Panorama: Níger

La crisis alimentaria podría empeorar aún más

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Más de 288.000 niños y niñas menores de cinco años han recibido tratamiento para alguna forma de desnutrición.

Por Sarah Crowe

MARADI, Níger, 23 de noviembre de 2005 – Las cifras más recientes indican que desde el peor momento de la crisis alimentaria del Níger, en julio, más del 12% de los menores de cinco años de ese país han recibido tratamiento para alguna forma de desnutrición. El personal de servicios humanitarios ha advertido que la crisis no está superada y que se espera un nuevo período crítico entre enero y marzo del próximo año.

En el principal hospital de Niamey, la capital del país, los rostros demacrados y los cuerpos exageradamente enflaquecidos de los bebés son prueba suficiente de la crisis que afronta el Níger.

“Hasta el 20% de nuestros niños y niñas presentan desnutrición crónica, es decir, uno de cada cinco en una ciudad como Niamey, donde se supone que las condiciones son mucho mejores”, dijo Isselmou Boukhary, de UNICEF. “Es fácil comprender que, en las zonas rurales, la situación es muchísimo más grave. En realidad, es dramática”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
A pesar de que la cosecha fue buena, las deudas están obligando a muchas personas a vender su grano, dejándoles muy pocas reservas para el año entrante.

De la población de niños y niñas menores de cinco años, calculada en 2,5 millones, más de 288.000 han recibido tratamiento en las clínicas para alguna forma de desnutrición.

Las deudas contribuyen a la escasez

En algunas de las clínicas que dirigen los aliados de UNICEF, como Médicos sin Fronteras (MSF), la actividad está empezando a declinar. Sin embargo, hay una sensación como de calma anterior a la tormenta. A pesar de que en la mayor parte del Níger la cosecha fue buena, muchos han tenido que vender el grano que recogieron en octubre para poder pagar sus deudas.

“Este no es el final de la crisis”, dijo el Dr. Alberto Kalume, en la Clínica de MSF de Aguie. “La mayoría de quienes tuvieron una buena cosecha están endeudados; por lo tanto, les quedará  muy poco en sus graneros. Así que la situación volverá a ser crítica en enero, febrero y marzo”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Menos del 2% de todas las madres del Níger alimentan a sus bebés exclusivamente con leche materna, lo que podría agravar el estado nutricional de sus hijos.

Malos hábitos nutricionales
Los malos hábitos nutricionales y las supersticiones han hecho que los efectos de la crisis sean aún más serios. Menos del 2% de todas las madres alimentan a sus hijos exclusivamente con leche materna, y muchas empiezan a dar a sus bebés alimentos sólidos demasiado pronto. Para empeorar aún más las cosas, las familias del Níger suelen ser muy numerosas pues las mujeres tienen, como promedio, ocho hijos.

Además, existe la superstición de que los bebés que toman agua se vuelven ladrones cuando son mayores. El resultado es que los pequeños se deshidratan, especialmente cuando sus madres los cargan a la espalda en medio de las ardientes temperaturas del Sahara.

Eric Mullerbeck contribuyó desde Nueva York con esta historia


 

 

Vídeo (en inglés)

23 de noviembre de 2005:
Sarah Crowe, de UNICEF, informa sobre la crisis alimentaria que padece actualmente el Níger.

bas | haut débit
(Real player)

Periodistas:
Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda