Panorama: Níger

El fomento de prácticas básicas saludables para salvar las vidas de los pequeños en las aldeas remotas de Níger

Imagen del UNICEF
© UNICEF Niger/2008/Bisin
En la aldea nigerina de Oumba, la monitora para la comunidad, Bassira Rabey, muestra la posición correcta para la lactancia materna a Zina Hamidou, de 20 años de edad.

En vísperas del vigésimo aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño, UNICEF presenta una serie de artículos acerca de los avances logrados y los obstáculos que quedan por superar. A continuación, uno de esos artículos.

Por Sandra Bisin

ALDEA DE OUMBA, Níger, 21 de julio de 2009 – Bassira Rabey es una monitora de la comunidad que va de puerta en puerta por su aldea rural para asegurar que las familias, en especial las mujeres, mantengan un entorno limpio para mejorar la salud de los niños y niñas.

Rabey forma parte de una red de 101 monitores comunitarios que han recibido capacitación recientemente para fomentar las prácticas familiares fundamentales para la atención infantil dentro de sus comunidades. Esta iniciativa se encuentra a la cabeza de la estrategia impulsada por UNICEF para contribuir a la mejora de las tasas de supervivencia infantil en Níger para 2013.

"Desde que comencé estas actividades en la aldea, he sido testigo de cambios importantes en los comportamientos de las personas", comentó Rabey. "Cuando las visité por primera vez y les hablé de estas prácticas, ellas no siempre cooperaban. Sin embargo, tras un par de visitas, comenzaron a comprender y a observar los beneficios en la salud de sus hijos".

Los monitores se centran en cuatro internvenciones de salud principales: lactancia materna exclusiva hasta los seis meses de edad, el empleo de redes mosquiteras tratadas con insecticidas por parte de mujeres y niños menores de cinco años, el uso de las sales de rehidratación oral para controlar la diarrea y el lavado de las manos con jabón.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Niger/2008/Bisin
Bassira Rabey enseña la forma correcta de lavar las manos con jabón.

Los retos son enormes. Uno de cada cinco niños y niñas en Níger muere antes de cumplir cinco años. Tan sólo el 9% de las mujeres amamantan de manera exclusiva durante los primeros seis meses de vida del bebé, la mayoría de los menores de cinco años no duermen protegidos por las redes mosquiteras tratadas con insecticida y sólo el 7% de los hogares han mejorado las instalaciones sanitarias.

Un hogar por cada vez

Como parte de su labor para la comunidad, Rabey visitó el hogar de Hadiza Hamidou, mujer de 40 años de edad, y de sus dos hijas. Aquí, Rabey miró alrededor del hogar y señaló los lugares donde la familia podría mejorar su higiene. Les mostró cómo lavarse las manos con jabón correctamente tanto a ellas como a las personas que se arremolinaron en torno al hogar.

Mientras señalaba dos vasijas de barro para el agua, Rabey le dijo a la familia: "Deberíais mantenerlas tapadas todo el tiempo o el polvo y la suciedad se depositarán y echarán a perder el agua. El agua contaminada provocará en cambio diarrea y muchas otras enfermedades a vuestros hijos".

Zina, la hija de Hamidou que tiene 20 años de edad, intentaba amamantar a su bebé pero éste no paraba de llorar. Rabey se arrodilló frente a Zina y tomó a su hija en los brazos, mostrándole la posición horizontal correcta para una lactancia materna eficaz.

"Ojalá hubiera sabido todo esto antes", comenta Hamidou. "En verdad, Rabey me ha abierto los ojos acerca de estos temas. Quiero que los hijos de mis hijas gocen de buena salud y ahora prestaré más atención para mantener nuestro entorno en condiciones higiénicas".

Un enfoque desde múltiples perspectivas

Actualmente, el programa ejecutado en la región de Maradi, en el Níger meridional, tiene carácter experimental y se irá ampliando progresivamente de escala para cubrir todo el país.

Aparte de informar de puerta en puerta, los monitores de la comunidad también organizan debates en los que participan líderes religiosos y dirigentes comunitarios. Asimismo, se ha habilitado un cine itinerante en el lugar, que proyecta películas sobre el fomento de las prácticas fundamentales para la familia.

"Por medio de este enfoque, que utiliza la comunicación interpersonal, la movilización comunitaria, así como la comunicación a través de medios de comunicación de proximidad –como las emisoras de radio comunitarias- y la promoción de la causa en la comunidad, pretendemos crear un entorno que aliente la adopción de estás prácticas fundamentales", comenta Violeta Cojocaru, Oficial de Comunicaciones de UNICEF en Níger. "Las familias tienen un papel fundamental que desempeñar si queremos ganar la batalla en pro de la supervivencia infantil".


 

 

CRC @ 20

Búsqueda