Centro de prensa

Statement

Declaración de Ann M. Veneman, Directora Ejecutiva de UNICEF Día Internacional de la Mujer de 2009

8 March 2009: Hombres y mujeres unidos para poner fin a la violencia contra las mujeres y niñas

Este año, el Día International de la Mujer está dedicado a una cuestión que llena de vergüenza al mundo. 

Día tras día, en todo el mundo hay mujeres y niñas que son víctima de la violencia doméstica, la explotación y el abuso sexual, y la trata de personas. Con frecuencia, esos crímenes quedan impunes.
 
Además, las violaciones y otras formas de violencia sexual se emplean como arma de guerra en las situaciones de conflicto armado.

En algunos lugares, como la República Democrática del Congo, donde los conflictos han dejado un saldo de unos cinco millones de muertes, las sobrevivientes de la violencia sexual sufren terribles lesiones físicas y emocionales, contraen el VIH y el SIDA y quedan embarazadas contra su voluntad. Se trata de crímenes que suelen tener consecuencias devastadoras a largo plazo para la vida de las mujeres y niñas afectadas y para las sociedades en general.

Los efectos de la violencia reducen la capacidad de las mujeres de satisfacer las necesidades físicas y psicológicas de sus hijos, y esto, a su vez, afecta de manera negativa el desarrollo de las aptitudes sociales y el bienestar social de esos niños y niñas.

Los hombres y los niños pueden desempeñar un importante papel con respecto a la eliminación de la violencia contra las mujeres y niños. Una manera de lograrlo consiste en instituir programas y desarrollar actividades que eduquen a los hombres y niños para que sean más responsables y dejen de lado las actitudes y prácticas que perpetúan la violencia.

En mis viajes he conocido muchas mujeres y niñas que habían sido víctimas de la violencia, incluso de la violencia sexual. Nunca olvidaré el dolor que vi en sus ojos. Es evidente que sus vidas han sido alteradas para siempre.

Colaborar para eliminar la violencia contra las mujeres y los niños no sólo es una obligación sino un imperativo moral de todas las personas del mundo. 

###

Par obtener más información, sírvase dirigirse a:

Christopher de Bono, Sección de Medios de Difusión de UNICEF, Nueva York, 1-212-326-7984, cdebono@unicef.org


 

 

 

 Enviar artículo

 Imprimir artículo

Búsqueda