Panorama: Líbano

La desnutrición es una amenaza silenciosa entre los niños refugiados sirios en el Líbano

El hijo de Tourkia, Abed, no está solo. La desnutrición se está convirtiendo en una nueva amenaza silenciosa en el Líbano. Casi 2.000 niños refugiados sirios en el Líbano sufren desnutrición aguda grave y necesitan tratamiento inmediato para sobrevivir.  Descarga este vídeo

 

Por Soha Bsat Boustani

Una mujer siria huye del conflicto en su país de origen, sólo para encontrarse que sus hijos hacen frente a una nueva amenaza: la desnutrición.

GHAZIYEH, Líbano, 25 de febrero de 2014 – Fatmeh, Mona, Siham, Tourkia, Leila y los demás están sentados en un refugio colectivo en Ghaziyeh, al sur del Líbano. Las mujeres hablan sobre sus vidas en la República Árabe Siria, antes de que estallara el conflicto. Recuerdan sus hermosas casas de piedra rodeadas de naranjos, una habitación para cada niño, la universidad para sus hijos mayores, las escuelas para los más pequeños, la comida.

Mencionan lo insoportable que se han vuelto las cosas, cuando se vieron obligados a huir al Líbano.

En el Líbano, cada mujer lucha por sobrevivir con su dignidad como único recurso.

Abed

Tourkia está embarazada. Tiene otros dos hijos. Me lleva a su pequeña habitación. Allí viven 10 personas. La habitación no tiene instalaciones de saneamiento, no hay agua, no hay una cocina. Solamente hay un baño y una cocina para todo el refugio colectivo, donde vive un total de 70 familias.

 

Imagen del UNICEF
Diez personas viven en la habitación donde Tourkia trata de alimentar apropiadamente a Abed. Setenta familias comparten un baño y una cocina en el refugio colectivo.

Los alquileres se han disparado debido a la demanda de vivienda en todo el Líbano.

Tourkia me muestra su hijo Abed, que tiene 15 meses, pero cuyo peso y altura son los de un niño de cinco meses. Abed no deja de llorar. Sus ojos están vacíos. Su piel está seca y con escamas.

Tourkia me dice: “Lo llevamos al médico, y nos dijo que necesita urgentemente que lo traslademos a un hospital.

“Tiene mucha fiebre, vomita constantemente y se ha puesto muy débil”, añade. “Estamos viéndolo morir, pero no tenemos dinero para llevarlo al hospital”.

Con la ayuda de Fatmeh, un activista comunitario de la ONG Terre des Hommes, pudimos comunicarnos con el hospital local para examinar el caso de Abed. Ofrecimos a la familia el costo del transporte.

Abed recibe tratamiento con alimentos terapéuticos y comienza a recuperarse. Poco después nos ponemos al día con Fatmeh. Nos dice que se ha transformado en un niño lleno de energía, que corre y que juega.

Desnutrición

Abed no está solo. UNICEF dirigió recientemente una evaluación de varias organizaciones sobre la nutrición de los refugiados sirios en el Líbano. La desnutrición se está convirtiendo en una amenaza entre esta población.

Los resultados preliminares indican que cerca de 2.000 niños refugiados sirios en el Líbano están sufriendo de desnutrición aguda grave y requieren tratamiento inmediato para sobrevivir. Como la desnutrición está vinculada a factores tales como la falta de higiene, el agua no potable, la temporada de frío, la falta de vacunación, las enfermedades y las prácticas inadecuadas de alimentación de los lactantes y los niños pequeños, la situación podría deteriorarse aún más.

“Los niños refugiados sirios más vulnerables en el Líbano, especialmente los menores de cinco años que viven en condiciones extremas, corren el riesgo de padecer desnutrición”, dice la Representante de UNICEF en el Líbano, Annamaria Laurini. “UNICEF está trabajando con el gobierno y los aliados para poner en práctica medidas inmediatas y a largo plazo a fin de abordar estos problemas”.

Visite UNICEF Líbano en Facebook

Siga UNICEF Líbano en Líbano desde Twitter

 


 

 

Búsqueda