Mauritania

La crisis oculta de Mauritania

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Un niñorecibe leche terapéutica en uno de los centros de nutrición apoyado por UNICEF en Mauritania.

Por Sarah Crowe

REGIÓN DE GORGOL, Mauritania, 30 de septiembre de 2005 – Plagas de langostas y cambios radicales en el clima no son sino dos de los factores que contribuyen a la poco conocida crisis de alimentos en Mauritania, un país enorme localizado en el límite occidental del desierto de Sahara.

Cuatro años de plaga sobre plaga –y hasta un severo invierno– han abrumado a este país de escasa población. Lo errático del clima ha causado la muerte de gran parte del ganado y del que ha quedado poco que haya podido aprovechar las lluvias recientes.

Cuando las cosechas decaen y los animales mueren, los hombres de la aldea se ven obligados a salir a buscar trabajo en otra parte.

Alassan Yero, líder de la aldea de Weddeje Bokki, se siente atribulado por este ciclo de miseria. “Como líder lo que he oído resulta perturbador, porque estos hombres no tienen más opción que irse. Y cada vez que un hombre se va, deja a su familia en una mala situación”, dice.

Los niños de las aldeas corren peligro cuando los cultivos y el ganado perecen. Una madre, Mounoumuin Minb, tenía un rebaño de 200 cabras, pero luego que una temporada de frío las mató, su marido tuvo que irse a encontrar trabajo para ganar dinero para la familia. Minb dijo que sus hijos están desnutridos debido a la falta de comida.

“Después del frío y la sequía todos los niños se debilitaron mucho y no podían ni caminar ni hablar. Fue por el mismo tiempo en que perdimos a todos nuestros animales. Quiero que Dios cambie estas condiciones”, afirmó.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Cambios y condiciones erráticas del clima amenazan las cosechas que alimentan a niños y niñas en Mauritania.

La longevidad de una crisis oculta

Para el pan diario de sus hijos ella depende de un centro de alimentación administrado por el gobierno donde UNICEF proporciona leche en polvo y enseña a personas de la localidad a mezclar leche terapéutica para niños y niñas. Los que se encuentran gravemente desnutridos son enviados a un centro de alimentación terapéutica donde observan cuidadosamente su evolución.

“Es una crisis oculta, porque lleva mucho tiempo, casi más de 10 años. Mauritania no puede producir lo que la población necesita”, dijo el Dr. Souleymane Diallo, representante de UNICEF en Mauritania. “En una situación mejor, producirá tan sólo el 40% de las necesidades de la población. Eso significa que siempre tienen que importar alimento para las mujeres y los niños”.

UNICEF contribuye también a que haya más niños y niñas en las aulas, ya que, en última instancia, el futuro del país depende de las nuevas generaciones. Y lograr que las niñas y los niños asistan a la escuela ayudará a Mauritania a garantizar un futuro mejor para sus ciudadanos.

En la actualidad, el perpetuo ciclo de cultivar la tierra, que luego se ven obligados a abandonar según los cultivos mueren y el ganado perece, sigue dividiendo a las familias. Y mientras los hombres se van a la capital, Nouakchot, a buscar trabajo para alimentar a sus hijos, las familias dependen de la ayuda que UNICEF y otros les brindan.


 

 

Vídeo

30 de septiembre de 2005:
Anna Vives de UNICEF, informa sobre la crisis poco divulgada que representa la decadencia de las tierras cultivables y los medios de subsistencia en Mauritania.

Anchura de banda
baja
| alta
(Real player)

Periodistas:
Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda