Mozambique

Fotógrafos de Magnum de renombre mundial hacen un acercamiento a los derechos del niño en Mozambique

Imagen del UNICEF
© UNICEF Mozambique/2012/Eli Reed/Magnum Photos/MOZA2012-00327
Un centro de salud. El camino que lleva a disponer de servicios de salud para todos los niños es todavía largo. “Tratamos a un promedio de 80 pacientes al día”, dice una de los pocos pediatras de Mozambique. “Eso es demasiado trabajo para una sola enfermera”.

Por Patricia Nakell

MAPUTO, Mozambique, 10 de diciembre de 2013 – UNICEF y Magnum Photos han presentado La responsabilidad de los derechos, una colección de películas multimedia y fotografías de cinco fotógrafos de Magnum de renombre mundial que destacan los retos que enfrentan hoy en día los niños en Mozambique.

Una colaboración única y una dura perspectiva

Con unas condiciones favorables a la inversión, Mozambique ha registrado un importante crecimiento económico en los últimos años, a medida que han comenzado a llegar grandes inversiones extranjeras. Sin embargo, Mozambique es el tercer país menos desarrollado del mundo. A pesar de este auge económico, 230 niños menores de 5 años mueren cada día a causa de enfermedades prevenibles tales como el paludismo, la neumonía y la diarrea.

Debido a que el 60% de los habitantes –más de la mitad de los cuales son niños– vive con menos de 1,25 dólares al día, la vida es para muchos una lucha por la supervivencia.

Las películas y fotografías transportan a los espectadores en un viaje a lo largo de Mozambique, a través de las personas que viven a la sombra del crecimiento económico, a lugares donde hay escuelas, pero la educación no suele ser de calidad, donde la discapacidad puede condenar a un niño a la miseria, donde un trabajador de la salud se enfrenta a un ejército de pacientes todos los días, donde es probable que una niña esté casada o sea madre a los 18 años, donde las voces de los niños rara vez se escuchan a pesar de su constituir una mayoría, donde el agua potable es cada vez más un lujo.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Mozambique/2012/Chris Steele-Perkins/Magnum Photos/MOZA2012-00236
Una niña asiste a la escuela primaria. Aunque 95% de los niños están matriculados en la escuela en Mozambique, sólo el 60% completa la educación básica.

Un sistema de vida

“En esta sala tratamos, como promedio, 80 pacientes al día”, dice la Dra. Ermelinda Gomes, una de los pocos pediatras que hay en Mozambique. “Eso es demasiado trabajo para una sola enfermera”. 

Con sólo un médico por cada 35.000 personas, y con un promedio de 25 kilómetros que separan a los pacientes del centro de salud más cercano, el sistema de salud en Mozambique es inadecuado. Mozambique sufre problemas relacionados con la salud pública como el paludismo y el VIH.

Las vidas de los niños dependen sobre todo de un sistema de salud que funcione. La película del fotógrafo Magnum Eli Reed “Un sistema de vida” es una exploración del sistema de salud de Mozambique. El Sr. Reed ha visitado hospitales y centros médicos y habla a las madres, médicos y enfermeras.

Muy jóvenes para casarse

““Creo que todas debemos esperar el momento adecuado, por lo menos hasta los 20 años, antes de quedarnos embarazadas”, dice Alice Velemo Nhancume, de 15 años, que tiene un bebé de 4 meses. Alice aparece en otra película del Sr. Reed, “Demasiado joven para amar”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Mozambique/2012/Ian Berry/Magnum Photos/MOZA2012-00400
Las pequeñas ciudades en Mozambique están creciendo rápidamente, pero en algunas zonas la rápida expansión ha superado la capacidad de los gobiernos locales para proporcionar servicios esenciales, tales como el acceso al agua y el saneamiento adecuados.

Las niñas de Mozambique suelen contraer matrimonio o ser madres antes de cumplir los 18 años. El matrimonio infantil “divorcia a las niñas de las oportunidades”, según el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon. Suele interrumpir la educación de la niña y puede tener graves consecuencias para la salud y las perspectivas futuras de las jóvenes madres y de sus hijos.

Las niñas también pueden perder la oportunidad de ir la escuela por otras razones. Según se informa, no es raro que los profesores varones den buenas notas a las jóvenes a cambio de favores sexuales. Silenciadas debido al miedo, y sin saber dónde ni cómo buscar ayuda, las niñas suelen abandonar los estudios. Las denuncias son mínimas, y ​​los perpetradores rara vez comparecen ante la justicia por sus crímenes.

Calidad, no cantidad

En Mozambique ha habido algunos avances positivos en la educación, que Chris Steele-Perkins destaca en una película sobre el sistema educativo.

En las últimas dos décadas se ha producido un aumento considerable en el número de escuelas, y la matriculación se sitúa en el 95%. Sin embargo, sólo el 60% de los niños completan su educación básica.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Mozambique/2012/Patrick Zachmann/Magnum Photos/MOZA2012-00201
Con su bebé, Rustina, a la espalda, Isabel lleva a su hijo Idlio a la escuela. Idlio tiene discapacidades mentales y físicas. Los niños con discapacidad en Mozambique corren un mayor riesgo de no recibir una educación.

Con el apoyo de UNICEF, las escuelas amigas de la infancia contribuyen a retener a los estudiantes para que completen los años de educación que los alumnos necesitan para alcanzar su potencial. Las escuelas amigas están diseñadas para crear un ambiente en torno a los niños que sea seguro, sano y propicio para el aprendizaje. “Antes, los alumnos en el aula eran meros objetos”, dice Angelina Avelino, directora de una escuela amiga de la infancia. “Los alumnos ahora se involucran y participan activamente”.  

Agua y saneamiento

El crecimiento puede llevar a que surjan nuevos problemas, como descubre el fotógrafo Ian Berry en su película sobre el agua y el saneamiento.

Las pequeñas ciudades en Mozambique están creciendo rápidamente, en parte debido a un rápido desarrollo económico, así como a la migración y al crecimiento natural de la población.

Pero la rápida expansión ha superado la capacidad de los gobiernos locales para prestar servicios esenciales, tales como el acceso a servicios de agua y saneamiento adecuados; debido a ello, las infraestructuras están obsoletas y apenas pueden dar abasto. Este fenómeno se observa en muchas zonas de Mozambique. Las consecuencias para la población, especialmente los niños, pueden ser graves.

Por ejemplo, “debido a que no hay una gran cantidad de agua, los niños van al río, y esto pone en peligro nuestra salud”, explica el concejal de la comunidad Domingo Sarmento Collette. 

“Necesitan dignidad”

En “Niños invisibles”, Patrick Zachmann explora la discapacidad en Mozambique. El Sr. Zachmann se reúne con los niños y sus familias, así como con activistas como Ricardo Moresse, director del Foro de Asociaciones para la Discapacidad de Mozambique, que está trabajando para fortalecer la capacidad del país para ofrecer educación y servicios inclusivos.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Mozambique/2012/Alex Webb/Magnum Photos/MOZA2012-00037
Al capacitar a los niños para crear programas de radio y televisión para otros niños, la Red Participativa de Medios de Comunicación para los Derechos del Niño está proporcionando una plataforma para que los jóvenes ciudadanos del país hagan oír su voz.

La vida para los niños que viven con discapacidad puede ser un reto en Mozambique. Con demasiada frecuencia, los niños con discapacidad son víctimas de la discriminación y el estigma. A menudo se les mantiene en casa o en una institución, tal vez sin recibir educación alguna.

“Estos niños no necesitan caridad, necesitan dignidad”, dice el Sr. Moresse.

Hacer oír las voces

Escuchar las voces de los niños de Mozambique es fundamental para hacer frente a sus problemas. Sin embargo, a pesar de que más de la mitad de la población es menor de 18 años, los niños son la mayoría silenciosa que rara vez se escucha, incluso en los asuntos que les afectan.

La Red participativa de medios de comunicación para los derechos del niño, en la que se centra el fotógrafo de Magnum Alex Webb, está poniendo fin a este silencio con una programación realizada por los niños para los niños en más de 50 estaciones de radio y televisión de todo el país. Unos 1.400 niños participan en la red, que atrae principalmente a un público joven, pero también trata de involucrar a los adultos en los debates y discusiones.

“He aprendido muchas cosas nuevas”, dice Delfina Lopes Zeca, una presentadora de un programa de radio infantil. “Gracias a mi experiencia soy capaz de hablar a otros niños acerca de sus derechos, de decirles que son iguales a los demás y que desempeñan un papel importante en la sociedad”.


 

 

Fotografía UNICEF: Protección de la infancia

Búsqueda