Mauritania

UNICEF y sus aliados distribuyen suplementos alimenticios para niños con riesgo de padecer desnutrición en Mauritania

Imagen del UNICEF
© UNICEF Mauritania/2012
UNICEF, en colaboración con el Gobierno de Mauritania, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y ONG aliadas, aumenta su respuesta a la crisis de nutrición en el Sahel mediante la distribución de suplementos alimenticios para los niños.

Por Inez Lezama y Anthea Moore

KIFFA/BOUGHADOOUM, Mauritania, 9 de julio de 2012. A las ocho de la mañana, Tahya Mint Bowbe (22 años), su hijo de 11 meses Cheikh y su hermana Aminte Mint Bowbe (3 años) esperaban en la fila de mujeres y niños del centro de salud en Kiffa. Acudieron para participar en un examen médico de desnutrición para niños con edad inferior a los cinco años y en un programa integral de alimentación que distribuye suplementos alimenticios a todos los niños con edades comprendidas entre los 6 y los 24 meses.

A las 10 de la mañana, la fila era tan larga que daba la vuelta varias veces. Sin embargo, las mujeres, vestidas con coloridas mulafas, esperaban pacientemente.

Mauritania se ha visto gravemente afectada por la crisis de sequía en la región del Sahel. Se estima que 90.000 niños y niñas del país podrían padecer en 2012 desnutrición aguda global. UNICEF, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y las ONG aliadas brindan apoyo al Ministerio de Salud en la ejecución del programa integral de alimentación en las regiones con tasas de desnutrición alarmantes. Además, UNICEF ofrece suplementos alimenticios y capacitación para los funcionarios de la salud que ponen en práctica el programa en tres regiones.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Mauritania/2012
Una niña toma suplemento alimenticio en Mauritania.

Pruebas de desnutrición y distribución de alimentos

Los servicios de desnutrición en todo el país ya tratan a miles de niños desnutridos, como parte de la respuesta a la crisis de nutrición del Sahel. El programa de alimentación suplementaria complementa estos servicios con la distribución de alimento complementario listo para su consumo, con el fin de prevenir que más niños padezcan desnutrición durante el punto álgido de la estación de carestía –el período previo a las cosechas– en los próximos tres meses.

Se midieron los antebrazos de Aminte y Cheikh para determinar si tenían desnutrición. A Aminte le diagnostiaron una desnutrición moderada y fue remitida a un centro local de tratamiento. Incluso si los niños que se consideran dentro de un rango "normal" pueden estar en peligro de padecer la enfermedad, el suplemento alimenticio ayudará a evitarlo.

A Cheikh se le dio un suministro mensual de suplemento alimenticio y Mint Bowbe recibió instrucciones sobre el modo de alimentarlo. Se le pidio que trajera tanto a Aminte como a Cheikh de vuelta para finales de mes, con el fin de valorar nuevamente el estado nutricional de los niños y recibir otro suministro mensual de suplemento alimenticio.

Para garantizar el éxito del programa, UNICEF brindó capacitación para los funcionarios de salud que ponen en práctica el programa. UNICEF brindó asimismo suplementos alimenticios para 34.724 niños y niñas de las regiones de Assaba, Hod El Chargui y Hod El Garbi. El PMA y las ONG brindan apoyo al programa para unos 34.400 niños más de otras regiones.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Mauritania/2012
Como resultado de la crisis nutricional se estima que 90.000 niños podrían padecer desnutrición agua global en 2012.

Una ayuda muy necesaria

En el pequeño poblado de Boughadooum, hogar de una comunidad de pastores seriamente afectada por la sequía y la crisis de nutrición, Zenibou Min Mustafá llevó a sus dos hijas, Salma (12 meses) y Mariam (23 meses) para que las examinaran y recibieran suplemento alimenticio. La esposa de Zenibou afirmó que la enfermera de la comunidad les habló del programa y que el alimento le sentaría bien a sus hijas.

Salma sólo ha recibido hasta ahora leche materna así como agua y padece desnutrición moderada. Mariam, que recientemente tuvo fiebre y diarrea, corre el riesgo de quedar también desnutrida. Roughietou Diallo, del servicio nacional de nutrición del Ministerio de Salud, explicó a Zenibou que los niños deberían empezar a tomar alimentos a partir de los seis meses de edad como complemento a la leche materna.

Con el apoyo de UNICEF para los suplementos alimenticios, las evaluaciones ordinarias de sus hijas y la información sobre mejores prácticas de alimentación, Zenibou puede atender mejor a sus niñas en estos tiempos de dificultad.


 

 

Búsqueda