Madagascar

UNICEF ofrece socorro de emergencia a Madagascar, arrasado por los ciclones y las inundaciones

Imagen del UNICEF
© UNICEF Madagascar/2007/Toky
Martine Rasoamihevitra y sus hijos son algunos de los 18.000 residentes de Antananarivo, Madagascar, que han quedado sin hogar debido a las inundaciones constantes que han afectado la capital desde mediados de enero.

Por Tokiniaina Rasoloarimanana

ANTANAVARIVO, Madagascar, 2 de marzo de 2007 – Voahangisoa Nirina y su marido construyeron una casa cuando se casaron hace 13 años y desde entonces han criado en ella a una familia de cinco hijos. Pero hace seis semanas, el ciclón Bondo destruyó todo lo que tenían.

Ahora, la familia vive con otras 120 personas en una tienda de campaña proporcionada por UNICEF.

“Es la situación más difícil que he tenido que vivir. No sé qué nos habría pasado si no hubiéramos dispuesto de un refugio”, dice la Sra. Nirina, de 34 años. “Gracias a Dios, mis hijos pueden ir todavía a la escuela; esto hace que sus vidas sean de alguna manera normales, pero tengo miedo de pensar en el futuro”.

“Una emergencia silenciosa clásica”

Desde diciembre de 2006, esta nación compuesta de islas ha sufrido la arremetida de los ciclones, una tormenta tropical, inundaciones sin precedentes y, curiosamente, una sequía en la zona meridional del país.

Las inundaciones en Madagascar han causado siete muertes y desplazado a más de 32.000 personas, más de la mitad de los cuales viven aquí en la capital y están siendo alojados en viviendas temporales y en tiendas de campaña. Se trata de solamente la segunda vez desde 1959 que las inundaciones han causado tales daños en Antanavarivo, que dispone de un sistema de diques para regular los niveles de agua.

“Madagascar es una clásica situación de emergencia silenciosa”, dijo el Representante de UNICEF Bruno Maes. “Por fortuna, no se han producido epidemias a gran escala o la muerte de cientos de personas, pero los niños y niñas afectados por estos desastres están viviendo bajo condiciones extremadamente vulnerables, cuando la temporada de ciclones está todavía en plena fuerza. Estamos preocupados ante un posible deterioro de las condiciones”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Madagascar/2007/Toky
Martine y sus hijos viven ahora en una de las tiendas de campaña que UNICEF ha suministrado a las personas desplazadas en Antananarivo, Madagascar.

Los niños y niñas son los más vulnerables

El Gobierno de Madagascar y sus asociados, entre ellos UNICEF, han respondido lo más rápidamente posible para acomodar a la población afectada en 40 lugares ubicados en la capital.

Para mantener la higiene básica y evitar la diarrea –o, peor aún, las epidemias de cólera– UNICEF ha proporcionado a 15.000 familias suministros para la depuración de agua, recipientes para transportar agua, cisternas, letrinas y jabón. Para asegurar que los niños y niñas, cuyas escuelas se han visto afectadas por las inundaciones, puedan seguir aprendiendo, UNICEF ha distribuido también escuelas en una caja para más de 2.765 estudiantes.

Más allá de la capital, las inundaciones han tenido efectos catastróficos en las zonas rurales. Más de 150.000 familias de agricultores han sido afectadas, y se han perdido tierras de cultivo que podrían suponer un 10% de la producción agrícola total de este año.

Más tormentas en el camino

Aunque el último ciclón, Gamede, parece haber abandonado la isla después de dejar fuertes lluvias en el sur y el sureste, otra tormenta –el ciclón Humbo– está a la vuelta de la esquina.

Y luego está la sequía en el sur de Madagascar, que afecta a 582.000 personas –entre ellas 7.000 niños y niñas menores de cinco años que sufren de desnutrición aguda. Se han enviado equipos móviles para analizar la situación y asegurar que estos niños y sus familias reciban alimentos terapéuticos.

Después de más de 40 días de operaciones de socorro en diversas localidades de todo el país, los servicios de respuesta de emergencias de Madagascar están saturados. El gobierno ha lanzado un llamamiento humanitario por 242 millones de dólares, pero hasta la fecha ha recibido muy pocas respuestas por parte de los donantes.


 

 

Vídeo (en inglés)

1 marzo 2007:
Misbah M. Sheikh, de UNICEF, informa sobre las inundaciones que han devastado la capital de Madagascar.
 VIDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda