Malí

Las escuelas acogedoras para la infancia ofrecen educación para todos en Malí

Día del niño africano de 2011

El Día del niño africano se conmemora todos los años el 16 de junio desde 1991, cuando la Organizción de la Unidad Africana comenzó esta iniciativa. A continuación se presenta un artículo perteneciente a una serie de historias relacionadas con este tema.

Por Kelly Lynch y Heidi Good

DUGUBA, Malí, 15 de junio de 2011. Hace sólo 15 años no había escuelas primarias en la aldea de Duguba. De hecho, algunos miembros de esta comunidad situada en la región maliense de Segou se han resisitido a la idea de la enseñanza escolar durante décadas.

 

VÍDEO: UNICEF informa acerca de una aldea en Malí donde los niños de preescolar hasta los adolescentes reciben educación en una escuela que recibe apoyo de UNICEF.

 

No todo el mundo estaba de acuerdo. “Algunos de nosotros sí queríamos verdaderamente una escuela”, afirma Bourahima Fofana, jefe de la aldea. “Pero las viejas generaciones preferían una enseñanza coránica".

Hoy, la vieja escuela de la aldea, una estructura consistente en una única sala construida en madera por la comunidad y que albergaba a un único maestro y 15 alumnos,  forma parte de la historia de Duguba. La aldea tiene ahora en su lugar una escuela primaria.

El centro cuenta con seis maestros y 409 alumnos (204 niñas y 205 niños) y también con un centro para el desarrollo de la primera infancia dedicado a los alumnos de preescolar, así como un centro no académico de enseñanza para brindar educación básica y formación sobre conocimientos prácticos para la vida a los adolescentes que nunca asistieron a clase o se han quedado rezagados.

La aldea a adoptado a todos los niveles el planteamiento educativo de UNICEF acogedor para la infancia y para las niñas . Este enfoque proporciona niños y niñas –y a éstas en particular– un entorno de aprendizaje sano, seguro y sensible con las cuestiones de género.

Un planteamiento integrador

En Duguba –al igual que en cualquier comunidad– los niños de diferentes edades y procedencia poseen una variedad de necesidades educativas. Una única escuela primaria no puede cubrirlas todas. Por este motivo, la oficina de UNICEF en Malí en alianza con el Ministerio de Educación y las academias de profesores ha desarrollado un modelo integrador para las escuelas del país.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Mali/2011
En la aldea de Duguba, unos maestros y niños en la escuela que cuenta con apoyo de UNICEF, situada en la región de Segou (Malí).

Puesto en práctica en 80 comunidades de Malí, el modelo proporciona unos cimientos sólidos para la educación continua.

“Las escuelas '3 en 1' de UNICEF funcionan muy bien", comenta Zakaré Kamaté, inspector regional del Ministerio de Educación. "En los últimos años han despegado en serio. Las comunidades las solicitan. No les gusta la idea de que muchos de sus hijos más mayores anden por ahí... y quieren que los jóvenes acudan a una escuela para el desarrollo de la primera infancia".

"Sano y seguro"

El programa para la primera infancia de Duguba goza de una popularidad especial. Aunque sólo 50 niños están matriculados oficialmente, en un día cualquiera asisten a clase entre 60 niños y niñas como mínimo a 100 como máximo.

Kadidia Djiré, enfermera en el centro para la primera infancia, explica su popularidad entre las madres.

“En esta aldea la gente se dedica al campo", comenta. "Antes, cuando iban a trabajar la tierra, no les quedaba otra alternativa que dejar a sus hijos solos en casa, con los hermanos o los myores de la aldea, pero esto era arriesgado. La presencia del centro para el desarrollo de la primera infancia significa que las madres tienen ahora un lugar sano y seuro para dejar a sus hijos".

El ciclo de la educación

El centro también es popular entre los maestros porque prepara a los niños para asistir a la escuela primaria.

“Aquellos que comenzaron en el centro son más sociables, activos y están más espabilados", expone Djiré. "Ya han desarrollado buenos hábitos escolares de modo que les resulta fácil adaptarse a la escuela. Esto significa que obtienen mejores notas y tienen más probabilidad de continuar con los estudios".

Imagen del UNICEF
© UNICEF Mali/2011
Un estudiante maliense aprende a escribir en la aldea de Duguba. Tan sólo hace 15 años no había enseñanza escolar en la aldea.

El ciclo de la educación se amplía más cuando los niños comparten con sus familias lo aprendido en la escuela. "Hemos aprendido a lavarnos las manos con agua y jabón antes de ocmer y después de usar la letrina", dice Sarata Traoré, madre de cinco hijos en Duguba. "Estas son buenas prácticas que la familia realiza en casa".

Oportunidades para las mujeres y las niñas

Al ofrecer clases de alfabetismo funcional para las mujeres y las niñas mayores de 16 años, UNICEF y sus aliados en Malí también abordan las elevadas tasas de analfabetismo femenino. Al mismo tiempo, brindan apoyo a las mujeres para que aprendan habilidades aptas para las actividades generadoras de ingresos. Éstas posibilitan que las mujeres puedan ocuparse mejor de sus familias y, junto con la Asociación de madres de la escuela, brindar apoyo a la escuela.

Sin embargo, su mayor alegría se la dan el orgullo y realización por todo lo que han aprendido.

Ahora y por primera vez en sus vidas, estas mujeres pueden leer y escribir, contar el dinero que ganan y seguir los programas de vacunación de sus hijos. Son capaces de ayudar a sus hijos con la tarea escolar y, como explica una mujer, "algunas incluso estamos llevando lo aprendido a casa para enseñar a nuestros maridos".

En Duguba hoy hay un gran entusiasmo por la educación. Los planteamientos innovadores que reciben el apoyo de UNICEF ofrecen apoyo para brindar educación a toda la infancia de Malí y llevan el cambio aldea por aldea.


 

 

Escuelas acogedoras para la infancia

Aprenda más sobre las escuelas acogedoras para la infancia y la educación de calidad

Escuelas para Africa (en inglés)

UNGEI

Sitio de La Iniciativa de las Naciones Unidas para la Educación de las Niñas
UNGEI banner
Búsqueda