República de Moldova

En Moldova se abolirán celdas de aislamiento para jóvenes

Imagen del UNICEF
© UNICEF Moldova/McConnico/2010
La Representante de UNICEF en Moldova, Alexandra Yuster (izq.), el Jefe de la Delegación de la Unión Europea en Moldova, Dirk Schuebel (dcha.) y el senador francés, Robert Badinter, durante una visita a las instalaciones de detención para menores en Kishinev, Moldova.

Por Angela Munteanu

KISHIVEV, Moldova, 29 de abril de 2010 – En una visita promocional a Moldova este mes, el senador francés Robert Badinter, conocido por supervisar la abolición de la pena de muerte en Francia, pidió al Gobierno moldovo que avanzara las reformas del sistema judicial de menroes del país.

El sistema de justicia moldovo ha sido el foco de la atención internacional desde que el malestar político, que siguió a la elección parlamentaria del país en abril de 2009, condujo a unos informes de violencia contra los niños que habían cometido actos contrarios a la ley.

Tratamiento de menores

Durante su visita, Badinter visitó la penitenciaría donde quedan recluidos los menores en Moldova en detención preventiva y se reunieron con jóvenes que habían sido retenidos durante más de un año. Visitó celdas de sólo 20 metros cuadrados que ocuparon hasta 10 jóvenes, así como las celdas de aislamiento.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Moldova/McConnico/2010
El senador francés, Robert Badinter, (segundo por la dcha.) recorrió la penitenciaría nº 13 en Kishinev, la capital de Moldova, durante una visita reciente. De izq. a dcha. Alexandra Yuster, Representante de UNICEF en Moldova; Alain Sales, periodista de “Le Monde”; Robert Badinter, senador francés; y Sorin Hanganu, Oficial de Protección de Niño de UNICEF en Moldova.

El senador también aprendió acerca de otros desafíos arraigados en el sistema de administración de justicia, incluidas las penas de larga duración y la falta de la adecuada asistencia letrada.

La visita –organizada por UNICEF y la Embajada de Francia, en cooperación con la Delegación de la Unión Europea y el Consejo de Europa– trajo a varios miembros prominentes de la comunidad internacional a Kishinev. Acompañaron a Badinter el Ministro de Justicia moldavo, Alexandru Tanase; el Jefe de la Delegación de la Unión Europea en Moldova, Dirk Schuebel; y Alexandra Yuster, la Representante de UNICEF en Moldova. Badinter también tuvo un encuentro con el Fiscal General de Moldova, Valeriu Zubco, y con representantes de la sociedad civil y de los medios de comunicación.

"Las condiciones son inhumanas"

Después de su visita, Badinter acentuó la necesidad de reformar la mayor parte de lo que había visto, añadiendo que quedó “impresionado por los ecos del pasado”. Entre otros cambios, recomendó que las autoridades moldavas cierren urgentemente las celdas de aislamiento para menores.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Moldova/McConnico/2010
La Representante de UNICEF en Moldova, Alexandra Yuster, habla con unos niños durante una visita reciente a Kishinev, la capital del país.

“Las condiciones de detención son inhumanas, los presos tienen un espacio limitado, [y] no tienen condiciones sanitarias,” dijo Badinter. “Esta situación debe cambiar... la democracia en un país no acaba a las puertas de la cárcel”.

Dirk Schuebel, Jefe de la Delegación de la Unión Europea en Moldova, reiteró la necesidad de un nuevo sistema de administración de justicia para los jóvenes donde la detención sea un último recurso. Observó que, para este fin, la Unión Europea apoya actualmente reformas del sistema judicial y penitenciario en todas las regiones de Moldova.

El Ministro de Justicia de Moldova, Alexandru Tanase, afirmó que la justicia juvenil es un área de prioridad de la reforma del Gobierno. “Lo que usted acaba de ver es absolutamente inaceptable en un estado democrático”, dijo Tanase. “El futuro europeo de Moldova depende de cómo se reorganice el sistema de los correccionales”.

Nuevos compromisos con los derechos del niño

Tras la visita en defensa de la causa, el Ministerio de Justicia moldavo fijó un compromiso para cerrar las celdas de aislamiento.

El Fiscal General de Moldova, Valeriu Zubco, también acordó crear una unidad especial para supervisar la situación de los menores detenidos preventivametne durante largos períodos de tiempo. Zubco aseguró a Badinter que se realizarían todos los esfuerzos para hacer cumplir las leyes moldovas que limita a cuatro meses la detención preventiva de los menores.

La Representante de UNICEF en Moldova, Alexandra Yuster, destacó los requisitos de la Convención sobre los Derechos del Niño, que anima a los Estados parte a considerar la edad de un niño y el potencial de reintegración cuando él o ella cometen actos en contra de la ley.

“Los enfoques punitivos no ayudan, ni a los niños, ni a sus comunidades,” dijo ella.

UNICEF y sus aliados están comprometidos a apoyar al Gobierno de Moldova en sus esfuerzos para poner en práctica un sistema de administración de justicia para menores basado en los principios de la Convención. Esto significa hacer un llamamiento en pro de la justicia reparadora –que pone de relieve la reintegración social en vez del castigo– en el caso de los niños y niñas que cometen actos en contra de la ley.


 

 

Búsqueda