Panorama: México

Unos niños y niñas migrantes de México exponen sus experiencias y piden el respeto de sus derechos

Imagen del UNICEF
© UNICEF México/Rocío Ortega
Una de las niñas participantes muestra un libro de fotos.

MÉXICO D.F., México,  octubre de 2009 - Decenas de niños, mayoritariamente menores de 12 años de edad, se reunieron en la Ciudad de México para compartir entre ellos y dar a conocer a la sociedad una dura experiencia en la que ya son veteranos: la migración.

Se trata de hijos de jornaleros agrícolas y trabajadores mexicanos y centroamericanos que han tenido que dejar su lugar de origen en busca de un empleo.

Las experiencias de estos niños incluyen traslados a diversos estados dentro de México, a Estados Unidos y, en otros casos, desde Centroamérica a México, acompañando y ayudando a sus progenitores que trabajan como jornaleros agrícolas. Según los maestros presentes asistentes al acto, muchos de estos niños nunca habían tenido la oportunidad de dormir en una cama ni de beber jugo de frutas.

En la Ciudad de México se celebró del 19 al 23 de octubre la “Semana nacional de migración”, donde un grupo de niños y niñas migrantes, sus padres, madres y maestros participaron en las “Jornadas con niñas y niños migrantes: La voz de los migrantes en la educación”.

Durante una visita al edificio central de la Secretaría de Educación Pública, los niños admiraron los murales del pintor mexicano Diego Rivera.

Los niños, sus progenitores y maestros trabajaron posteriormente en la preparación de la mesa de diálogo llamada: “Educación cultura y derechos de la infancia: migrante/migrarte”, en la que los migrantes conversaron con fotógrafos, una periodista, una guionista de cine y una documentalista.

“No permitan que los niños trabajen”

Imagen del UNICEF
© UNICEF México/Rocío Ortega
La esposa del Presidente de México, Margarita Zavala, atendió a las preguntas formuladas por los niños.

Esta fue la primera ocasión en que los niños pudieron hablar con creadores, artistas y periodistas, así como con diputados y con Margarita Zavala, esposa del presidente de México. En varios foros, tomaron con determinación el micrófono e hicieron oís sus voces.

Un joven muchacho del estado mexicano de Guerrero y que viaja junto con sus padres a los campos agrícolas le dijo a Zavala: “Como tu esposo es el Presidente del Gobierno, quisiera pedirle que los niños no trabajaran, que no permitieran que los niños trabajen porque se pueden morir”.

Los niños reiteraron sus peticiones: mejores empleos para que sus padres no tengan que emigrar a Estados Unidos y becas para que puedan continuar sus estudios.

Durante su encuentro con artistas y creadores los niños dejaron salir su espíritu creativo y echaron a volar su imaginación para exponer cómo es su vida y también cómo les gustaría que fuera.

Entusiasmado, un improvisado camarógrafo y varios niños aspirantes a actores jugaron mientras recreaban una escena de su vida cotidiana en los campos agrícolas.

El compromiso de los diputados mexicanos

Imagen del UNICEF
© UNICEF México/Rocío Ortega
Durante los foros, los niños y niñas pudieron hablar con creadores, artistas y periodistas y compartieron sus experiencias en torno a la migración.

El 22 de octubre, los niños y sus progenitores se trasladaron a la Cámara de Diputados de México donde hablaron sobre su situación, derechos y necesidades a los parlamentarios de las comisiones de Derechos Humanos, Desarrollo Social, Grupos Vulnerables, Cultura y Asuntos Indígenas de la actual legislatura. Los niños expresaron su deseo de continuar sus estudios, la necesidad de contar con escuelas y con maestros bilingües y trilingües (en español, lenguas indígenas y en inglés).

Los padres de familia que acompañaban a los niños expresaron sus deseos de que sus hijos tengan acceso a salud, educación y mejores condiciones de vida.

Los maestros expusieron sus vivencias y necesidades mediante la lectura de un extenso texto que narró la “invisibilidad” de los migrantes.
 
Los diputados se comprometieron a luchar por un aumento en los presupuestos, destinado a políticas públicas en interés de estos niños y a enmendar las leyes para asegurar que los niños y niñas jornaleros migrantes obtengan los documentos que certifiquen su educación, con independencia de que viajen con sus padres y cambien de escuela para que puedan continuar sus estudios.

Además de haber participado en la planificación y organización de estas actividades, UNICEF realizará un seguimiento con las diferentes comisiones de la Cámara de Diputados de México para ver la evolución de los temas planteados por los niños y niñas migrantes.


 

 

Búsqueda