Maldivas

La participación comunitaria y el Gobierno de las Maldivas desempeñan un papel clave para afrontar las necesidades de los isleños

Imagen del UNICEF
© UNICEF Maldives/2012/Madhok
Un encuestador hace varias preguntas a Fainana Mohammad (49 años) como parte de una encuesta de hogares que utiliza el modelo del Sistema de seguimiento comunitario (SSC). Habitantes de las Maldivas como Fainana han visto a lo largo de su vida como los cambios les han procurado servicios esenciales que antes eran imposibles de imaginar.

Por Rajat Madhok

Maldivas, 22 de octubre de 2012. Cuando Fainana Mohammad tenía 16 años estaba casada con un hombre de unos 50 años. Durante los cuatro años siguientes, Fainana dio a luz a cuatro hijos. Después, su marido la abandonó por una mujer más joven. Analfabeta y sin habilidades comerciales, Fainana barrió las calles para sobrevivir. Ganaba muy poco como para alimentar a sus hijos con tres comidas al día.

Fainana se volvió a casar y tuvo cuatro hijos más. Luego, su segundo esposo falleció, dejándola con ocho hijos y apenas ingreso alguno. Los días en que no había comida en la casa, ella pedía a los vecinos las sobras y alimentaba a sus hijos con lo que podía obtener.

Llegar a las personas vulnerables

Desde que se casó por primera vez hace más de 30 años, Fainana ha visto los vientos del cambio soplar a través de su isla. Hoy, la isla dispone de un hospital con buenos equipos, una escuela de primaria y de secundaria superior, tiendas con artículos de primera necesidad y alimentos.

Con los años, las Maldivas han equipado sus islas, algunas muy lejanas, con instalaciones y servicios básicos. Un componente fundamental para el abastecimiento de los servicios básicos ha sido la participación de la comunidad. Los líderes comunitarios y los comités de desarrollo de la mujer han desempeñado un papel crucial para hacer frente a las necesidades de los isleños, especialmente de los grupos más vulnerables, como las mujeres, los ancianos y las niñas.

Ahora, la comunidad volverá a desempeñar un papel esencial. Por primera vez UNICEF ha presentado una encuesta de hogares, con el apoyo del Gobierno y el Comité local de desarrollo de la mujer, en colaboración con la Alianza para la política económica y su aliada la Agencia Australiana para el Desarrollo Internacional. La encuesta tiene el objetivo de definir las múltiples dimensiones de la pobreza y la vulnerabilidad mediante el modelo del Sistema de seguimiento comunitario.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Maldives/2012/Madhok
Unos jóvenes locales reciben capacitación como encuestadores para la encuesta que utiliza el modelo del SSC. El joven luego regresará a su comunidad y recopilará información que será examinada por los profesionales y se distribuirá entre los responsables de políticas.

El Sistema es una forma organizada de recopilación de información a escala local para su uso por las unidades de gobierno locales, los organismos gubernamentales nacionales, las organizaciones no gubernamentales y la sociedad civil, con el fin de poner en marcha programas de planificación y seguimiento.

Este estudio piloto se lleva a cabo en una isla cerca de Malé: un grupo de inspectores jóvenes van a cada casa y reúnen información sobre indicadores clave como la salud, el saneamiento, la higiene, la educación, la seguridad alimentaria, la delincuencia y la protección, los ingresos y la gestión de residuos.

Una vez recopilado los datos, un equipo de profesionales evaluará y analizará la información y realizará un análisis concreto de la situación, incluidos los problemas y las recomendaciones.

Estos importantes datos se incorporarán luego a la formulación de políticas y la elaboración de leyes a escala nacional, y los responsables de las políticas incorporarán las recomendaciones de la encuesta.

El modelo del Sistema de seguimiento comunitario asegura la transparencia del gobierno local y la rendición de cuentas, e incluye la participación y la representación comunitarias en la formulación de políticas, un elemento fundamental.

Educar a los futuros responsables de las políticas

A efectos de mejorar aún más la capacidad de los encargados de formular políticas, la Universidad Nacional de Maldivas, en colaboración con UNICEF y otros aliados, ha incorporado una maestría en política social. Este posgrado va a contribuir a educar a un grupo de técnicos especializados en la comprensión de los temas, conceptos y procesos teóricos y operativos que conlleva el diseño basado en las pruebas y la aplicación de políticas, con un enfoque específico sobre las políticas dirigidas a los niños, las mujeres, los ancianos y otras poblaciones vulnerables.

“Estamos muy contentos de iniciar este proceso de preparación del curso de maestría en política social, en colaboración con la universidad [...]. Comprometemos nuestro apoyo para proporcionar la mejor experiencia técnica posible en la formulación del curso”, dijo Zeba Tanvir Bukari, representante de UNICEF en Maldivas. “Los problemas de los niños se mantienen en primer plano para asegurarse de que tenemos en cuenta el futuro del país cuando formulamos políticas dentro de nuestros planes actuales”.  

Un entorno propicio

Fainana recibe un subsidio del Gobierno para familias monoparentales de 2.000 rufiyaa (130 dólares estadounidenses) y sus hijos van a la escuela pública local, un lujo que ni ella ni sus hermanos disfrutaron.

A pesar de hacer frente a grandes dificultades durante la mayor parte de su vida, Fainana está segura de que lo mejor está por venir. Sus hijos disfrutan de una vida que ella sólo podría haber soñado.

Además, el Gobierno continúa en alianzas con la comunidad internacional y las comunidades locales para brindar a Fainana y a sus hijos la oportunidad de salir adelante.


 

 

Búsqueda