Panorama: Líbano

Aya, una niña, una de un millón de niños refugiados sirios

El devastador conflicto en la República Árabe Siria ha obligado a un millón de niños y niñas a huir de su tierra natal. Aya, de ocho años de edad, es una de ellos. (Video en inglés)  Véalo en RealPlayer

 

Por Priyanka Pruthi

El devastador conflicto en la República Árabe Siria ha obligado a un millón de niños y niñas a huir de su tierra natal. Aya, de ocho años de edad, es uno de ellos.

VALLE DE LA BEKAA, LIBANO, 22 de agosto de 2013 - Su sonrisa y energía son contagiosas. Es juguetona, le gustan los deportes, tiene talento.

A Aya, de ocho años, le encanta hablar, cantar y aprender. Su hermana mayor, Essaf, le da clases de lectura y escritura todos los días, en la carpa provisional en el Valle de Bekaa de Líbano -un valle lleno de gente por un flujo constante de refugiados sirios- que ha sido su hogar durante demasiado tiempo.

Una educación en espera

"Aya es la única de mis hijos que no ha recibido educación, junto con mi hija que es discapacitada. Todos los demás han sido educados", explica Mohamed, el padre de Aya. De hecho, Essaf tiene una licenciatura en Ciencias de la Computación.

Los niños refugiados sirios que viven en el campamento de refugiados de Jordania Za'atari comparten sus recuerdos del hogar y sus aspiraciones.  Véalo en RealPlayer

 

"Quiero ser médico para poder ayudar a los niños", dice. "Si vienen a verme y no tienen dinero, voy a darles la medicina, una receta y una inyección para que puedan mejorar".

Aya pudo ir a la escuela en el Líbano por un tiempo, pero el costo del transporte, $20 dólares por mes, era inaccesible para la familia. Sus hermanos trabajan en los campos de hortalizas para ayudarlos a salir adelante, pero dependen en gran medida de los vales de alimentos proporcionados por ACNUR. A Aya no le queda otra opción que quedarse en casa.

Un hito vergonzoso

El número de niños y niñas sirios que como Aya han sido obligados a huir de sus hogares ha llegado a un millón. "“Este millonésimo niño refugiado no representa sólo una cifra estadística más”, señaló Anthony Lake, Director Ejecutivo de UNICEF. “Se trata de un niño o una niña real que ha sido arrancado de su hogar, quizá hasta separado de su familia, y que sufre horrores que nosotros no podemos comprender plenamente”.

“Todos debemos compartir la vergüenza”, añadió Lake, “porque aunque trabajamos para aliviar los sufrimientos de las personas afectadas por la crisis, la comunidad mundial no ha cumplido con su responsabilidad hacia ese niño. Deberíamos preguntarnos honestamente si podemos continuar fallándoles a los niños y niñas de Siria”.

Los niños que huyen son los más afectados

Es un fracaso de proporciones colosales. Los niños constituyen más de la mitad de todos los refugiados del conflicto sirio. Más de 768.000 niños refugiados sirios tienen menos de 11 años.

La mayoría han llegado a Egipto, Irak, Jordania, Líbano y Turquía. Más de 3.500 de estos niños han cruzado las fronteras ya sea acompañados o separados de sus familias.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
Los niños y niñas constituyen la mitad de todos los refugiados del conflicto sirio. Más de 768.000 niños refugiados sirios son menores de 11 años

Los niños atrapados en la República Árabe Siria han sido el objetivo de una violencia terrible. De acuerdo con la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, unos 7.000 niños han sido asesinados durante el conflicto. Más de 2 millones de niños han sido desplazados internamente dentro de la República Árabe Siria.

El 21 de agosto, los niños y niñas se encontraban entre los que habían sido reportados como asesinados por el presunto empleo de armas químicas cerca de Damasco. "Los informes de los ataques contra civiles, incluidos niños y niñas, en las afueras de Damasco, son profundamente inquietantes. Los niños y niñas deben ser protegidos, y los que no los protegen tendrán que rendir cuentas", dijo UNICEF.

Uno de un millón

UNICEF y ACNUR han apoyado a millones de familias afectadas desde que estalló la guerra. Desde la inscripción de los nacimientos, las vacunas, la sanidad y la educación hasta los establecimientos de salud, los organismos han movilizado recursos para llegar a los más necesitados. Más de 222.000 personas han recibido suministros de agua, cerca de 167.000 niños refugiados han recibido asistencia psicosocial y más de 118.000 niños han sido capaces de continuar con su educación dentro y fuera de las escuelas formales.

Se trata de una enorme operación humanitaria. Y no es suficiente. Cada vez más niños y niñas se convierten en refugiados todos los días, y los países de acogida están haciendo su mayor esfuerzo.

Aya sólo tiene 8 años de edad ahora. Pronto, ella comenzará a cuestionar su situación. Ella es una de un millón de niños y niñas que aún no han podido comprender las consecuencias de su pérdida, una de un millón de niños refugiados sirios.


 

 

Fotografía UNICEF: Los refugiados en el Líbano

Búsqueda