Mozambique

Las comunidades de Mozambique lideran el saneamiento

Por Shantha Bloemen

DEWE, Mozambique, 19 de julio de 2011. Chingore Manuel Mabeto, jefe de la aldea a sus 65 años, recuerda la frecuencia con la que los brotes de cólera solían azotar a los residentes jóvenes y ancianos de la comunidad.

Chingore Manuel Mabeto, jefe de la aldea, inspecciona una de las letrinas de Dewe, en la región central de Mozambique, donde todas las 159 familias locales construyeron sus propios retretes con materiales fácilmente disponibles.  Véalo en RealPlayer

 

Orgulloso abuelo de 12 nietos, de los que muchos viven con él en un complejo de casas de adobe, conoce de primera mano lo peligrosos que esos brotes pueden resultar para los niños de corta edad, especialmente si también padecen desnutrición.

En Mozambique, al igual que en muchos países del África subsahariana, las enfermedades transmitidas por el agua y debidas a un saneamiento deficiente todavía se cuentan entre las principales causas de la mortalidad de los menores de cinco años. Estos niños son especialmente vulnerables a la deshidratación por diarrea.

Sin embargo, una tremenda metamorfosis está sucendio en silencio en la aldea de Mabeto de nombre Dewe, una comunidad de tan sólo poco más de 800 personas oriundas de la provincia ganadera de Manica, situada en la región central de Mozambique.

Una solución local

El enfoque de esta comunidad respecto del saneamiento ha reducido de manera espectacular los casos de enfermedades transmitidas por el agua. En las aldeas como Dewe donde también se ha erradicado la defecación al aire libre, el número de casos de diarrea ha caído de forma llamativa.

Tan sólo hace un año, Mabeto recibió una visita de los funcionarios del Departamento provincial de obras públicas y UNICEF, quienes le pidieron que reuniera a la comunidad para una demonstración en público.  En lo que se denomina un "ejercicio para despertar conciencia", los visitantes ilustraron los peligros del contacto con las heces cuando éstas se mezclan con los alimentos y el agua.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Chingore Manuel Mabeto, jefe de la aldea, inspecciona una de las letrinas de Dewe, en la región central de Mozambique, donde todas las 159 familias locales construyeron sus propios retretes con materiales fácilmente disponibles

Con la revelación sencilla pero impresionante de que su propia salud estaba intrínsecamente ligada al saneamiento, cada una de las 159 familias de Dewe comenzó a trabajar en la construcción de su propio retrete mediante el empleo de ladrillos de adobe, tablones de madera y otros materiales fácimente disponibles.

Reducción de las enfermedades

“Nos sentamos en calidad de jefes y estudiamos la cuestión, y luego construimos las letrinas", explica Mabeto durante una visita a una familia para la inspección de su letrina. "Ahora nadie se va entre los matorrales", añade. "De este modo ya se han reducido las enfermedades".

La flexibilidad que permitieron los materiales de construcción fácilmente disponibles impidió que los costes supusieran una excusa. "Muchas familias preferirían usar cemento para el suelo en vez de tablones de madera pero es caro", señaló Mabeto.

El retrete que está inspeccionando tiene paredes de adobe y una base de madera, sellada con tierra y una tapa de quita y pon para mantener alejadas a las moscas. En el exterior, un contenedor de agua se asienta en un puesto de madera con un vaso pequeño y una pastilla de jabón. Mabeto comprueba el retrete para ver el grado de limpieza y les recuerda a los niños de la casa que se laven las manos con jabón después de usarlo.

La iniciativa "Un millón"

Dewe es sólo una de los cientos de comunidades desperdigadas en las tres provincias mozambiqueñas libres de la defecación al aire libre. Forman parte de un plan ambicioso –la iniciativa "Un millón"– que transforma la manera en que las comunidades rurales y pobres conciben el saneamiento. 

Con 45 millones de dólares estadounidenses financiados por el Gobierno de los Países Bajos, el Gobierno de Mozambique y UNICEF, el programa tiene como objetivo 18 distritos de las tres provincias de Manica, Sofala y Tete. Ya se aproxima a su objetivo para 2013 de proporcionar acceso a agua potable y saneamiento adecuado a un millón de mozambiqueños.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Los nietos de Chingore Manuel Mabeto ahora tienen acceso a un saneamiento adecuado en el momento en que Dewe, su aldea natal, ha sido declarada libre de defecación al aire libre.

“La meta de esta iniciativa no es sólo llegar hasta un millón de personas sino cambiar toda la perspectiva acerca del modo en el que el país acomete el saneamiento rural", afirma el Dr. Samuel Godfrey, Jefe de Agua y saneamiento de UNICEF en Mozambique.

Esta atención puesta en la transformación de las actitudes respecto de la defecación al aire libre está vinculada a la mejora global de la salud, porque depende del uso que cada miembro de la comunidad –no sólo unos pocos hogares afortunados– hace de los retretes.

Un enfoque dirigido por la comunidad

Mabeto, vestido con su mejor camisa y chaqueta, hace el trayecto de 3 km en un día soleado hacia la carretera principal, desde su rancho hasta un hotel y centro de conferencias cercanos. Por primera vez en su vida, él es el invitado.

Él y centenares de otros jefes comunitarios reciben el reconocimiento por sus esfuerzos para que sus aldeas se deshicieran de la defecación al aire libre. Junto con los demás, Mabeto recoge su certificado y estrecha la mano a Cadmiel Muthemba, Ministro de Obras públicas y vivienda.

Esta ceremonia de premios, que ahora se celebra anualmente, refuerza la importante contribución de cada comunidad para la mejora de, no sólo su propia salud, sino la del país en su conjunto. El enfoque dirigido por la comunidad se ha aprobado como parte del plan nacional de saneamiento y otros aliados en el desarrollo lo suscriben, para ayudar a garantizar que será la norma en todo Mozambique. 


 

 

Búsqueda