Centro de prensa

Nota de prensa

Agencias de la ONU instan a poner énfasis en el tema mujeres y el VIH en América Latina y el Caribe

Ciudad de Panamá, 30 de noviembre de 2004 (UNICEF). Las mujeres representan el grupo de más rápido crecimiento dentro de la población que vive con el VIH en América Latina y el Caribe, dijo hoy un grupo de expertos de las Naciones Unidas. Por ello, se necesita con urgencia nuevos esfuerzos para detener la propagación de la epidemia en la población femenina.

Cada día, alrededor de 150 mujeres se infectan con VIH en la región, según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA). Entre el final del 2002 y del 2004 el número de mujeres con VIH en América Latina aumentó de 520.000 a 610.000 y en el Caribe de 190.000 a 210.000.

De todos los adultos, la proporción de mujeres con VIH ha aumentado significativamente y ahora representa el 40%  de los casos en el Caribe y el 36% en América Latina (ver la tabla por país).  En la actualidad las mujeres constituyen cerca de la mitad de los 37,2 millones de adultos (15-49 años) que viven con el VIH en el mundo.

En la declaración emitida hoy, las Agencias de Naciones Unidas exhortaron a los encargados de formular las políticas y adoptar las decisiones en América Latina y el Caribe para que cambien los factores que hacen a las mujeres y niñas particularmente vulnerables al VIH. Entre los líderes de Naciones Unidas que hicieron esta llamado están estaban los Directores para América Latina y el Caribe del ONUSIDA, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS), la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), el Banco Mundial y el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

El crecimiento de la epidemia entre las mujeres jóvenes y las niñas despierta especial preocupación, señalaron. Las mujeres jóvenes tienen 1,6 veces más probabilidad de adquirir el VIH que los hombres jóvenes. Las mujeres y las niñas también saben menos que los hombres acerca de cómo el VIH se transmite, a menudo porque esta información no se les suministra.

Aunque las mujeres y las niñas conozcan cómo protegerse contra la infección, con frecuencia no les sirve debido al "machismo", la discriminación por razón de género y a la violencia que enfrentan. A pesar de la dificultades para cuantificar el nivel de abuso sexual y violencia, según los expertos de las Naciones Unidas, la coacción sexual y el abuso de niñas son factores importantes que contribuyen a que la epidemia en la región tenga cada vez más una cara de mujer joven.

Además, en América Latina y el Caribe, muchas mujeres y niñas asumen la responsabilidad del cuidado de las personas con VIH/Sida a nivel comunitario, pero tiene un acceso limitado a las instancias sociales que podrían prestarles apoyo. Esto perpetúa las desigualdades de género.

El crecimiento de la epidemia entre las mujeres jóvenes y las niñas es particularmente preocupante. En primer lugar por el impacto sobre familias y comunidades en las cuales ellas viven y; en segundo lugar, por el elevado riesgo de transmisión del VIH a los recién nacidos. Con el fin de detener la propagación mundial del VIH, los directores regionales de las Naciones Unidas destacaron la importancia de romper las cadenas de la pobreza, el hambre y la desigualdad por razón de sexo que favorecen la propagación de la enfermedad entre estas mujeres.

Los expertos de Naciones Unidas dijeron que se requiere un mayor esfuerzo en el ámbito tanto regional como nacional para hacer frente a la epidemia. En este contexto, formularon las siguientes recomendaciones:

  • Promover y proteger los derechos humanos de las mujeres y las niñas y luchar contra el estigma y la discriminación.
  • Poner fin a todas las formas de violencia y abuso contra mujeres y niñas
  • Integrar el tema de mujeres y VIH en la planificación nacional del desarrollo
  • Apoyar a las mujeres seropositivas y sus organizaciones y redes
  • Aumentar la capacidad de decisión de las niñas, niños, mujeres y hombres incrementando su acceso a la educación, la alfabetización y la información acerca de la salud sexual y reproductiva.
  • Mejorar los servicios de salud sexual y reproductiva para todos mediante la ampliación de la cobertura y la accesibilidad y una mayor sensibilidad respecto de las diferencias entre hombres y mujeres.
  • Garantizar el acceso igualitario y universal a la atención integral y los tratamientos del  VIH/sida para las mujeres.
  • Aumentar la facilidad para conseguir preservativos femeninos y acelerar la investigación sobre otros métodos de prevención controlados por las mujeres, como los microbicidas.
  • Trabajar con otros grupos vulnerables a la infección por el VIH, incluidos las personas profesionales del sexo, las que consumen drogas inyectables, los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y los adolescentes.
  • Elaborar estrategias que tengan en cuenta las necesidades y particularidades de género para aquellos que prestan cuidados a personas con el VIH/sida.
  • Asegurar que los fondos de la respuesta VIH/sida en la región generes los máximos beneficios para las mujeres.

Para mayor información por favor contactar:

María Blanco , UNICEF, Oficina Regional para América Latina y el Caribe, Teléfono: (507) 315-7485


 

 

 

Búsqueda