Centro de prensa

Comunicado de prensa

El enfoque integrado en pro de la supervivencia infantil ha dado muy buenos resultados, concluye el UNICEF

Se calcula que en varios países de África Occidental la tasa de mortalidad infantil ha descendido en un 20%

GINEBRA, 16 de mayo de 2005 – En el marco de la Asamblea Mundial de la Salud, la Sra. Ann M. Veneman, Directora Ejecutiva del UNICEF, anunció que el enfoque integrado en pro de la supervivencia infantil, diseñado para brindar un conjunto de servicios sanitarios esenciales a los niños y las niñas de comunidades de difícil acceso, ha tenido resultados extraordinarios.

Luego de tres años de ampliar la cobertura de las intervenciones básicas de salud, el UNICEF calcula que la tasa de mortalidad infantil ha descendido un promedio de un 20% en los 16 distritos donde el programa se aplicó en su totalidad, y un 10% donde se aplicó parcialmente.

“Los primeros resultados de esta iniciativa son notables”, dijo la Sra. Veneman durante la sesión plenaria de la Asamblea Mundial de la Salud, que se llevó a cabo en esta ciudad. “Los resultados han superado las expectativas y han demostrado lo mucho que se puede lograr en un período corto de tiempo con la contribución de la ciencia y un enfoque integrado”.

El Programa Acelerado de Supervivencia y Desarrollo Infantil se puso en marcha a comienzos de 2002 en cerca de 100 distritos de 11 países del África Occidental.

El programa Acelerado reúne en un paquete integrado y económico las intervenciones sanitarias más eficaces para las mujeres embarazadas, los recién nacidos y la niñez. Incluye inmunización para los niños, las niñas y las mujeres embarazadas, así como también estímulo a la lactancia materna. Además, comprende la distribución de micronutrientes vitales, sales de rehidratación oral para el tratamiento de la diarrea y mosquiteros para proteger a los niños y a las mujeres contra el paludismo. Las diversas intervenciones han sido muy bien acogidas y se están aplicando en el mundo entero. Con el nuevo sistema, es posible llegar a la población de una manera organizada y eficiente.

Financiado por el Gobierno del Canadá e iniciado por el UNICEF, el modelo para el Programa Acelerado se desarrolló con la participación de aliados y expertos de diversos campos de actividad, entre ellos, gobiernos y ministerios de salud, la Organización Mundial de la Salud, el Banco Mundial, numerosas ONG y líderes de las comunidades locales. El modelo se apoya en la participación de todos aquellos que tienen algo que ver con la salud de la infancia y de las mujeres.

Cómo funciona el programa

Uno de los aspectos fundamentales del programa ASDI es su interés especial en ampliar la cobertura sanitaria a comunidades carentes de servicios adecuados, valiéndose de sus servicios de extensión, a fin de beneficiar a la gente dondequiera que se encuentre. Los servicios de extensión van acompañados de programas educativos para capacitar a las familias en prácticas de salud que beneficien a sus hijos y que se puedan aplicar en el hogar.

De acuerdo con el UNICEF, supervisar continuamente la respuesta de la población a las intervenciones, como el uso de los mosquiteros, ha contribuido significativamente al éxito del programa.

La constante evaluación de la gestión permite que los administradores del proyecto identifiquen y solucionen los problemas, como el acceso inadecuado o la baja demanda.

Para garantizar la continuidad del programa, se firman “contratos basados en el rendimiento” a nivel local con todos los participantes, desde ministros de salud hasta pequeñas ONG comunitarias. Los contratos establecen la responsabilidad específica de cada asociado.

Según el UNICEF, otra razón por la que esta iniciativa ha sido tan exitosa es que, en lugar de crear una nueva estructura, aprovecha los recursos con que cuentan los gobiernos para actualizar sus propios sistemas de salud.

El programa ASDI se puso en ejecución con mayor vigor en 16 distritos del Senegal, Malí, Ghana y Benin, donde se calcula que las tasas de mortalidad entre los menores de cinco años han bajado 25, 21, 17 y 16%, respectivamente.

El programa se concentró en los distritos a los cuales es más difícil acceder –que suelen tener las tasas de mortalidad más altas– y demostró que es posible sacar adelante este tipo de iniciativas a pesar de los pronósticos y las condiciones adversas.

En Ghana, por ejemplo, el programa ASDI se aplicó en los remotos distritos del norte. En esas zonas, la distribución de mosquiteros tratados con insecticida pasó de menos del 5% a más del 75%, y las tasas de mortalidad y morbilidad empezaron a descender, mientras que en el resto del país permanecieron estables o se incrementaron.

El origen de este proyecto fue una donación de 30 millones de dólares del Gobierno del Canadá, que solo puso la condición de que el UNICEF desarrollara un programa innovador con la capacidad de reducir la mortalidad en la niñez en, por lo menos, un 15%, y con un costo inferior a mil dólares por vida salvada. Se calcula que la mortalidad en la niñez ha bajado un 20% en las zonas donde el programa se aplicó en su totalidad, con un costo aproximado de 500 dólares por vida salvada, lo que significa que se superaron los dos objetivos.

“Estamos agradecidos con el Canadá por su liderazgo y su apoyo, y con los gobiernos del África Occidental, cuyo compromiso ha permitido obtener estos resultados”, dijo la señora Veneman.

Planes de expansión

Todos los años mueren cerca de 11 millones de niñas y niños menores de cinco años por enfermedades que se pueden evitar, y alrededor de 5 millones de esas muertes se presentan en el África subsahariana. Para poder alcanzar el Objetivo de Desarrollo del Milenio en cuanto a la reducción de la mortalidad en la infancia en dos terceras partes para el año 2015, es necesario que todos los años disminuya en 3 millones el número de muertes infantiles en el África subsahariana.

Después de analizar los aspectos del programa piloto que han funcionado exitosamente, el UNICEF ha formulado la meta de ampliar la cobertura del programa ASDI para poder llegar a un número mayor de niños y niñas de África.

“Creemos que, con estas intervenciones integradas y orientadas a las comunidades, para el año 2009 podremos beneficiar al 60% de la niñez del África subsahariana”, dijo la señora Veneman. “Esto significa que, solo en esa región, se salvará la vida de 1 millón de niños y niñas adicionales cada año”.


Nota estadística: Los cálculos del UNICEF relativos a la disminución de la mortalidad en la niñez se basan en un modelo sobre el cual hay acuerdo internacional, que utiliza tasas estándar de eficacia para las intervenciones individuales y tasas de cobertura observada de esas intervenciones.

*  *  *
Para mayor información, comunicarse con::

Oliver Phillips, UNICEF New York, (212) 326 7583

Wivina Belmonte UNICEF Ginebra, (+41 22) 909-5712


 

 

 

 Enviar artículo

 Imprimir artículo

Búsqueda