Nepal

Los clubes de niños ayudan a que los menores que trabajan conozcan sus derechos

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2009/Taylor
Sagar Chaulagai, de 16 años de edad, en una reunión de la comisión directiva del club de niños al que pertenece, en Biratnagar, Nepal. Su club forma parte de una red de 22 organizaciones similares que promueven los derechos de los niños y niñas en Biratnagar.

Por Sam Taylor

En vísperas del vigésimo aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño, un histórico acuerdo internacional sobre los derechos humanos básicos de todos los niños y niñas, UNICEF presenta una serie de artículos acerca de los avances logrados y los obstáculos que quedan por superar. A continuación, uno de esos artículos.

BIRATNAGAR, Nepal, 5 de agosto de 2009 - Reshmi Chaudhary, de 16 años de edad, es una joven muy ocupada. Reshmi trabaja como empleada doméstica 11 horas al día durante seis de los siete días de la semana, además de ir a la escuela. Preside asimismo uno de los 22 clubes de niños que funcionan en la ciudad de Biratnagar, en la región meridional de Nepal.

Lejos de quejarse por sus muchas obligaciones, Reshmi está muy orgullosa de lo que hace.

“Los clubes de niños son muy útiles porque ayudan a resolver los problemas que afrontamos”, dice la niña, que es integrante de su club desde hace ocho años y empleada doméstica desde los seis años de edad. “A veces tenemos demasiado trabajo, y cada tanto sufrimos a manos de nuestros empleadores. Algunos de ellos abusan físicamente de las personas que trabajan en sus casas o tratan de restringir nuestra libertad de movimiento”.

Los derechos consagrados por la Convención

Los 22 clubes de Biratnagar brindan a unos 21.000 niños, niñas y jóvenes trabajadores la oportunidad de reunirse periódicamente para tratar sus problemas, además de aprender acerca de sus derechos, consagrados por la Convención sobre los Derechos del Niño. Entre ellos figura el derecho a la protección contra la explotación laboral y el trabajo pernicioso, el derecho a la educación y el derecho a que se tengan en cuenta sus opiniones.

“Gracias al club estoy al tanto de mis derechos”, apunta Saraswati Gurung, de 17 años de edad, que asiste a las reuniones desde hace nueve años. La joven, una ex trabajadora doméstica, también es representante en la comisión directiva municipal de los clubes de niños.

“Yo les transmito toda la información que recibo a mis hermanos y hermanas, y a mis padres y vecinos”, añade Saraswati. “Y cuando tenga hijos, me aseguraré de que ellos también conozcan sus derechos”.

Organizaciones polifacéticas

UNICEF y diversas organizaciones no gubernamentales locales se han aliado en apoyo de los clubes de niños, cuyos integrantes tienen de 10 a 18 años de edad. En muchas regiones de Nepal, los clubes de niños se han convertido en importantes aliados en las labores de desarrollo.

“Cuando los organismos y organizaciones deben tratar cuestiones como el matrimonio precoz, la discriminación o la higiene, cuentan con la colaboración de los clubes de niños”, indica Anjali Pradhan, Especialista en Participación Infantil de UNICEF.

En la región de Accham, que tiene altas tasas de infección con el VIH, los clubes de niños encabezan las campañas de concienciación orientadas a reducir la propagación del virus. Los clubes, que inicialmente se dedicaban a un tema específico, como el mejoramiento del saneamiento ambiental o la lucha contra la discriminación por razones de género, se han transformado en organizaciones polifacéticas que pueden garantizar que las voces de los niños y niñas se escuchen a nivel local, regional y nacional.

Los legisladores escuchan

Los legisladores nepaleses están redactando una nueva constitución nacional y los clubes de niños desempeñan un papel importante en ese proceso.

“En los últimos dos años hemos llevado a cabo diversas consultas con los clubes de niños de todo el país, hemos recabado las opiniones de los niños y niñas sobre los temas que les conciernen y se las hemos presentado a los parlamentarios”, explica Pradhan.

El artículo 7 de la Convención sobre los Derechos del Niños establece que todos los menores tienen derecho a que se inscriba su nacimiento, para garantizar que reciban la educación y la atención de la salud a las que tienen derecho. Al respecto, varios clubes de niños persuadieron recientemente a un municipio nepalés de que les permitiera llevar a cabo una campaña de inscripción de nacimientos. En otro caso, los clubes de niños realizaron una campaña para convencer a los padres de que vacunaran a sus hijos contra el sarampión.

“Deberíamos tener participación en todos los ámbitos de la sociedad”, termina diciendo Saraswati. “Las voces de los niños deberían ser escuchadas en todas las esferas, porque los niños y las niñas son los más capacitados para explicar sus problemas, y para resolverlos”.


 

 

Búsqueda