Maldivas

El tsunami ofrece a las escuelas la posibilidad de realizar cambios

Imagen del UNICEF
© UNICEF Maldives/2005/Dan Thomas
La Dra. Reina Michaelson, de UNICEF, ayuda a estos escolares a superar los traumas del tsunami.

Por Dan Thomas

RAA ATOLL, Maldivas, 7 de junio de 2005 – En la escuela de la isla de Un’goofaaru, un grupo de alumnos aprende cómo un terremoto submarino cuyo epicentro se encontraba a cientos de kilómetros de allí pudo provocar la inundación de sus hogares en la otra punta del Océano Índico.

La Dra. Reina Michaelson, consultora de UNICEF para la protección de la infancia, explicó minuciosamente a los niños como el tsunami del 26 de diciembre de 2004 provocó que las inmensas olas provenientes de las costas de Indonesia atravesaran el Océano Índico para llegar a las Maldivas, inundando islas enteras mientras que los niños y sus familias se montaban en barcas e intentaban huir.

En la confusión de los días y los meses que siguieron al tsunami, muchos niños y niñas de esta escuela tuvieron que abandonar sus casas, partir hacia otra isla, instalarse en una vivienda provisional y habituarse a una nueva escuela.

“Experimenten emociones contradictorias y piensan que son los únicos que sufren esta situación”, explica la Dra. Michaelson, cuya clase se inscribe en el marco de un programa psicosocial organizado por UNICEF y sus aliados para ayudar a los niños y niñas a superar los traumas a largo plazo provocados por el tsunami.

“Es muy importante que vean que muchas personas han sufrido la misma situación después de la catástrofe. No están solos. De hecho, reaccionan de una manera normal a una situación anormal”, añadió.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Maldives/2005/Dan Thomas
Farahat Ahmed, de 9 años, disfruta de la atmósfera acogedora de su nueva escuela.

Estas clases representan una primera etapa hacia la recuperación. La Dra. Michaelson imparte el mismo curso a las niñas, en parte porque los pequeños se sienten más cómodos en grupos del mismo género. Pocos aspectos de la vida en Maldivas han escapado a la catástrofe, incluida la enseñanza.

En las islas como Un’goofaaru, o la más cercana de Hulhudhuffaru, donde se han instalado las familias desplazadas, el número de escolares se ha duplicado. Para ayudarles a habituarse a este cambio de vida, UNICEF y sus aliados han ofrecido su apoyo al gobierno. En las cercanías de las escuelas se han construido viviendas para los maestros que se necesitan para dirigirlas.

Según Ammey Akhmeema, del Ministerio de Educación de Maldivas, el gobierno y UNICEF han aprovechado este periodo de crisis para acelerar la puesta en práctica de técnicas de enseñanza orientadas hacia la infancia, que las escuelas ya estaban introduciendo lentamente poco antes del tsunami.

Se han construido edificios más grandes para facilitar estos nuevos métodos, mediante los cuales los alumnos aprenden en grupo en lugar de sentarse en los tradicionales pupitres alineados frente al maestro. “Este nuevo entorno es muy acogedor para los niños y las niñas. Prestamos asistencia a los maestros y las escuelas para producir ideas que permitan integrar el modelo de escuelas acogedoras para la infancia y comenzarlo a poner en práctica”, explica.

Para contribuir al proceso se puede contar con maestros veteranos como el Dr. Sam Ginsberg, de Australian Volunteers International, que se ha desplazado a las Maldivas para ayudar a formar a los maestros en técnicas pedagógicas “acogedoras para la infancia”. Según él, gracias a esta empresa “es posible lograr dar un gran paso hacia adelante”.

Reportaje realizado con la colaboración de Rob McBride


 

 

Vídeo (en inglés)

7 de junio de 2005:
El corresponsal de UNICEF Rob McBride informa sobre un programa psicosocial de UNICEF en las islas Maldivas y sobre el entorno pedagógico “acogedor para la infancia” que se ha puesto práctica.

Anchura de banda:
baja | alta
(Real player)

Periodistas
Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda