Malí

Se pone en marcha un plan nacional de suministro de agua y saneamiento en Malí

Por Guy Degen

SUFURULAYE, Malí, 19 de agosto de 2010 – En el polvoriento patio de recreo de la escuela primaria de Sufurulaye, en Malí, aún puede verse una desvencijada bomba de agua manual de la que ya no sale ni una gota de agua.

VÍDEO (en inglés): Guy Degen, de UNICEF, informa desde Malí sobre la puesta en práctica de un vasto programa de agua, saneamiento ambiental e higiene en las escuelas de ese país.

 

Aunque los alumnos y alumnas disponen de letrinas, carecen de agua y jabón para lavarse las manos. En esa escuela, los desperdicios se queman o se amontonan a la intemperie en los alrededores del patio.

Los niños que no tienen acceso al agua potable ni a instalaciones básicas de saneamiento e higiene corren peligro de contraer enfermedades relacionadas con la diarrea o infestaciones de parásitos.

Esta situación podría cambiar gracias a las labores de mejoramiento del suministro de agua y saneamiento ambiental que se llevan a cabo en Malí con fondos suministrados por varios aliados internacionales de UNICEF, como la organización filantrópica Dubai Cares, el Gobierno de Bélgica, la empresa distribuidora de agua Wavin, la fundación holandesa Aqua for All Foundation y la compañía japonesa Danone Waters. El proyecto al que brindan apoyo esas organizaciones marca una gran diferencia para los niños, niñas y familias de todo el país.
 
Ayuda para las escuelas

El Gobierno de Malí ha elaborado un Plan estratégico nacional de fomento de la educación sobre la higiene en las escuelas.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Mali/2010/Good
A student at Koutienso Primary School near Segou, Mali, uses the school's new clean water pump.

UNICEF y sus aliados brindan apoyo a los servicios nacionales de educación, suministro de agua y saneamiento y servicios sanitarios, cuyo objetivo consiste en brindar a un 60% de las escuelas de Malí instalaciones adecuadas de agua y saneamiento, además de fomentar las prácticas higiénicas en las escuelas. Ese conjunto de medidas constituyen un importante paso hacia el logro por parte de Malí de los Objetivos de Desarrollo del Milenio referidos al agua y el saneamiento.

"Todos los niños y niñas tienen derecho al agua potable, el saneamiento ambiental y la higiene en sus escuelas", afirma Nicolas Osbert, Jefe de la sección de agua, saneamiento e higiene de la Oficina de UNICEF en Malí.

El funcionario agrega que en la medida que los niños y niñas del país adopten la práctica de lavarse las manos con agua y jabón al salir de las letrinas “no sólo mejorarán sus condiciones de salud y aprendizaje sino que se convertirán en agentes de cambio en sus comunidades y familias".
 
El agua es salud
 
En la escuela primaria de Koutienso, cerca de la ciudad de Segou, la instalación de una nueva bomba de agua potable ha modificado profundamente las condiciones en que estudian sus alumnos y alumnas. 

El acceso inmediato al agua y el jabón posibilita que los estudiantes se laven las manos con regularidad, y especialmente después de usar las letrinas o antes de comer. Esa simple práctica de higiene significa un gran avance en materia de protección de la salud de los estudiantes.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Mali/2010/Good
Malian students stand in front of their school's lavatory, which is gender-separated and labelled 'girls.'

Josephine, de nueve años de edad, explica por qué la nueva bomba trajo aparejado un profundo cambio.

“El agua potable nos protege de enfermedades muy graves", dice la niña. Y agrega que ya no sufre ataques de diarrea debido al consumo de agua contaminada en la escuela. Cada una de las aulas de la escuela cuenta ahora con un depósito de agua pura y los estudiantes reciben instrucción sobre las prácticas adecuadas de higiene.

Beneficios para las niñas

Josephine y sus compañeras disfrutan ahora del beneficio de las letrinas separadas para varones y niñas, que les brindan la intimidad y las condiciones de higiene que requieren y a las que tienen derecho.

Se calcula que menos del 14% de las escuelas de Malí cuenta con letrinas separadas para niños y niñas. Muchas niñas abandonan sus estudios debido a que en la mayoría de las escuelas deben compartir esas instalaciones con los varones y a que las condiciones de higiene y saneamiento suelen ser deficientes.

Sin embargo, mediante una serie de medidas de bajo costo relacionadas con el suministro de agua, saneamiento e higiene es posible aumentar de inmediato las probabilidades de que las niñas completen sus estudios. El acceso mejorado al agua potable, las letrinas higiénicas y el jabón para el lavado de manos hará posible que un número mayor de niños, tanto varones como niñas, disfruten de mejor estado de salud y avancen más en sus estudios.


 

 

Búsqueda