Panorama: Níger

UNICEF brinda apoyo a las clínicas en las aldeas para mejorar la salud de las madres y de los niños en Níger

Por Bob Coen

MARADI, Níger, 15 de diciembre de 2010 – Con los bebés atados a sus espaldas y con las tarjetas de salud en la mano, las mujeres comienzan a llegar poco después del amanecer, aparentemente desde todas las direcciones, al pueblo polvoriento de Sarkin Yamma Soffoua. En el momento en que el pequeño puesto de salud abre sus puertas a las 8 de la mañana, más de 50 madres esperan con sus hijos para someterlos a revisiones sistemáticas u otras consultas.

VÍDEO (en inglés): El corresponsal de UNICEF, Bob Coen, informa sobre la mejora de la salud de las madres y de los niños en las clínicas locales de Níger.  Véalo en RealPlayer

 

“No hay comparación con respecto a aquellos días en que tuve mis primeros hijos y no teníamos nuestro propio centro de salud”, explica Sahia Nomo, una mujer de 32 años que ha traído a su hija Zainab de 8 meses de edad.

“He tenido siete hijos”, añade, “y les puedo decir que este centro es muy útil en los casos de partos, y de niños enfermos, especialmente cuando se trata de cosas como la diarrea y el paludismo”.

Las clínicas de las aldeas son fundamentales

Las clínicas de las aldeas –o puestos integrados de salud, como se les llama aquí– están transformando la salud materna e infantil en esta nación de África occidental. A pesar de ser uno de los países más pobres del mundo, Níger ha logrado algunos avances hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas, un conjunto de objetivos y compromisos de los países del mundo para reducir la pobreza y la enfermedad para el año 2015.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Un médico pesa a un bebé en un puesto integrado de la salud en la aldea de Sarkin Yamma Sofou, ubicada en el distrito de Maradi (Níger).

Un factor clave en este éxito ha sido la creación de los puestos de salud integrados en las aldeas de todo Níger, parte de una estrategia puesta en práctica por el Ministerio de Salud con el apoyo de UNICEF, para reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud materna y combatir enfermedades como el VIH y el paludismo.

“Antes de que tuviéramos el centro, había una alta incidencia de mortalidad infantil en este pueblo pues se encuentra muy aislado”, explica Chaibou Balla, jefe de enfermeros del puesto de salud de Sarkin Yamma Soffoua. “Mientras viajaban para recibir atención médica, muchos niños morían por falta de tratamiento”. 

Balla habla mientras examina a la pequeña Zainab y la madre Sahia asiente con la cabeza. Ella perdió tres hijos debido a enfermedades fácilmente prevenibles antes de la construcción de este puesto de salud.

Atención gratuita para los niños

Otro factor clave que impulsa el progreso es la política del Gobierno de Níger de proporcionar atención médica gratuita a todos los niños y niñas menores de cinco años y todas las mujeres embarazadas. La política recibe el apoyo de UNICEF que distribuye medicamentos y suministros médicos.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Una partera utiliza ilustraciones médicas para impartir información sobre la salud en el puesto integrado de la salud de Sarkin Yamma Sofou, en el distrito Maradi de Níger.

“Los medicamentos que ofrecemos son gratuitos”, dice Balla, mientras saca un paquete de pastillas de zinc de un botiquín bien surtido para dárselo a la madre de Zainab. “Una vez al mes, el Gobierno nos trae nuevas existencias, y UNICEF dona todas las sales de rehidratación oral y las tabletas de zinc y las antipalúdicas”, señala.

Los puestos de salud de las aldeas también ofrecen atención prenatal y neonatal a mujeres embarazadas, así como información crucial sobre cómo detectar los signos de peligro durante el embarazo y la importancia de la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida del niño.

Transmitir estos mensajes a las madres puede tener importantes repercusiones en toda la comunidad. En el caso del paludismo, responsable de la mayoría de las muertes infantiles en Níger, el número de muertes se ha reducido a la mitad desde 2005 en gran parte debido a que ha aumentado el número de familias que utilizan mosquiteros.

Reducir la mortalidad materna

Los puestos de salud de las aldeas desempeñan otro papel fundamental: salvar vidas cuando surgen complicaciones médicas.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Un grupo de pacientes en uno de los más de 2.400 puestos integrados de salud que reciben apoyo de UNICEF en Níger.

“Tener el puesto de salud cerca de la aldea es como un puente entre la comunidad y una atención más especializada de la salud”, dice Guido Cornale, Representante de UNICEF en Níger. “Cuando hay una mujer en situación de riesgo, los responsables del puesto pueden remitir el caso a un centro de salud regional que tiene equipos especializados, es decir, que dispone de las instalaciones necesarias para llevar a cabo un parto por cesárea, si es necesario. De esta manera, están ayudando a reducir la mortalidad materna”.

Hoy, más de 2.500 trabajadores de la salud de la comunidad gestionan más de 2.400 puestos de salud en Níger. UNICEF calcula que más de tres cuartas partes de los niños del país tienen ahora acceso a servicios de salud, en comparación con menos de la mitad apenas hace cuatro años.


 

 

Búsqueda