Mozambique

Una ciudad costera de Mozambique trata de recuperarse después del ciclón Favio

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2007/Delvigne-Jean
Durante un consulta rutinaria los niños son pesados en el hospital de Vilanculo que se vio fuertemente afectado por el ciclón Favio que azoto esta población en Mozambique.

Por Sarah Crowe

VILANCULOS, Mozambique, 28 de febrero de 2007 – Sólo 48 horas después de que el ciclón tropical Favio arrasara varios sectores de esta tranquila ciudad costera de Mozambique, la gente de Vilanculos comenzó a tratar de reparar los destrozos, arreglando techos y cables eléctricos, talando árboles a punto de caer, transportando techos de calamina y barriendo los escombros.

Lo más notable fue que muy pocas personas murieron o sufrieron daños en la zona. Incluso durante las primeras horas del ciclón nacieron tres bebés.
Pero los daños materiales han sido grandes. El mercado principal se derrumbó, dejando numerosos escombros. En algunas partes había láminas sólidas de metal enroscadas como si fueran papel en torno a las farolas.

El ciclón causó destrozos en unas 130.000 casas y desplazó a casi 160.000 personas –la mitad de ellos niños y niñas– que actualmente están viviendo en campamentos provisionales.

Prevención de brotes de enfermedades

Tan pronto como pasó el ciclón, UNICEF montó tiendas de campaña para su uso como nuevos pabellones provisionales del hospital principal de esta ciudad. UNICEF comenzó también a trabajar con las autoridades locales para utilizar tiendas de campaña como escuelas temporales y para asegurar que hubiesen nuevos maestros disponibles para trabajar en estas instalaciones.

La falta de agua potable después de la tormenta conlleva el peligro de que se produzcan brotes de enfermedades transmitidas por el agua, como la diarrea y el cólera. Para proteger a la población contra estas amenazas, el personal de UNICEF ha instalado recipientes de agua en puntos principales de la ciudad y está trabajando con las comunidades para construir letrinas. Además, ha distribuido cloro para la depuración del agua, bidones para transportar agua, folletos informativos sobre cómo prevenir el cólera, alimentos complementarios, botiquines de emergencia y mosquiteros tratados con insecticidas.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2007/ Delvigne-Jean
En Vilanculos, sentados frente a lo que quedo de su casa tras el ciclón que arraso la costa de Mozambique, la administradora de la escuela Sandra Alberto y su hijo de 5 años.

El ejército de Mozambique se ha desplegado para ayudar en la reconstrucción de las casas, escuelas, hospitales y la infraestructura general.

“El Gobierno de Mozambique ha estado utilizando al ejército de manera muy útil en lo que se refiere a la gestión del desastre”, dijo el Oficial de Agua y Saneamiento de UNICEF, Antero Pina. “Han montado tiendas de campaña, han distribuido recipientes de agua, han construido letrinas. Estamos muy contentos con su colaboración”.

Pérdida de días escolares

El ciclón destruyó alrededor de 220 escuelas. Las autoridades locales han calculado que llevará cinco semanas reconstruir las escuelas dañadas, un trabajo para el que se necesitan láminas de zinc, columnas de madera y clavos. UNICEF trabaja con las autoridades para suministrar estos materiales de construcción.

Los niños y niñas, que no pueden acudir a clase, observan con tristeza los escombros de sus antiguas aulas. Los funcionarios de educación están preocupados ante la pérdida que esto supone para su escolarización.

Mientras la administradora de una escuela, Sandra Alberto, camina a través de las ruinas de su oficina, recuerda la noche del ciclón, cuando ella y sus hijos tuvieron que correr para refugiarse durante las primeras horas del amanecer.

“Había láminas de zinc que volaban de un lugar a otro. Tuvimos que correr para encontrar refugio donde pudimos, pero era imposible salir afuera”, dice la Sra. Alberto. “Tuvimos que agarrar fuertemente a los niños porque los vientos eran tan fuertes que teníamos miedo de que se los llevaran”.

Preparándose para el futuro

El ciclón Favio golpeo la costa oriental de Mozambique justo dos semanas después de que las inundaciones hubieran destruido los hogares de 160.000 personas más al norte, en el valle del Zambezi.

“Es raro que un país sufra dos situaciones de emergencia simultáneas a gran escala en un periodo tan corto de tiempo”, dijo la Representante del UNICEF en Mozambique, Leila Pakkala. “Mozambique respondió rápidamente a las inundaciones, pero todos nuestros problemas relacionados con el agua y el saneamiento, la vivienda, la salud y la educación se han agravado después de este terrible ciclón”.

Hay otras dos tormentas formándose en el Océano Índico: el ciclón tropical Gamede y el ciclón tropical 16S. Ambos están ganando fuerza y se dirigen hacia Madagascar. UNICEF está supervisando su trayectoria.

Val Wang contribuyó a esta historia en Nueva York.


 

 

Vídeo (en inglés)

27 febrero 2007:
La corresponsal de UNICEF Sarah Crowe informa desde Mozambique sobre las consecuencias del ciclón Favio.
 VIDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Audio (en inglés)

28 febrero 2007:
Antero Pina, responsable de los programas de agua y saneamiento de UNICEF habla sobre los esfuerzos para ayudar a las familias afectadas de Vilanculos, Mozambique.

 Audio escuchar

Ensayo fotográfico

Búsqueda