Panorama: Níger

Las vacunas y los alimentos salvan las vidas de la infancia en el Níger

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ05-1279/ Radhika Chalasani
Un grupo de mujeres, muchas de ellas con sus hijos, esperan para comprar mijo, un elemento básico en el Níger.

Por Sabine Dolan y Kun Li

MARADI, Níger, 17 de agosto de 2005 – Con sus hijos a la espalda, las mujeres del poblado de Tsake esperan pacientemente en fila para obtener alimentos y atención médica, el resultado de un esfuerzo mundial para poner fin al hambre en este país asolado por la sequía.

Con ayuda del dinero proveniente de todo el mundo, tanto de gobiernos como de individuos privados, UNICEF ha establecido un banco de cereales para realizar distribuciones semanales de granos, e igualmente proporciona vacunas y exámenes médicos a los niños y las niñas.

“He venido aquí a recibir mi ración semanal de mijo y alimentar a mi familia”, dice Rahila Ibrahim, de 17 años. “Mi hijo pequeño tendrá también sus vacunas”. Como ocurre con numerosos niños y niñas de su poblado, el hijo de Rahila no ha recibido nunca una vacuna.

En el Níger, una mujer de cada siete muere durante el parto. El equipo médico que visita la zona ofrece también consejos sobre la atención prenatal y examina a las mujeres embarazadas.

“El estado de la salud de estas mujeres y niños es muy precario”, declara la administradora conjunta del programa de Salud y Nutrición de UNICEF, la doctora Daouda Alfari Dagada, que presta ayuda al equipo médico.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/ HQ05-1283/ Radhika Chalasani
Acompañados por sus hijos, varias mujeres regresan al poblado de Tsake con sacos de mijo.

“Yo diría que casi dos terceras partes de los niños y las niñas sufren desnutrición moderada. Las mujeres embarazadas también están desnutridas. Muchas sufren anemia, lo que dificulta la posibilidad de que tengan un parto normal y sin peligro”.

Los días en que se distribuyen los cereales y se realizan las vacunaciones, también se inscribe en el registro civil a los niños y las niñas sin certificado de nacimiento.

Las medidas de UNICEF

Trabajando en estrecha colaboración sobre el terreno con sus aliados, la oficina de UNICEF en el Níger ha suministrado 41 toneladas de leche terapéutica, 6,7 toneladas de alimentos terapéuticos y 190 toneladas de UNIMIX, un puré que pueden digerir fácilmente los niños y niños desnutridos. Estos productos han sido distribuidos por todo el Níger para ayudar a los niños y las niñas en 10 centros terapéuticos locales y 21 centros terapéuticos móviles.

En colaboración con el Programa Mundial de Alimentos, 187 toneladas de una mezcla de maíz y soya y 614 toneladas de cereales han sido distribuidas en 62 poblados afectados por la hambruna, beneficiando a alrededor de 200.000 personas, de las cuales 40.000 son menores de cinco años. Además, alrededor de 900 toneladas de cereales están a punto de distribuirse en otros 90 poblados; también se han distribuido aproximadamente 6 toneladas de semillas (maíz, trigo y papas).

Para habilitar a las comunidades locales, UNICEF ha prestado apoya a la creación de bancos de cereales y ha contribuido a la formación de agentes de salud locales. También ha organizado en los poblados cursos de educación sobre la nutrición y sobre medidas para confrontar la escasez.

También se llevan a cabo actividades para evitar que la situación alimentaria empeore en países vecinos como Nigeria, Malí y Burkina Faso.


 

 

Vídeo (en inglés)

17 de agosto de 2005:
La corresponsal de UNICEF en Nueva York, Kun Li, informa sobre la distribución de alimentos y la inmunización de los niños y las niñas en la región de Maradi, en el Níger, afectada por la hambruna.

Anchura de banda
baja | alta
(Real player)

Periodistas:
Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda