Centro de prensa

Comunicado de prensa

En el Día del Niño Africano, las emergencias crónicas de África exigen atención

A punto de reunirse el Grupo de los Ocho, UNICEF insta a las naciones ricas a aumentar la financiación de las emergencias silenciosas

© UNICEF/HQ04-0946/Noorani
Un niño en el campamento Krindig para desplazados en Darfur occidental

NUEVA YORK, 14 de junio de 2005- A mediados del año en curso, algunas de las más persistentes emergencias de África se encuentran seriamente subfinanciadas. Tan sólo dos de diez países con emergencias recurrentes están en vías de alcanzar las metas de financiación propuestas por UNICEF, pero la mayoría apenas si ha llegado a la mitad.

Los cinco países africanos con emergencias recurrentes que disponen de menos fondos son Angola (14%), Liberia (18%), Burundi (19%), Guinea (20%) y Eritrea (24%).

“Los peores déficits en financiación afectan a países que se están recuperando de un conflicto civil o que se encuentran en medio de él. Ninguno de estos países aparece en las noticias del mundo, pero sus situaciones son calamitosas y exigen urgente atención”, dijo Dan Toole, Director de Programas de Emergencia de UNICEF. “En cada uno de estos países las mujeres y los niños son las primeras víctimas y los que sufren por más tiempo”.

Liberia está luchando por recuperarse luego de una guerra civil de quince años que terminó en 2003. Un análisis de los objetivos de la financiación de emergencia hecho por UNICEF llegó a la conclusión de que Liberia nunca ha pasado la meta del 50%. Más de 11.000 soldados menores de edad han sido desarmados en los dos últimos años, pero hay una escasez crónica de fondos para reintegrarlos a la sociedad. La necesidad más perentoria es de dinero para la educación. Más de medio millón de niños y niñas perdieron años de escolaridad debido al conflicto y los programas de aprendizaje acelerado son su mejor esperanza de un futuro mejor.

En Burundi aún se libran combates esporádicos pese a los intentos de conversaciones de paz. El conflicto de ocho años ha conducido al continuo reclutamiento de soldados menores de edad. La desnutrición se cierne sobre más del 50% de la población infantil. Sólo la mitad de los niños y niñas del país están matriculados en la escuela.

Guinea padece los efectos de los conflictos armados en los países vecinos. Las guerras en Costa de Marfil, Liberia y Sierra Leona se han infiltrado en Guinea, obligando a gran número de personas a abandonar sus hogares y a mudarse a campamentos carentes de recursos para los desplazados internos.

“Los desastres naturales tienden a estar mejor financiados que los países afectados por largas contiendas civiles, pero la excepción a esta regla es Eritrea”, añadió Toole.

Cinco años de extensa sequía y de malas cosechas han arruinado a Eritrea. En la actualidad, 2,3 millones de personas se encuentran necesitadas de ayuda alimentaria, entre ellas 300.000 niños y mujeres embarazadas. La vecina Etiopía ha sido igualmente afectada por la sequía. Más de 150.000 niños están gravemente desnutridos, y casi medio millón padece de alguna forma de desnutrición. Sin embargo, la financiación para Etiopía sólo ha llegado hasta ahora al 32% de la meta propuesta para este año.

Aunque se trata de un país rico en recursos naturales, la secuela de 27 años de guerra civil sigue imponiendo un alto costo en Angola. Este país está en el tercer lugar entre los países con la peor tasa de mortalidad infantil en todo el mundo, casi un tercio de los niños y niñas angoleños se encuentran desnutridos y la mitad de la población no tiene acceso a agua potable. El reciente brote del virus mortal Marburg sólo ha venido a añadirse a la miseria del país. Se necesitan inversiones a largo plazo para sacar al país de la extrema pobreza.

El cuadro de financiación para la crisis de Darfur –relativamente reciente y del que se tiene mejor información– es igualmente sombrío. Casi dos millones de personas han abandonado sus aldeas para irse a vivir a campamentos que ofrecen poca protección de cualquier ataque ulterior. Las enfermedades y la desnutrición siguen afectando a la población desplazada, que ahora ha perdido dos temporadas sucesivas de siembra. Pese a aparecer en los titulares noticiosos de todo el mundo, Darfur sólo ha alcanzado el 30% de sus metas de emergencia para este año.

Otros países africanos que no han llegado a alcanzar este año el 50% de sus metas de financiación para emergencias son la República Centroafricana (17%), República del Congo (Brazzaville) (7%), Costa de Marfil (18%), Malawi (0), Tanzania (16%) y Uganda (48%).

UNICEF celebra la decisión del Grupo de los Ocho de cancelar la deuda de 14 naciones africanas, haciendo notar que de la lista de emergencias recurrentes de África, sólo Etiopía y Uganda se encuentra entre las naciones a las que les han condonado la deuda. UNICEF insta también a los líderes del G8 a considerar un aumento de la ayuda a las naciones africanas, particularmente a las que van de una crisis en otra.


  *  *  *

Para más información diríjase a:

Oliver Phillips, UNICEF, Medios de difusión en Nueva York: (1 212) 326 7583, ophillips@unicef.org
Gaelle Bausson, UNICEF, Medios de difusión en Nueva York: (1 212) 326 7269, gbausson@unicef.org


 

 

 

Vídeo (en inglés)

15 junio 2005:
Sabine Dolan informa sobre el “Día del Niño Africano”

Anchura de banda:
baja | alta
(Real player)

Búsqueda