aspectos del programa de prácticas familiares clave.

Las sesiones comunitarias de intercambio de información constituyen el aspecto más importante del programa de prácticas familiares fundamentales. Los hombres de la aldea se reúnen periódicamente con el jefe y los ancianos de la comunidad, mientras que las mujeres debaten a la sombra del árbol donde habitualmente se celebran las reuniones de los habitantes. En esas reuniones se deciden los detalles de la aplicación de los siete puntos fundamentales de la iniciativa, que consisten en:

  • Amamantar de manera exclusiva a los bebés durante los primeros seis meses de vida.
  • Dormir bajo la protección de mosquiteros.
  • Tratar con una solución de rehidratación oral a los niños y niñas con diarrea.
  • Lavarse las manos con jabón.
  • A los seis meses de nacidos, comenzar a alimentar a los lactantes con otras comidas nutritivas.
  • Brindar a los niños atención preventiva de la salud
  • Llevar al niño a un centro de atención de la salud al primer síntoma de enfermedad.

Desarrollo saludable

Pese a los avances logrados recientemente, Níger aún tiene una de las tasas de mortalidad infantil más altas del mundo, ya que uno de cada cinco niños muere antes de cumplir cinco años debido a enfermedades prevenibles, como el paludismo, la neumonía y la diarrea.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Niger/2010/Coen
Zuliah Baba ha notado una mejoría en la salud de sus hijos desde que comenzó a aplicar lo que aprende del programa de prácticas familiares fundamentales en la localidad nigerina de Garin Bawa.

Sin embargo, las simples modificaciones de comportamiento que propugna el programa de las prácticas familiares fundamentales pueden reducir de manera significativa el número de muertes debidas a esas enfermedades.

“Es muy importante que la población cuente con servicios de atención de la salud adecuados, y que podamos ampliarlos”, afirma Guido Cornale, Representante de UNICEF en Níger. “Pero hay muchos aspectos de la salud que se pueden tratar en el propio hogar. Mediante las prácticas familiares fundamentales se puede mejorar en gran medida el desarrollo saludable de los niños y niñas y aumentar sus posibilidades de supervivencia. Y se trata de cosas que se pueden hacer en el ámbito de la familia”.

Las comunidades se ayudan a ellas mismas

Un componente fundamental del programa, que ponen en práctica de manera conjunta UNICEF y el Gobierno de Níger, es que lo impulsan las propias comunidades. Eso se logra mediante los debates en el ámbito comunitario sobre las posibilidades de cambio, así como sobre los obstáculos que se presentan y las posibles soluciones. Una vez que se logra consenso acerca de la necesidad de efectuar cambios, las comunidades llegan a soluciones que luego aplican en el plano local.

De esa manera, las modificaciones de las prácticas individuales y familiares se apoyan en el cambio social, que consiste en la adopción colectiva de nuevas normas y prácticas.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Niger/2010/Coen
El lavado de manos con jabón es una de las prácticas simples que pueden mejorar notablemente la salud de los niños, como destaca el programa de prácticas familiares clave de Níger.

“Desde que comenzó a ponerse en marcha el programa de prácticas familiares fundamentales en mi aldea, comencé a notar diferencias”, dice Oumarou Kachallo, jefe de Gidan Bawa. “El programa ha tenido efectos positivos en la economía porque los habitantes gastan menos en medicamentos. Asimismo se han logrado avances en el plano social, porque los habitantes se ayudan los unos a los otros y debaten las nuevas prácticas”.

Propagar el mensaje

El marido de Zuliah Baba, Isaaka Baba, está contento por los cambios en el hogar.

“Cuando mi esposa comenzó a amamantar a nuestro hijo menor, comprendí de inmediato las ventajas de esa práctica y noté las diferencias con nuestros otros hijos. Antes, teníamos que llevarles a la clínica casi todas las semanas. Pero este niño no se ha enfermado y goza de muy buena salud”.

Gracias al aumento del uso de los mosquiteros también se ha registrado una notable disminución de los casos letales de paludismo, la enfermedad más mortífera para los niños y niñas nigerinos.

UNICEF emplea diversos medios, como las películas, las representaciones teatrales comunitarias y los anuncios y programas de radio, para difundir los mensajes básicos de las prácticas familiares fundamentales. Entre las metas de UNICEF figura la ampliación del programa a centenares de aldeas de todo el país en los próximos tres años. De esa manera se ayudará a los sectores más vulnerables de la población de Níger y se potenciará a las comunidades con el fin de que adopten nuevas prácticas que permitirán mejorar y salvar las vidas de muchos niños.


 

 

Búsqueda