Centro de prensa

Nota de prensa

UNICEF se une a los esfuerzos humanitarios para atender a cientos de familias y niños afectados por las inundaciones en Haití y República Dominicana

© UNICEF Haiti/Thierry Delvigne-Jean
Vista aérea de la población de Font Verretes, cubierta de piedras y lodo luego de las inundaciones.

Puerto Príncipe y Santo Domingo, 26 de mayo 2004 – Las oficinas de UNICEF en Haití y República Dominicana trabajan conjuntamente en las labores humanitarias de ayuda a las más de 1.200 familias afectadas por las inundaciones que ha sufrido la isla el pasado fin de semana.  Los aluviones han causado numerosos estragos en pueblos y comunidades a lo largo de la frontera entre los dos países, y como consecuencia miles de personas han visto desaparecer sus casas, y se encuentran sin acceso a agua limpia, alimentos o atención médica.

Los primeros resultados de la misión conjunta de evaluación que UNICEF y diversas agencias de Naciones Unidas han realizado en las áreas afectadas por las inundaciones en Haití, han concluido que alrededor de 10.000 personas se han visto afectadas a consecuencia del desastre y 2.000 casas han sido dañadas y destruidas. Además tres escuelas han sido arrasadas por las inundaciones y cinco han resultado seriamente dañadas, dejando a cerca de 2.800 niños y niñas sin acceso a educación.
Equipos de UNICEF han viajado a Jimani en el sureste de República Dominicana, y al noreste de este país para evaluar la situación en el terreno y suministrar sales de rehidratación oral para prevenir los casos de deshidratación producida por diarrea que puedan surgir a causa de aguas contaminadas.

Yvonne Villanueva, Oficial a cargo de UNICEF-Santo Domingo, declaró que “además de nuestra preocupación por los niños y familias, estamos siguiendo de cerca el efecto que las inundaciones puedan tener en el sector agrícola, ya que muchos de los cultivos que se dan en el área generan alimentos básicos para las familias de República Dominicana y Haití.” Actualmente alrededor de 500.000 hectáreas de cultivos de arroz, plátanos y otros productos, han resultado seriamente afectados perjudicando la economía local y produciendo una carencia de alimentos.

En República Dominicana, el Comité Nacional de Emergencia, que incluye además de UNICEF a otras agencias de Naciones Unidas, informó que más de 12.000 personas han sido evacuadas, de las cuales 200 viven actualmente en diversos refugios habilitados a tales efectos.

La prioridad inmediata de UNICEF es distribuir los suministros de emergencias a las familias más vulnerables en ambos lados de la frontera, incluyendo retales plásticos para construir tiendas, kits de salud e higiene, pastillas para purificación de agua y contenedores de plástico.

© UNICEF Haiti/Thierry Delvigne-Jean
En la población de Font Verretes, una mujer sentada sobre lo que fue su casa, ahora cubierta con piedras y lodo.

Equipos de UNICEF de Haití y de República Dominicana trabajan conjuntamente con agencias de Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales para coordinar la distribución de los suministros para las necesidades a más largo plazo de las familias y los niños, incluyendo kits de educación y recreo, y tiendas para escuelas temporales. UNICEF trabajará también con organizaciones locales para identificar y reunir a aquellos niños que han sido separados de sus familias o han perdido a alguno de sus parientes en la tragedia.

En República Dominicana, las necesidades de emergencia se extienden a otras áreas del país, ya que las inundaciones están afectando no sólo al sureste sino también a las regiones centrales y del noreste del país.

Desde Puerto Príncipe, la Representante de UNICEF, Francoise Gruloos-Ackermans declaró que con el comienzo de la estación de lluvias, otras inundaciones podrían afectar al país en los próximos meses.  “Nuestra prioridad inmediata será proteger a los cientos de niños que han perdido sus casas” declaró Gruloos-Ackermans. “Pero también necesitamos estar seguros de que estamos preparados para responder a desastres similares en el futuro… estos niños ya han sufrido demasiado.”

Las áreas en las que las inundaciones han causado los mayores estragos son las zonas donde viven los niños más pobres y vulnerables. Una reciente campaña de inmunización dirigida por UNICEF el mes pasado en las regiones fronterizas de Haití y República Dominicana reveló que el 37% de los niños y niñas de entre 0 y 11 años nunca había sido vacunado. Algunas áreas están tan aisladas que la mitad de los niños no reciben inmunización rutinaria contra enfermedades susceptibles de prevención, y uno de cada diez niños muere antes de cumplir los cinco años de edad. El reciente conflicto en Haití también ha tenido un fuerte impacto negativo en los niños y niñas del país.

Cada año la estación de lluvias se ensaña con esta isla caribeña devastando pueblos enteros y desplazando a miles de personas debido a los huracanes e inundaciones. Los fenómenos de  erosión y deforestación que vive Haití lo convierten en un país particularmente vulnerable a las inundaciones durante los seis meses que dura la estación de lluvias y que comprende los meses de mayo a octubre. En República Dominicana, muchas familias que viven en la pobreza construyen sus casas cerca del cauce de los ríos, haciéndolas extremadamente vulnerables durante la estación de lluvias.

En los próximos días, UNICEF hará una petición de fondos adicionales para responder a las necesidades más urgentes  de los niños y familias afectadas por las inundaciones en Haití y en República Dominicana, en el contexto de sus respectivos programas de cooperación de país.

****

Para más información, contactar:

Thierry Delvigne-Jean
UNICEF Haití, Tel 00. 509. 245. 3525

Sylvana Nzirorera
UNICEF Haití, Tel 00. 509. 245. 3525

Patricia Garcia
UNICEF República Dominicana, Tel 001809 540 2868

Maria Blanco
UNICEF TACRO, Tel 507 .315. 7485


 

 

 

Búsqueda