Malawi

En Malawi, un programa de transferencia de efectivo cambia las vidas de las familias en situación de pobreza extrema

Imagen del UNICEF: Malawi, Social Cash Transfers
© UNICEF Malawi/2007/ Sevenier
En Malawi, un programa social de transferencia de efectivo brinda esperanzas a familias en situación de extrema pobreza.

Por Gaëlle Sevenier

DISTRITO DE MCHINJI, Malawi, 14 de enero de 2007 – En los últimos 10 años, Blackson Kalinde y Sara, su esposa, perdieron tres hijos y las parejas de éstos debido al SIDA, que dejó huérfanos a 20 de sus nietos y nietas. La anciana pareja debió hacerse cargo de inmediato de cuatro de los 20 huérfanos.

Pese a que debido a su edad ninguno de los dos podía trabajar, los abuelos también ayudaron a los 16 nietos y nietas restantes, así como a su única hija viva y a los seis hijos de ésta. En esas circunstancias, la familia Kalinde pasó varios en situación de extrema pobreza, sobreviviendo a duras penas con menos de 20 centavos de dólar diarios por persona.
“Nunca nos alcanzaba la comida”, explica el Sr. Kalinde, “y sólo podíamos comer una vez por día. Era muy difícil criar a esos niños y darles todo lo que los niños necesitan cuando están creciendo”.

Un nuevo programa da lugar a la esperanza

Hace casi dos años, con el apoyo de UNICEF, el Gobierno de Malawi puso en marcha un programa experimental llamado Programa de Transferencia Social de Efectivo con el objetivo de combatir la pobreza. Para participar en el mismo, las familias deben estar desempleadas y cumplir con varios requisitos de extrema pobreza, como la incapacidad de disponer de más de una comida por día o de adquirir artículos de primera necesidad como jabón, prendas de vestir y artículos escolares.

Los integrantes de la familia Kalinde se enteraron rápidamente que cumplían con esos requisitos y que por lo tanto tenían derecho a participar en el nuevo programa de protección social. A partir de entonces, la familia comenzó a recibir mensualmente unos 2.600 kwachas (equivalentes a unos 19 dólares) y a recuperar las esperanzas.

”Pese a que se trata de una suma muy pequeña”, comenta el Sr. Kalinde, “el programa de transferencia de efectivo nos ha ayudado mucho”.

La historia de una familia

Malawi es uno de los países más pobres del mundo, donde muchos niños y niñas viven en condiciones desesperadas, que se caracterizan por los bajos índices de alfabetización, la carencia de seguridad alimentaria y las elevadas tasas de desnutrición. La creciente crisis de VIH/SIDA que sufre el país agrava aún más esas condiciones.

Margaret (nombre ficticio) tiene dos hijos y está infectada con el VIH. Cuando se quedó viuda no tenía a quién recurrir. Debido a su estado de salud, Margaret sufría discriminación en su comunidad y estaba demasiado débil para trabajar. Pero un día se enteró de que tenía derecho a participar en el Programa de Transferencia Social de Efectivo, y su vida cambió radicalmente.

Un año después, gracias a su participación en el programa, Margaret ha logrado adquirir una vivienda, artículos y elementos escolares para sus hijos e hijas y ganado. La mujer recibe tratamiento con medicamentos antirretrovirales y se siente menos cansada. Con parte del dinero que recibe mensualmente, Margaret ha puesto en marcha un negocio de venta de pescado en su aldea.

“La transferencia de efectivo ha renovado mis esperanzas en el futuro de mis hijos”, comenta Margaret. “Antes estaba constantemente preocupada. Pero ahora puedo mandar a los niños a la escuela bien alimentados y con todos los libros que necesitan. Sé que si reciben una buena educación tiene el futuro asegurado”.

El Gobierno de Malawi y UNICEF continúan ampliando el Programa de Transferencia Social de Efectivo, y esas pequeñas sumas de dinero van modificando la manera en que se distribuye la ayuda en Malawi.


 

 

Enlaces

Promoción de políticas y alianzas en pro de los derechos del niño

Malawi Social Cash Transfer Scheme
(enlace externo y en inglés, se abre en una nueva ventana)

Búsqueda