Mauritania

Apoyo a la repatriación de los niños jinetes de camellos a Mauritania

Imagen del UNICEF: Mauritania, child camel jockeys
© UNICEF video
En Mauritania, los alumnos de una escuela para ex niños jinetes de camellos se ponen al día con sus estudios.

Por Brahim Auld Isselmou

NOUAKCHOTT, Mauritania, 25 de junio de 2007 – Como muchos otros niños de 11 años de edad, Yacoub suele tener dificultades con sus estudios. Pero a diferencia de la mayoría de esos niños, Yacoub recién inició sus estudios escolares hace dos años. El niño fue repatriado recientemente de los emiratos Árabes Unidos, donde pasó la primera parte de su infancia trabajando como jinete de camellos.

Yacoub asiste actualmente a una escuela especial para ex niños jinetes de camellos. Yacoub tiene una cicatriz muy visible en la frente, resultado de las muchas caídas que sufrió corriendo carreras de camellos. El niño sufre también lesiones permanentes en los ojos que dificultan aún más sus estudios.

Cientos de niños mauritanos como Yacoub han sido víctimas de los traficantes de menores de edad, que los llevan fuera de su patria para trabajar de jinetes de camellos.

“En los países de culturas nómadas como los Emiratos Árabes Unidos, las carreras de camellos forman parte de la tradición de la comunidad”, explica el Dr. Souleymane Diallo, Representante de UNICEF en Mauritania, “y se emplea a los niños como jinetes debido a su peso liviano y a las aptitudes que han adquirido cuidando camellos desde una edad muy tierna”.

El retorno de los niños

En tiempos recientes, el gobierno de los Emiratos Árabes Unidos ha tomado medidas destinadas a poner fin a esa forma de explotación infantil prohibiendo el empleo de los menores de 16 años como jinetes de camellos.

Al entrar en vigencia la prohibición, Yacoub y otros 20 niños mauritanos fueron repatriados. A su regreso, todos se reunieron con sus familias. Entre ellos estaba también Cherif Ahmed, que proviene de una comunidad pobre de Nouakchott.

Imagen del UNICEF: Mauritania, child camel jockeys
© UNICEF video
Yacoub, un ex niño jinete de camellos se reúne finalmente con su familia.

Cherif, que es huérfano de padre, fue enviado a los Emiratos Árabes Unidos por su abuela debido a que su familia había caído en la pobreza y necesitaba sus ingresos. Como le sucedió a la mayoría de los jóvenes jinetes de camellos repatriados, al regresar a su hogar y su comunidad, Cherif sólo podía expresarse en bengalí.

“Me contó que se pasaba las noches llorando y rogando por que su familia lo llevara de regreso a su hogar”, cuenta la madre de Cherif. “Cuando regresó a Mauritania, lo matriculamos en la escuela de la localidad, donde va recuperando lentamente su lengua materna”.

Las raíces del problema

Con el apoyo de UNICEF, los gobiernos de los Emiratos Árabes Unidos y Mauritania han instituido un programa de repatriación de niños jinetes de camellos.

Debido a que una de las raíces del problema es la pobreza, el gobierno de los Emiratos Árabes Unidos ha indemnizado a las familias afectadas, además de ofrecerles la posibilidad de obtener ingresos mediante actividades sustitutivas.

“El proyecto que ponemos en práctica satisface las necesidades de las comunidades y les suministra diversos servicios básicos, en la mayoría de los casos en aldeas apartadas y marginadas”, explica el Dr. Diallo. “Esa es la única manera de evitar que se vuelva a mandar a los niños a trabajar en el exterior”.


 

 

Vídeo (en inglés)

21 de junio de 2007
Kun Li, corresponsal de UNICEF, informa sobre la reintegración de los ex niños jinetes de camellos en Mauritania.
 VIDEO  alta | baja

Búsqueda