Centro de prensa

Comunicado de prensa

El envío aéreo de suministros de emergencia del UNICEF llega a Puerto Príncipe

PUERTO PRÍNCIPE, 3 de marzo de 2004 – El primer envío aéreo de suministros de emergencia que realiza el UNICEF desde que comenzó la crisis política en Haití llegó hoy hacia las 10 de la mañana al Aeropuerto Internacional Toussaint Louverture con 30 toneladas de materiales.

La carga incluye suministros médicos, quirúrgicos y obstétricos, además de agua, alimentos y materiales de saneamiento y educativos, para resolver las necesidades básicas de 30.000 niños y niñas vulnerables durante los próximos tres meses.

“Este primer envío aéreo de emergencia da un gran impulso a nuestros esfuerzos para prestar socorro a los niños, las niñas y las mujeres que durante los últimos meses han carecido prácticamente de todo tipo de asistencia”, dijo Francoise Gruloos-Ackermans, Representante Residente del UNICEF en Haití. “Y hay muchos más materiales en camino. Nuestra preocupación principal ahora es conseguir un acceso seguro a los niños, las niñas y las mujeres que necesitan urgentemente la asistencia”.

En las últimas semanas, la situación de Haití en materia de seguridad se ha deteriorado tanto que los trabajadores humanitarios apenas pueden acceder a muchas zonas del país, dijo Gruloos-Ackermans. Las grandes inundaciones que se produjeron en el norte del país en diciembre crearon las condiciones para lo que se ha convertido en una ruptura grave de las actividades humanitarias, dijo. “Todos los implicados deben abrir ahora los espacios necesarios para llegar a los niños y las niñas más vulnerables, o deberán asumir su responsabilidad ante las amenazas a la supervivencia que surgen cuando se impide este acceso”.

Mucho antes del conflicto actual, los niños y las niñas de Haití se encontraban entre los más vulnerables del mundo. Más de uno de cada 10 niños haitianos moría antes de cumplir cinco años, y alrededor de 5.000 nacen todos los años con VIH. Solamente alrededor de un 50% de los niños y las niñas recibían una inmunización sistemática y cerca de la mitad de los niños en edad escolar primaria no asistían a la escuela. Menos de la mitad de la población tenía acceso al agua potable, y solamente una cuarta parte disponía de acceso a un saneamiento adecuado. Las cifras de las madres que mueren durante el parto son comparables a las que se dan en algunos de los países africanos más afectados por la pobreza.

“Los niños y las niñas de Haití, y su esperanza de lograr un futuro mejor, debe ser la principal preocupación de la comunidad internacional en sus actividades para reconstruir este país”, dijo la Sra. Gruloos-Ackermans. “Necesitan ayuda ahora y también la necesitan a largo plazo”.

Si desea obtener más información, sírvase dirigirse a:

Sylvana Nzirorera, Oficina del UNICEF en Haití, 509 402-2674; snzirorera@unicef.org
 Marixie Mercado, Oficina del UNICEF en Haití, 509 417-2099; mmercado@unicef.org
Jehane Sedky-Lavandero, Sede del UNICEF en Nueva York: 1 212 326-7269, jsedky@unicef.org


 

 

 

 Enviar artículo

 Imprimir artículo

Búsqueda