Panorama: Líbano

Refugiados sirios en el Líbano se preparan para el invierno

Los niños refugiados sirios hablan de la vida en el Valle de Bekaa, Líbano, ahora que el invierno ha llegado.

 

Por Salam Abdulmunem

A medida que el invierno llega al valle de Bekaa, en el Líbano, UNICEF y sus aliados han comenzado a distribuir suministros, atención y calor a tantas familias como sea posible, pero la primera tormenta de la temporada es sólo el comienzo.

VALLE DE LA BEKAA, Líbano, 19 de diciembre de 2013 – La tormenta “Alexa” trajo nieve, lluvia, vientos de alta velocidad y temperaturas bajo cero al Oriente Medio. En el Líbano, el valle de la Bekaa ha sido una de las zonas más afectadas.

Hasta el 16 de diciembre, en este valle viven 276.863 de los 845.858 refugiados sirios registrados y no registrados que han huido al Líbano.

Preparándose para el invierno

La carretera hacia el Valle de la Bekaa pasa a través de montañas cubiertas de nieve recién caída. Sobre el propio valle se extiende un manto blanco de nubes.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
La tormenta “Alexa” trajo nieve, lluvia, vientos de alta velocidad y temperaturas bajo cero en el Oriente Medio. En el Líbano, el valle de la Bekaa –que alberga a 276.863 refugiados de la República Árabe Siria– ha sido una de las zonas más afectadas.

Bajo estas nubes, decenas de miles de familias de refugiados han tenido que establecer refugios en tiendas de campaña endebles sobre unas tierras de cultivo que se convierten en lodo ante la menor lluvia. Otros han encontrado refugio en edificios abandonados, garajes o estructuras inacabadas. Estos refugios improvisados podrían haber sido adecuados en el verano, pero no pueden proteger a las familias contra la lluvia fría y pesada.

Desde meses antes de la llegada de la tormenta Alexa, UNICEF y sus aliados han trabajado para proporcionar suministros esenciales cerca de los lugares donde iban a ser necesarios. Casi 75.000 kits de invierno que contienen ropa de abrigo, guantes, bufandas y botas han sido enviados a los aliados para su distribución entre los niños. Otros 13.000 niños recibirán kits de invierno antes de finales de 2013, y otros 65.000 niños recibirán vales para comprar ropa de abrigo.

Traer clínicas más cerca

Los peligros que trae consigo el invierno no se solucionan sólo con ropa de abrigo. La exposición al frío agrava la salud de unos niños que ya están luchando para sobrevivir y mantenerse sanos, y que se exponen ahora a infecciones respiratorias agudas que representan una nueva amenaza para su supervivencia.

Desde que llegó la tormenta y las temperaturas comenzaron a bajar, las madres que viven en los asentamientos de tiendas de campaña han estado diciendo el personal de UNICEF y a sus aliados sobre el terreno que están preocupadas por sus hijos. No han podido llevar a los niños enfermos a los centros de salud ya que las carreteras están cubiertas de nieve, y hace demasiado frío para caminar largas distancias.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
El aliado de UNICEF, la Asociación Beyond, con el apoyo del Ministerio de Salud Pública, movilizó equipos médicos para acudir a las zonas más afectadas por la tormenta, donde las condiciones impidieron a las familias de llevar a sus hijos enfermos a las clínicas de salud.

La única solución es llevarles las clínicas a los asentamientos.

Tan pronto como la noticia de que las carreteras estaban cerradas empezó a llegar desde las zonas más afectadas por la tormenta, un aliado de UNICEF, la Asociación Beyond, con el apoyo del Ministerio de Salud Pública, comenzó la movilización de dos equipos médicos para visitar esas zonas tienda por tienda. Los voluntarios de la Asociación Beyond se abrieron paso entre el barro y la nieve para preguntar a las familias si alguien necesitaba atención médica. Los médicos examinaron a los niños y dispensaron medicamentos para las infecciones de las vías respiratorias y las enfermedades diarreicas.

Mantener a los niños calientes

La representante de UNICEF en el Líbano, Annamaria Laurini, visitó el asentamiento informal Faida el día en que se reabrieron las carreteras al Valle de la Bekaa. La Sra. Laurini acompañó a los equipos médicos en sus visitas a las tiendas de campaña. Habló con Ali, de 9 años, que estaba a la puerta de su tienda. Ali, que temblaba bajo unas ropas que no le calentaban lo suficiente, le dijo que a su familia se le había acabado dos días antes la madera para la calefacción.

“Nos acurrucamos juntos bajo las mantas para mantener el calor”, dijo Ali. “Ha estado nevando durante cuatro días, pero mi padre no puede comprar más madera para la estufa”.

Las madres que viven en muchos de los asentamientos más afectados han estado solicitando abrigo para sus hijos, ya que se les ha acabado la madera y el combustible para la calefacción. Para que los niños como Ali no pasen frío, la Asociación Beyond, con el apoyo de UNICEF, ha establecido grandes tiendas de campaña con buena calefacción para ayudarles a sobrevivir lo peor de la tormenta.

“Todos sabemos que esto es sólo el comienzo de una temporada muy difícil”, dijo la Sra. Laurini. “Después de haber huido de la violencia en su país de origen, estos niños ahora nos necesitan para protegerse del intenso frío de este invierno”.


 

 

Fotografía UNICEF: Crisis en Siria

Búsqueda