Panorama: México

En Tabasco, México, las inundaciones afectan a un millón de pobladores, una tercera parte de los cuales son niños y niñas

Imagen del UNICEF
© AP Photo/Rocio
Varias familias evacuan sus hogares en Tabasco como resultado de las violentas inundaciones desencadenadas por una semana de lluvias intensas en la región sudoriental de México.

Por Monica Sayrols

MÉXICO D.F., México, 2 de noviembre de 2007 – Más de un millón de pobladores del Estado de Tabasco, en la región sudoriental de México, sufrieron las consecuencias de las peores inundaciones en más de 50 años.

Miles de familias continúan aisladas en sus viviendas con graves dificultades para obtener medicamentos o alimentos. Muchas otras familias e individuos se han visto obligados a abandonar sus hogares debido a la crecida de las aguas. En casi todos los casos, los damnificados tienen acceso limitado al agua potable.

En el marco de lo que ha sido descrito como uno de los peores desastres naturales en la historia del país, los equipos de emergencia tratan de rescatar a las familias que se vieron obligadas a buscar refugio en los techos de sus viviendas, mientras se hacen esfuerzos denodados para ofrecerles albergue de emergencia. Mientras tanto, los pronósticos meteorológicos indican la posibilidad de intensas lluvias durante el fin de semana.

Estado de emergencia

“La situación es extraordinariamente grave”, señaló el Presidente de México, Felipe Calderón, durante un mensaje a la nación que pronunció tras visitar Tabasco. El Sr. Calderón también realizó un llamamiento general para que la población ayude efectuando donaciones en cuentas bancarias especialmente establecidas para esos fines y donando elementos de primera necesidad, como agua, alimentos envasados, suministros médicos básicos, prendas de vestir y utensilios de cocina.

Imagen del UNICEF
© El Universal News Agency
Vista aérea de las calles inundadas en una ciudad del Estado de Tabasco, en México.
En todo Tabasco rige el estado de emergencia, y su gobernador, Andrés Rafael Granier Melo, comentó que la situación es “similar a las inundaciones de 2005 en Nueva Orleáns, que fue devastada por el huracán Katrina”.

El ejército evacuó ayer el centro de Villahermosa, la capital de Tabasco, debido a la rotura de los diques del Río Grijalva, cuyas aguas anegaron la ciudad. Ahora, el centro de Villahermosa ha quedado absolutamente aislado.

Daños y respuesta de emergencia

El desastre natural ha afectado a más de la mitad de la población del estado, un 26% de la cual es menor de 18 años de edad. Según diversos informes, las aguas cubren toda la superficie sembrada de Tabasco, y un 70% de las escuelas del Estado han sufrido daños debido a las lluvias y las inundaciones.

“UNICEF dispone de suministros básicos y se prepara para brindar a las familias materiales y elementos de emergencia y artículos escolares en apoyo a las labores de socorro nacionales”, explicó Daniel Camazón, Representante Adjunto de UNICEF en México. “UNICEF también ha ofrecido ayuda en materia de recuperación psicosocial de los niños y niñas y brinda apoyo a las autoridades locales para garantizar la reanudación de las clases escolares a la brevedad posible y en las mejores condiciones posibles”.

El Ministerio de Salud expresó preocupación ante el peligro de que se desaten epidemias de cólera, dengue y otras enfermedades gastrointestinales. El Equipo de Emergencia de las Naciones Unidas en México también coordina esfuerzos de ayuda a la población del Estado de Tabasco.


 

 

Audio (en inglés)

2 de noviembre de 2007: Daniel Camazón, Representante Adjunto de UNICEF en México, se refiere a las catastróficas inundaciones ocurridas en el Estado de Tabasco.
AUDIO escuchar

Búsqueda