Madagascar

La niñez de Madagascar sufre los efectos de una nueva inundación provocada por el reciente ciclón

Imagen del UNICEF
© 2007 CARE
Las regiones septentrional y nororiental de Madagascar, que ya sufrían los efectos de las inundaciones provocadas por ciclones previos, fueron castigadas el 15 de marzo por el ciclón Indlala.

Por Blue Chevigny

NUEVA YORK, Estados Unidos, 19 de marzo de 2007 – Tras el paso de Indlala, el ciclón que recientemente se abatió sobre Madagascar, llueve a cántaros en Antananarivo, la capital de ese estado insular.

Madagascar se encuentra en el punto álgido de una violenta temporada de ciclones, ya que, desde diciembre pasado, cuatro tormentas de gran intensidad han sembrado la devastación en varios puntos del país. La más reciente fue el ciclón tropical Indlala, que el 15 de marzo destruyó un 90% de las viviendas tradicionales en la región septentrional de Antlaha, donde el ciclón tocó tierra ese día. El ciclón también interrumpió el suministro de electricidad y las comunicaciones, destruyó diversos edificios gubernamentales y provocó graves daños a las cosechas de la zona.

Según Misbah Sheikh, Oficial de Comunicación de UNICEF, las inundaciones debidas a tormentas previas habían dejado un saldo de 293.000 familias damnificadas. “Ese número aumentará ahora debido a Indlala”, agregó la funcionaria.

Las consecuencias para los niños y niñas

La Sra. Sheikh está preocupada por la situación de los niños y niñas y sus familias en las regiones septentrional y noroccidental del país, que fueron las más castigadas por la tormenta más reciente. UNICEF ha enviado un equipo de evaluación rápida a la zona con la misión de analizar los daños y perjuicios causados por el ciclón.

“Un 70% de la población de Madagascar reside en zonas rurales”, informó la Sra. Sheikh. “Viven en edificaciones de madera, que a veces tienen techos de paja, de manera que han debido sufrir graves daños. Por supuesto, los niños y niñas, que constituyen más de la mitad de la población, son los primeros que sufren las consecuencias de estos desastres naturales”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
La mayor parte de los pobladores de las zonas rurales afectadas por las inundaciones en Madagascar vive en edificaciones de madera con techos de paja que sufren graves daños durante las tormentas.

En las regiones de Madagascar que sufrieron los efectos de los ciclones previos, UNICEF ya ha prestado ayuda mediante la distribución de tiendas de campaña y equipos y elementos de purificación y almacenamiento de agua, así como mediante el apoyo en materia de nutrición y la entrega de elementos escolares de emergencia. Pero cuando la situación comenzaba a normalizarse en esas regiones, el ciclón Indlala se abatió sobre Madagascar.

La Sra. Sheikh afirma que ese patrón meteorológico presenta graves problemas. “Cada vez que comenzamos a resolver una situación de emergencia”, se lamenta, “aparece otra”.

Llamamiento urgente de las Naciones Unidas

La situación se complica aún más porque en la región meridional de Madagascar −que tiene una superficie equivalente a las de Bélgica, Francia y Luxemburgo combinadas− persiste un grave problema completamente diferente. Mientras que en las regiones septentrional y central del país la población sufre los efectos de las inundaciones, sus compatriotas de la parte meridional de Madagascar confrontan una grave sequía que ha sido causa de desnutrición, problemas en el suministro de agua y saneamiento ambiental y la pérdida de los recursos agrícolas.

“En un mismo país, tenemos una región anegada por las aguas y otra donde muchos miles de niños y niñas anhelan ver llover”, comentó la Sra. Sheikh.

Debido a las inundaciones del norte y la sequía del sur, en Madagascar escasean muchos de los elementos básicos para la subsistencia, como el agua potable, el saneamiento ambiental, los alimentos y los servicios de salud pública y educación. Esa escasez afecta principalmente a los niños y niñas vulnerables. El 16 de marzo, las Naciones Unidas hicieron un llamamiento de emergencia a los donantes a fin de poder recaudar los fondos necesarios para hacer frente a la crisis.En el caso de UNICEF, los fondos se emplearán para prestar apoyo en materia de agua y saneamiento, nutrición, evaluación rápida y educación. “Si no contamos con suficientes fondos, no podremos dar respuesta con tanta eficacia a las situaciones de emergencia a medida que se susciten”, explicó la Sra. Sheikh.


 

 

Audio (en inglés)

19 de marzo de 2007:
Misbah Sheikh, Oficial de Comunicación de UNICEF, se refiere a las dificultades que causaron las inundaciones a los niños y niñas que habitan en las regiones septentrionales de Madagascar devastadas por el ciclón Indlala.

AUDIO escuchar

Búsqueda